UNRC: la campaña toma color con la presentación de listas

A partir de mañana se presentarán las listas que competirán en la elección del 11, 12 y 13 abril. Las tres fórmulas que irán por el rectorado juegan sus fichas, algunos con fuerte presencia por fuera del campus. Internas en las facultades y el enigma de los votos en blanco.

Por Gabriel Marclé

ergio González (Nuevo Impulso), Marisa Rovera (Transformar UNRC) y César Casale (Visión Universitaria) competirán por el rectorado.

La Universidad Nacional de Río Cuarto se prepara para elegir al nuevo rectorado y también al consejero consejeros directivos de facultades y superiores en un proceso que se realizará en tres días, el 10, 11 y 12 de abril. Aunque menos de un mes separe a la comunidad universitaria de las urnas, la campaña todavía no ha entrado a su punto de máximo ritmo. Sin embargo, los candidatos que competirán prometen un sprint final de mucha acción y roce.

Desde mañana y hasta el jueves se habilita el periodo para la presentación de listas. Como se sabe desde febrero, serán tres las fórmulas que se dirimirán la elección más importante, la del rectorado: Sergio González-Viviana Machiarolla, de “Nuevo Impulso” (representantes del oficialismo); Marisa Rovera-Nora Bianconi de “Transformar UNRC”; y César Casale-Monica Ré, de “Visión Universitaria”. Aun sin oficializaciones, cada propuesta viene poniendo sus fichas en juego como parte de una previa electoral que todavía esquiva los pronósticos.

“Vamos bien, trabajando seguros de lo que queremos y confiando en el apoyo que nos brinda la comunidad universitaria”, le comentaba a Alfil un integrante de la lista patrocinada por la gestión saliente y que lidera Roberto Rovere. La propuesta de Sergio González, actual secretario académico de la casa de altos estudios, cuenta con la ventaja de ser oficialista y contar con el apoyo de sectores que eligieron al actual rectorado en 2015 y también en 2019. Sin embargo, desde el espacio cuentan que “mucho ha cambiado” y que no está asegurado ningún resultado. Más todavía porque en frente tienen a dos propuestas altamente opositoras.

Para empezar, la lista encabezada por Marisa Rovera cuenta con un fuerte apoyo de espacios vinculados al radicalismo, quienes entienden que la fórmula oficialista está representada en su mayoría por sectores afectos al peronismo -incluso al kirchnerismo. Según pudo saber Alfil, esta lista tiene en sus filas a docentes y estudiantes que militan dentro de la alianza Juntos por el Cambio, por lo que esta campaña podría servirles como un ventajoso precalentamiento antes de las municipales del 2024. De ganar la UNRC, se pondrían a la institución de su lado; situación similar a la de Juan Manuel Llamosas y su cercanía a la gestión Rovere.

La otra lista opositora, “Vision Univesitaria”, presenta un rejunte de nombres que estuvieron formando parte del equipo que en 2019 obligaron al ballotage con la lista de Rovere. En aquella oportunidad, fue Rubén Davicino quien capitalizó al electorado enfrentado con el peronismo y hoy encuentra como sucesor espiritual al investigador del CONICET César Casale. Desde allí se posiciona con una estrategia que ha superado incluso los límites del campus:  en una pantalla LED de la esquina de Sobremonte y Belgrano, justo donde doblan todos los colectivos que circulan con destino a la Universidad, se exhibe un flyer de su candidatura. Otra parte del radicalismo riocuartense estaría detrás del candidato, también con miras al 2024 municipal.

Internas y reparto de votos

Las primeras previsiones hablan de una lucha reñida entre las listas, con un oficialismo que gana mayor apoyo en las facultades de Agronomía/Veterinaria (de donde proviene el candidato González) e Ingeniería (cuyo decano, Julián Durigutti, viene realizando apariciones cerca del oficialismo). Por el lado de Marisa Rovera, la candidata opositora cuenta con un fuerte apoyo de Ciencias Exactas (actualmente es rectora), Ciencias Económicas y Ciencias Humanas, ambas dirigidas por rectores afines al radicalismo (Guillermo Mana y Fabio Dandrea, respectivamente) que promoverían a “Transformar UNRC” como la opción opositora más fuerte. En estas facultades también gana lugar la tercera propuesta, más ultraopositora, que dirige Casale.

Claro que estas estimaciones también deben tener en cuenta la votación hacia el interior de cada facultad con la elección de consejeros. En ese sentido, el oficialismo logró cerrar listas competitivas en dos facultades clave. En Humanas, suena fuerte la lista liderada por dirigentes que fueron desplazados del actual decanato de Dandrea que terminaron más cerca del actual rectorado y buscarían dividir el voto en esta facultad. Otro de los sectores de alta tensión se ubica en Ciencias Exactas, la “casa” de Marisa Rovera, donde se estará presentando una lista promovida por el oficialismo, sospechada como una movida oficialista contra la decana que en algún momento quisieron como candidata y que finalmente optó por rivalizar con ellos.

Los “blancos” del ruicismo

El sector que sigue generando incertidumbre en el reparto de votos es aquel denominado “ruicismo”, docentes y autoridades que responden al ex rector Marcelo Ruiz. En este espacio se habló mucho de los votos en blanco, actitud que reinaba en la primera etapa de la campaña por la imposibilidad de acordar con el oficialismo -con quien tienen mayor cercanía partidaria. Sin embargo, en las últimas semanas se vio una tendencia más favorable hacia la fórmula que lidera Sergio González. Primero, por el vínculo que mantienen con la candidata a vice, Viviana Machiarolla. Segundo, por el “espanto” que les genera forzar un escenario de segunda vuelta en el que se impongan los candidatos que milita el radicalismo.