El Panal le planta a Gill un candidato en Villa María

Mientras Martín Gill pisa cualquier definición y espera la visita de Juan Manzur para seguir galvanizando el grupo de intendentes que lidera, el Centro Cívico ya planta a un candidato a sucederlo en Villa María. Se endurece la negociación con el ex secretario de Obras Públicas.

Por Felipe Osman

Marcos Bovo, secretario de Comunicaciones de la Provincia, admitió en una entrevista recientemente ofrecida a El Diario de Villa María sus intenciones de competir por la Intendencia de aquella ciudad, hasta el momento controlada por Martín Gill, quien transita el último año de su segundo mandato y se encuentra inhabilitado por la Carta Orgánica a intentar una segunda reelección.

Cerca de Gill le bajan el precio al funcionario schiarettista, aseguran que “no está en la consideración de la gente” y agregan, “nació en Monte Buey, vive en Córdoba, y viene a Villa María los fines de semana”.

Más allá de esos señalamientos, lo cierto es que Hacemos por Córdoba sigue avanzando casilleros en su carrera por ordenar los principales distritos, preparando el terreno para las elecciones provinciales, y ahora ha puesto la mira en General San Martín.

Ya lo hizo en San Francisco, donde Juan Schiaretti y Martín Llaryora fueron a levantar la mano de Damián “Peta” Bernarte como el candidato oficial, desestimando las pretensiones del presidente del Concejo Deliberante de aquella ciudad, Gustavo Klein, que amenazaba con plantear una interna.

Algo muy parecido sucedió el domingo, cuando el intendente de Córdoba, junto al vice gobernador Manuel Calvo y encumbrados funcionarios del gabinete provincial (entre ellos, Facundo Torres), visitaron al intendente de Alta Gracia, Marcos Torres, en el cierre del festival “Mionca”, enviando un claro mensaje de respaldo hacia los hermanos Torres en la interna del departamento Santa María, donde Walter Saieg amenaza con dividir al peronismo jugando por fuera con su sello “Unión por Alta Gracia”. 

De hecho, lo que sucede en la Capital no parce muy diferente. Aunque la carrera por la candidatura a la Intendencia sigue abierta, empiezan a acumularse señales de la dirigencia tanto provincial como municipal que hacen ver al vice intendente Daniel Passerini como el precandidato más sólido.

Ahora bien, volviendo al departamento General San Martín, las idas y vueltas con Martín Gill y la estructura de intendentes que el villamariense comanda viene de larga data, cuando el dirigente, que había sido electo como intendente de su ciudad por dentro de Hacemos por Córdoba, decidió aceptar el ofrecimiento del presidente para convertirse en secretario de Obras Públicas de la nación, cargo que debió luego dejar para volver a tomar el mando en Villa María.

Apalancado en su llegada a los despachos más importantes del gabinete nacional, Gill construyó un armado de intendentes y jefes comunales, principalmente concentrados en los departamentos General San Martín y Unión, y a lo largo de los últimos años la gran incógnita es cómo jugará esa estructura cuando llegue el momento de la sucesión provincial.

Gill ha llegado a pedir internas dentro del PJ, del que –recuerda- jamás se fue, y desde la “vieja guardia” se ha descartado que eso pueda suceder. Sin embargo, es conocida la buena relación personal que existe entre el villamariense y Llaryora, y la mayoría de la dirigencia PJ entiende que, llegado el momento, habrá acuerdo para que el también ex secretario de Políticas Educativas de la nación regese a las filas del oficialismo provincial.

Por lo pronto, con la decisión de plantar un candidato propio en Villa María, el Centro Cívico parece decidido a endurecer la negociación con Gill y, probablemente, acelerar una definición del intendente, para avanzar en el ordenamiento del territorio previo a las elecciones.

Entretanto, Gill espera para este miércoles la visita Juan Manzur. Con una agenda a confirmar, el Jefe de Gabinete compartirá con él y los intendentes que lo acompañan una cena en Villa María, entre algunas otras actividades.