Llaryora descongela: fotos en el interior, café austral y círculo rojo

El candidato de HpC estuvo en el Gran Córdoba el fin de semana. Partido de la Selección con Brandán en Colonia Caroya, y participación en congreso ambiental en La Para. Charla con Martin Gill en Ushuaia donde no todo fue tan bucólico como parece.

Por Bettina Marengo

Mientras ruega que decante el conflicto en el sector salud de la provincia, ahora extendido al resto de los trabajadores estatales, el intendente Martín Llaryora se movió el fin de semana por los departamentos Colón y Río Primero, ambos de la zona metropolitana, luego de haber tomado un café en Ushuaia con el villamariense Martín Gill, a quien le dijo que habrá un ámbito para conversar sobre el proyecto del oficialismo de cara al 2023, mientras mañana martes hablará frente al círculo rojo cordobés en una jornada en la macrista Bolsa de Comercio.

El candidato a gobernador de Hacemos por Córdoba cree y hace decir a los suyos que la gestión es la mejor campaña y que el triunfo electoral depende de cuánto “hacer” puede contraponer al “hablar” de sus adversarios de Juntos por el Cambio, Luis Juez o Rodrigo De Loredo. Pero no se priva de algunas reuniones con foto, anche sin foto como la que tuvo a mitad de noviembre con Mauricio Macri.

El sábado fue a ver el partido Argentina-Australia a Colonia Caroya, en el departamento Colón, donde gobierna Gustavo Brandán, un intendente PJ muy cercano al sanfrancisqueño, que el año que viene quiere estar en la lista de legisladores del oficialismo. Brandán mide bien en su departamento, el segundo en peso electoral después de la Capital. El sábado compartió una picada con Llaryora mientras miraban Argentina-Australia en un bar muy tradicional de Caroya, junto al jefe comunal de Tinoco, Gustavo Bustos, y el intendente de Villa del Totoral, Alberto Alaluf. Dicen en el llaryorismo que estos toques cortos del sanfrancisqueño son mucho más útiles y eficaces en términos políticos que actos o eventos ad hoc, y que se van a repetir, aunque aclarando que tienen buenos números en la zona metropolitana en relación a los candidatos de JxC. La presencia de parroquianos que pidieron fotos y se acercaron a mirar al bar Nueve de Julio, parece justificar la afirmación sobre este tipo de fotos.

Esa misma noche Llaryora estuvo en La Para, junto al intendente Martín Guzmán, hombre que juega también con Gill. En esa localidad se hizo la Fiesta Nacional del Reciclado, a la que el Palacio 6 de Julio había enviado a exponer a su secretario de Ambiente, Jorge Folloni.

Llaryora se vio durante la semana con el intendente de Villa María en Ushuaia, donde ambos participaron de un encuentro de ecociudades. El exsecretario de Obras Públicas de la Nación reclama hace rato que el PJ provincial abra el diálogo político por fuera del núcleo duro del schiarettismo y el llaryorismo, con vistas al armado electoral del año que viene. Gill se muestra respaldado por la diputada nacional Natalia de la Sota y por la fuerza territorial de varias decenas de intendentes, con quienes protagoniza actos de gestión con fuerte contenido político. En el café austral que compartieron (siempre las fuentes aclaran que Llaryora habla con todos), el capitalino se habría comprometido a abrir ese ámbito de discusión política, pero de ninguna manera, dicen los llaryoristas, eso derivará o tiene que ver con un acuerdo con el Frente de Todos. Con todo, no es tan bucólico el panorama. En Hacemos por Córdoba aclaran que el gobernador Juan Schiaretti, y así lo viene transmitiendo el ministro de Gobierno, Julián López, tiene decidido meter mano en los territorios donde los intendentes (como los gillistas) amenacen ir con lista propia por fuera de HpC, y presentar candidatos oficialistas.

En esto de descongelar la política y la campaña mientras espera que amaine la crisis de salud y decaigan las esquirlas del caso González, Llaryora compartirá mañana martes escena en la Bolsa de Comercio de Córdoba, entidad muy cercana al expresidente Mauricio Macri, con quien se acaba de reunir en Olivos, Buenos Aires, donde estarán Rogelio Frigerio, diputado entrerriano de Juntos por el Cambio y posible candidato a gobernador de esa provincia, Diego Valenzuela, el intendente macrista del partido bonaerense Tres de Febrero, y Osvaldo Giordano, el ministro de Finanzas de la provincia. “Viabilidad política de una vacuna contra la decadencia”,  es el pomposo nombre del evento al que fueron convocados por la entidad.