Legislador departamental, el puesto anhelado por todos (y todas)

Mientras se definen candidaturas y se prometen cargos, la figura del legislador departamental aparece como una pepita preciada para dirigentes riocuartenses. Especulan sobre el poder que tendrá este rol en la previa de la campaña del 2024, con nombres que también han sonado para la carrera por la intendencia.

Por Gabriel Marclé

Roberto Koch, Juan Jure, Andrés Passero y Adriana Nazario.

Desde los diferentes distritos provinciales ya se alientan definiciones en torno a los diferentes escaños de la transformación política que tendrá la provincia en este 2023. Aunque todavía no se conoce a todos los candidatos a gobernador y ni se ha comenzado con el armado de listas, una de las incógnitas que comienza a aflorar por estos días tiene que ver con el papel de los legisladores departamentales. En Río Cuarto, esa discusión va tomando forma tanto en Hacemos por Córdoba como en Juntos por el Cambio, con algunos referentes aliados al Frente de Todos que ya hicieron oficial su lanzamiento a por este singular rol.

“Se están peleando por la banca departamental”, le confirmaba a Alfil un avezado dirigente político de la región, pendiente a las roscas que devienen del armado de listas. Al parecer, son muchos y muchas los/las que quieren hacerse con un rol que supo ser vilipendiado y que ahora tomaría otro significado en un escenario inusitado como el de este 2023 y en Río Cuarto también evalúan la forma en la que esto podría repercutir en el inicio de la campaña municipal. Claro que este será un papel que quedará a disposición de la fuerza que se imponga en las urnas provinciales, por lo que la especulación en torno a quién lo ocupará se atiene a los resultados.

Para desandar la pugna por el anhelado puesto primero conviene hacerlo desde el armado departamental de Juntos por el Cambio. Más precisamente, desde el radicalismo, lugar donde se viene observando las discusiones más álgidas en torno a este rol. Si bien no son muchos los nombres confirmados en la danza, son las sensaciones y la expectativa en torno a su designación las que obligan a revisar por qué es tan importante para los planes de la alianza.

Varios intendentes del departamento han transmitido a sus referentes la intención de pelear por la banca departamental. La mayoría de ellos son intendentes radicales que están buscando dar el salto tras muchos años al frente de sus localidades o que buscan seguir instalados luego de no poder ser reelegidos. Sin embargo, los dirigentes más fuertes de la región consideran que es un hecho la designación de un riocuartense en esa candidatura. Esto tiene que ver con el efecto que podría tener esta banca en la inmediata búsqueda de apoyo para la campaña por las municipales en la capital alterna, donde la oposición buscará recuperar el Palacio de Mójica.

En ese sentido, cada uno de los espacios internos de JpC ponen a dirigentes en consideración, como pueden ser el ex legislador Lucas Castro en Evolución o el propio Gonzalo Luján, quien se ofreció para integrar las listas de su alianza. Sin embargo, uno de los nombres que más viene sonando es el de Juan Jure. El actual presidente del bloque de Juntos UCR debería “bajar de categoría” para llegar a la banca departamental, algo que -cuentan por el radicalismo- no sería visto con malos ojos ante la inminente agenda municipal. El ex intendente estaría dispuesto a retornar a sus pagos para meterse de lleno en la campaña del 2024. ¿Cómo candidato? Su entorno lo niega, aunque no del todo.

En Hacemos por Córdoba todavía no se ha notado la bulla por el cargo legislativo. “Quedan muchas cosas por definir y no es una decisión de una sola persona”, le afirmaban a Alfil desde el Centro Cívico de la capital alterna, donde también se habla de que los intendentes del departamento podrían pedir el cargo. Sin embargo, algunas señales del escenario local volvieron notorias a figuras que parecen listas para dar el salto. Una de ellas es la de Roberto “Tito” Koch, delegado del ministerio de Gobierno en la región y uno de los hombres más fogueados por el schiarettismo para la renovación que se encarará en la zona. 

Múltiples reportes afirmarían que Koch se presenta como una de las opciones viables, aunque no contaría -por ahora- con el aval de Martín Llaryora. De hecho, el candidato a gobernador estaría pensando en gente de su riñón para este rol. En ese lugar aparece Guillermo Natali, actual presidente del bloque de concejales de HpC en Río Cuarto y un llaryorista de la primera hora; aunque la nómina es tan abierta que podría sonar hasta el propio Juan Manuel Llamosas, si es que su futuro no está en el Panal cordobés.

La definición de este cargo no es un objetivo residual para el oficialismo provincial, por lo que no sería una decisión que se tome “a las apuradas”. De hecho, en 2019 presentaron como candidata a Adriana Nazario, nombre fuerte dentro de la escena departamental. Si bien la ex diputada salió abruptamente de la estructura legislativa provincial (hoy tiene una licencia sin goce de sueldo y en su lugar asumió Franco Miranda), su posición tenía correlato con el escenario en Río Cuarto, donde se apuntaba a fortalecer el armado que acompañaba a Juan Manuel Llamosas. De la misma manera, se buscaría que el plantel del 2023 acompañe al proceso electoral en Río Cuarto que pondrá a prueba el dominio del PJ provincial en el territorio.

El Frente de Todos no se queda atrás en esta definición. De hecho, ha sido uno de los espacios que primero pusieron a correr a uno de sus candidatos. El intendente de Reducción, Andrés Passero, ya se muestra como precandidato en una eventual lista liderada por su líder, Gabriela Estévez. Claro que al kirchnerismo no le sobran nombres fuertes en la región para alimentar sus listas, por lo que la aparición de otro candidato a gobernador -como el intendente de Embalse, Federico Alessandri- analizaría la conformación de una lista más cercana al massismo. “Adriana Nazario podría ser candidata otra vez”, sugería un dirigente del FdT cordobés sobre un acercamiento que no sería novedoso, pero que movería el tablero departamental.