Rumbo al 2023, UCR-RC anticipa pelea por bancas (Lujan se apunta)

Dirigentes radicales de Río Cuarto y la región no solo eligen bando en la incipiente interna de Juntos por el Cambio, sino que también especulan con el lugar que podrían tener en la lista que definirá bancas en el Legislativo cordobés. Entre los nombres aparecen intendentes de la región, en la cornisa por la Re-Re; pero en la capital alterna ya se adelanta que Gonzalo Lujan tendría el apoyo del larretismo para meterse.

Por Gabriel Marclé

Gonzalo Luján

Lo que meses atrás asomaba como un debate apresurado ahora se convirtió en una charla recurrente en los círculos de la Unión Cívica Radical de Río Cuarto y la región sur de Córdoba. Se trata de la definición de aquellos dirigentes potables para ocupar un lugar en la lista que Juntos por el Cambio presentará eventualmente en las urnas cordobesas del año próximo. Mientras la mayoría define bando entre “radicalizar” con Rodrigo de Loredo o ir tras la popularidad de Luis Juez, los radicales también negocian su camino por las bancas del futuro Legislativo provincial.

“Es una charla que nos debemos, porque todos van a querer”, le planteaba a Alfil el dirigente radical de Río Cuarto que también adelantaba: “Antes de fin de año tenemos que tenerlo claro”. Ni la alianza opositora sabe quien será su candidato a gobernador, pero los alfiles que tienen por todo el territorio ya se empiezan a mirar desafiantes, reconociendo que deberán prepararse en sus lugares para empezar la carrera por las bancas. Y algunos ya empiezan a mostrarse más activos, como el “movedizo” Gonzalo Lujan, hombre de Marcos Carasso -presidente de la UCR Córdoba- que estaría siendo “coacheado” por el larretismo para meterse en una la lista.

Mientras se hablaba de nombres como Juan Jure -el presidente de Juntos UCR que hoy buscaría repetir- o Gabriel Abrile -último candidato radical por la intendencia de Río Cuarto-, en las últimas semanas comenzó a sonar Lujan, quien luego de finalizar su tiempo al frente del PAMI en 2019, se acercó a Marcos Carasso en la campaña por las elecciones partidarias del 2021 y lo que luego sería el paso del ex intendente cabrerense al Legislativo nacional. 

Fue en ese trayecto que los equipos técnicos de Horacio Rodríguez Larreta se habrían fijado en él, cuando todavía se encontraban planificando su instalación en el sur provincial. De hecho, Lujan es uno de los dirigentes elegidos por el “team” del Jefe de Gobierno porteño para las capacitaciones que llevan adelante en Buenos Aires para “larretizar” los proyectos regionales, con actividades que tuvieron su último encuentro la semana pasada. Según relatan fuentes cercanas a ese encuentro, el alfil de Carasso en el sur regional habría recibido señales fuertes sobre cuál sería su rol en la campaña del 2023, específicamente en la provincia.

Lo único que parecía alejar a Lujan de esas posibilidades eran las propias declaraciones del dirigente que aseguraba tener una sola aspiración para el futuro: ser intendente de Río Cuarto. El ex director del PAMI no pudo imponerse en la última interna del 2020, cuando Gabriel Abrile fue elegido candidato de Juntos por Río Cuarto, pero ahora estaría construyendo una plataforma para volver a presentarse en 2024. En medio de ese camino estaría el objetivo de llegar a la Legislatura de Córdoba, siempre y cuando se den ciertas condiciones.

Al impulso de esta búsqueda de Lujan lo estaría dando el larretismo, lugar en el que ha encontrado su “hogar” luego de andar a los tumbos entre diferentes espacios del radicalismo -en su momento apostó por Facundo Mánes y luego se arrepintió. El dirigente aparecería como un actor de cualidades necesarias para que Larreta pueda hacer pie en el interior cordobés, donde buscan hacer lo mismo que ya hizo Patricia Bullrich con el campo, pero con una “pata radical” que instala a Larreta con el “ciudadano a pie”.

La búsqueda de un aliado boina blanca en esta región también revela que Larreta apunta a conseguir gente que le permita llegar a los intendentes radicales de la zona. Cabe destacar que los jefes municipales también tienen intención de encontrar un lugar en las listas de JpC, más cuando todavía es incierto el destino de aquellos que deberían ser re-reelectos para seguir gobernando sus municipios. Sin Re-re, nombres como el de Fernando Gramaglia (Alcira Gigena) y Fredi Decarlini (Berrotarán), aunque también asoman otros que no tienen el mismo problema, como Roberto Casari de Vicuña Mackenna; todos ellos cercanos al envió deloredista.

Si bien este plan también incluiría a Lujan, algunos sectores del radicalismo ya le bajaron el pulgar al hombre de Carasso como buena opción. “Encueste a los intendentes y pregúnteles con quién prefieren laburar. Con el presidente del partido, ese que no se jugó con ellos por la Re-Re, seguro que no”, lanzaban desde la representación local de “Evolución”.

Claro está que estos sectores critican en medio de la incipiente interna, buscando que Rodrigo de Loredo sea el candidato a gobernador. Pero desde el larretismo no coincidirían con esa perspectiva y están muy seguros de que el candidato debe ser Luis Juez. Si esa es la decisión, Lujan -ya declarado un “radical juecista”-podría aspirar a una banca de importancia. Claro que para saber eso todavía falta, aunque cada vez menos.