Frigerio pidió “desdramatizar” diálogo transversal

En una entrevista exclusiva con Alfil, el exfuncionario de Macri animó a Juntos por el Cambio a buscar el gobierno provincial. Sin embargo, defendió el trabajo en conjunto con otros sectores para construir consensos.

Por Yanina Passero

El exministro de Interior durante la gestión nacional de Cambiemos y diputado nacional, Rogelio Frigerio, hizo una breve escala en Córdoba para participar de los almuerzos de coyuntura de la Cámara de Comercio. Dedicado a la construcción de su candidatura a gobernador en la provincia de Entre Ríos, habló la necesidad de redefinir las responsabilidades en los distintos niveles de gobierno ejecutivo y se mostró esperanzado con el presunto apoyo social que percibe para avanzar con los cambios que el país necesita. 

Durante su exposición se concentró en el orden nacional, aunque intercambió mensajes de camaradería con el intendente Martín Llaryora que, a su turno, correspondió. El peronista cordobés habló de la necesidad de una coalición más amplia y Frigerio ponderó el diálogo transversal en una entrevista exclusiva con diario Alfil

El candidato a gobernador de Hacemos por Córdoba pidió una gran coalición para encarar la reconstrucción. Hace poco se reunió con Mauricio Macri y la noticia causó revuelo. ¿Por qué generan reacciones estos diálogos transversales?

El diálogo, incluso dentro de una misma coalición llama la atención. De alguna manera, esto es el fiel reflejo de lo mal que estamos. Por supuesto que si el diálogo es de dirigentes políticos de distintos espacios es casi disruptivo. También es cierto que en Córdoba estas cosas despiertan una sensibilidad especial y hay que ser cuidadosos. Estamos frente la oportunidad, después de muchísimos años, de ganarle al oficialismo en la próxima elección. Tenemos muy buenos candidatos; tenemos un acuerdo entre los principales candidatos de priorizar esa posibilidad de triunfo en base a la unidad, más allá de cuestiones personales o de índole partidaria. Me parece que es algo que hay que cuidar a nivel provincial y municipal. 

La línea macrista plantea que los acuerdos nacionales podrían condicionar los locales, pese a que la provincia tendría un cronograma alejado del nacional, al menos, hasta ahora. 

Si son elecciones separadas van a ser los cordobeses los que elijan si finalmente, después de muchos años, tienen una alternancia en el poder o no. Juntos por el Cambio tiene que estar preparada para eventualmente gobernar la Provincia, si los cordobeses así lo deciden. 

¿Hay madurez?

Tenemos que normalizar la situación, esto (objetivo electoral local) no tiene que impedir un diálogo transversal entre los espacios políticos. Una cosa es dialogar con contrincantes de otros espacios, buscando esos cuatro o cinco consensos que necesita la Argentina para ponerse de pie; y otra cosa es sostener nuestros principios y valores, incluso el derecho de pelear en una elección la posibilidad de ser gobierno. Me parece que las dos cosas son perfectamente compatibles. 

¿Qué recomendaría en los distritos donde no hay PASO para dirimir las candidaturas locales: encuesta o interna para el caso cordobés?

Me gustaría que JPC diera una definición para todo el país. Puede ser cualquiera de las dos variables. Si las encuestas dan una clara supremacía de un candidato sobre otro, ese puede ser un instrumento. Si las encuestas no son tan determinantes, seguramente habrá que echar mano a una interna de afiliados y de independientes, aunque no es fácil de generar. Tiene costos e implica un esfuerzo, pero vale la pena porque estamos ante una gran oportunidad. 

El gobernador jujeño Gerardo Morales (UCR) y Schiaretti hablaron de perder el miedo a salir de la grieta. ¿Cómo observa el rol del cordobés? ¿Lo imagina postulándose o apoyando?

Estoy es un momento en el que estoy más preocupado por las transformaciones que necesita la Argentina, por impulsar el hub de desarrollo que le falta a nuestro país, antes que el proceso electoral. Le doy más significancia, independientemente del proceso electoral, a que podamos ponernos de acuerdo para salir de la decadencia. 

¿Es un actor valioso Schiaretti en ese proceso de acuerdos que pone como prioridad, más allá de que decida ser candidato o no?

Para el futuro de la Argentina, independientemente de lo electoral, por supuesto que sí. Es un dirigente con muchísima experiencia, varias veces gobernador, ha estado en el gabinete nacional. Tiene la experiencia que los argentinos deberíamos saber aprovechar. Insisto, independientemente de la discusión electoral en Córdoba y el país. Una cosa no quita la otra. Tenemos que aprender a desdramatizar un poco. Los argentinos nos reclaman y necesitan que dediquemos más energía y esfuerzo en ver cómo nos podemos poner de acuerdo en lugar de ver cómo nos diferenciamos.  

La Región Centro ha sido un punto estratégico para el gobernador Juan Schiaretti y usted ha manifestado su interés de gobernar la provincia de Entre Ríos. ¿Imagina una continuidad en este sentido con Martín Llaryora o con alguno de los candidatos de Juntos?

Hay que trabajar mucho más la Región Centro. Tenemos muchas cosas en común, sobre todo una cultura del trabajo y el esfuerzo que no ha podido destruir. Creo que somos la región que le puede discutir, juntos, de igual a igual, a la región metropolitana, al AMBA. La Región Centro tiene que trabajar mucho más de lo que ha hecho para generar sinergia entre las políticas, para aprender de casos de éxito de estas jurisdicciones que tienen mucho en común.