Infraestructura, un objetivo para 2023: entre el recorte y la inflación

Los distintos proyectos de infraestructuras firmadas por el rectorado de la UNC parecen ser uno de los ejes principales de la actual gestión de la Casa de Trejo. Se firmaron distintos convenios con Nación y el CAF (Banco de Desarrollo de América Latina).

Por Francisco Lopez Giorcelli

En el segundo semestre de 2022, más cercano a fin de año precisamente, desde la gestión del rectorado de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), que encabeza el rector Jhon Boretto, se llevó a cabo la firma del último de los tres convenios de financiamiento de obras de infraestructura para la casa de altos estudios que comenzará en las próximas semanas. Aunque falta resolver la licitación para llevar a cabo esta última etapa de obras.

Estos proyectos están financiados a través del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y forman parte del Plan de Obras 2016-2023 de la UNC, por el que actualmente se llevan adelante tanto nuevas construcciones como la refuncionalización de diversos espacios para optimizar actividades, respondiendo a las demandas específicas de cada unidad académica.

La firma se llevó a cabo en un acto en la UNSAM (Universidad Nacional de San Martín), donde participaron una veintena de rectores y rectoras de todo el país. Por su lado, el ministro de Educación de la Nación, Jaime Perczyk, destacó que el Programa Nacional de Infraestructura Universitaria “fue puesto en marcha en medio de una pandemia en la que cada Universidad pudo elegir las obras” y agregó: “no hay manera de construir un país más justo y más federal sin las universidades y con ellas como protagonistas” declaró el titular de la cartera educativa.

Hay que tener en cuenta que en el Presupuesto 2023 presentado y aprobado por ambas cámaras del legislativo nacional, se proyecta un claro recorte en las partidas presupuestarias en Educación (caerían un 9% en términos reales con respecto a 2022) sumado a una inflación que no da tregua (y no parece que la de en el corto plazo al menos) lo que nos llevará a prestar atención a las estrategias que tomarán las Universidades Públicas como la UNC para sostener los distintos planes de infraestructura, sueldos de trabajadores y trabajadoras y demás inversiones que implican el funcionamiento de la casa de altos estudios.

A pesar de este contexto, y con la ayuda financiera del CAF, en la Casa de Trejo son optimistas de cara a lo que se viene. En este sentido, el secretario de Planeamiento Físico de la UNC, Ian Dutari, precisó a Alfil que, tras la firma de este tercer acuerdo “el próximo paso es el inicio del proceso de licitación, por lo que las obras comenzarían a ejecutarse dentro del primer semestre de 2023 de manera simultánea”. La inversión final será de más de $1.500 millones de pesos en el marco del Programa Nacional de Infraestructura Universitaria que llevan adelante los ministerios de Obras Públicas y Educación de la Nación a través del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).