Una buena y una mala; cómo ven dos encuestadores a UCR

Córdoba y Venturini ofrecieron sus augurios a los concejales y tribunos de cuentas de la UCR

Por Alejandro Moreno 

Dos encuestadores llevaron distintas noticias a la Casa Radical. El viernes pasado, en el Cuarto Encuentro de Concejales y Tribunos de Cuentas de la UCR, Francisco Venturini y Gustavo Córdoba expusieron puntos de vista que podrían considerarse optimista, el primero, y pesimista, el segundo, de cara a las elecciones del 2023. 

Después de un ejercicio de dinámica de grupo, algo así como una Cumbre de los Ovillos de Lana -en el que concejales y tribunos de cuenta se presentaron unos a otros lanzándose las bolas hasta formar una madeja- llegó el momento más esperado. Los encuestadores son augures de la política, aunque en los últimos años, y cada vez con mayor frecuencia, sus pronósticos fallan. Igual, lo que dicen puede escucharse como un relato político en sí mismo. 

Entre otros, formaron parte del auditorio los capitalinos Juan Negri, Lucas Balian, Pablo Romero, Miriam Acosta y Alfredo Sapp, la carlospacense Natalia Lenci, la cruzdelejeña Yanina Pérez, y Gabriela Negri, por Capilla del Monte. También, el presidente del Comité Central, Marcos Carasso, y los vices Liliana Ruetsch y Martín Lucas, y legisladores provinciales como Dante Rossi y Daniela Gudiño. 

Córdoba, que habitualmente es contratado por el oficialismo, en tono maradoneano, aclaró que “las encuestas no se manchan”, y que en todo caso la responsabilidad es de los encuestadores por las fallas que han ocurrido. 

El panorama que pintó Córdoba es el de Martín Llaryora llevando una ventaja relativamente cómoda sobre Luis Juez, oscilando entre los siete y los nueve puntos, según si el kirchnerismo compite por afuera de Hacemos por Córdoba, o no. También, sostuvo que “el estímulo para el cambio no está definido”, y que las campañas no sirven para modificar la intención de voto. Los radicales se quedaron pensando que, para el encuestador, todo está definido, y para mal. 

Venturini, un consultor que trabaja con Rodrigo de Loredo, indicó que si bien el gobierno de Juan Schiaretti tiene una alta imagen positiva, en los últimos registros comenzó a caer, como si los escándalos y las crisis impactaran por primera vez. “Se empieza a ver alguna fragilidad”, dijo. 

“El 58,1 % quiere un cambio, el 49 % cree que Juntos por el Cambio es una alternativa, el 55 % no cree que el gobierno pueda solucionar los problemas”, fueron algunos de los asertos de Venturini. Asimismo, declaró que “Juntos por el Cambio tiene candidatos con potencialidad de voto que están por arriba de la intención de voto de la marca y de las figuras nacionales”. Finalmente, detalló que “De Loredo mide bien en Córdoba Capital pero tiene cierto desconocimiento en la periferia de la provincia. Juez tiene un conocimiento del 90 % y disminuye su imagen en Capital”. 

 

El Reglamento 

Ese mismo viernes, aunque por la mañana, la Mesa Ejecutiva del Comité Central de la UCR discutió sobre lo que sucede en la alianza Juntos por el Cambio, donde el Frente Cívico se niega a firmar el Reglamento y, con ello, frena la posibilidad de avanzar en las conversaciones para definir los candidatos del año que viene. Luis Juez elude tomar un compromiso que incluya la cláusula democrática de resolver la cuestión, en última instancia, en elecciones internas abiertas, prefiriendo el sistema oligárquico del grupo de notables. 

En la reunión de la Mesa Ejecutiva, hubo dirigentes aliados al deloredismo que, en una posición más dura, reclamaron fijar una fecha fatal para que Juez firme, con la amenaza de dejarlo afuera de la coalición. En el otro extremo, el negrismo hizo contrapeso para salvar la situación del jefe del Frente Cívico, que aparece como el candidato del grupo Morena. 

Al final, se resolvió convocar esta semana a una reunión con representantes de todos los partidos socios de Juntos por el Cambio (además del radicalismo, el Frente Cívico, el PRO, la Coalición Cívica-ARI, Primero la Gente y Republicanos Unidos para hacerles saber lo que quiere la UCR, así como la urgencia que existe porque el sábado 17 el Congreso Provincial debe votar la política de alianzas para el 2023.