Bullrich reagrupó rebaño con línea crítica al Panal

Cuando arde la interna, la presidenciable del PRO cotiza en la provincia. Escoltada por Luis Juez y Rodrigo de Loredo, pidió unidad para cambiar “24 de años continuismo” de un gobierno que “ya no tiene nada para dar”.

Por Yanina Passero

La precandidata a presidente del PRO, Patricia Bullrich, observa cómo levantan sus acciones entre la dirigencia de Juntos por el Cambio de Córdoba cuando la interna late a flor de piel. A diferencia de sus últimas incursiones, donde tuvo que ingeniárselas para componer una foto con la mayor cantidad de piezas, la reunión entre Mauricio Macri y Martín Llaryora, empujó a sus brazos a los aliancistas en el tórrido mediodía del domingo en el norte cordobés. 

La exministra de Seguridad de Cambiemos comparte con el jefe de gobierno porteño no sólo el mismo objetivo en el 2023, sino que también considera que el distrito debe ser gobernador por el referente de Juntos que resulte de la mesa de consenso o la interna. Los precandidatos Luis Juez y Rodrigo de Loredo necesitaban respirar el aliento de esa definición en momentos donde el expresidente retomó el diálogo directo con hacemos por Córdoba, ahora con el exponente de la continuidad de José Manuel de la Sota y Juan Schiaretti. 

El senador comenzó a emigrar del nido de Bullrich al de Larreta post elecciones legislativas, seducido por la “góndola” del PRO en Ciudad de Buenos Aires. El diputado de Evolución arrimó con el creador del partido amarillo, ávido de un buen sponsor para medir fuerzas en la interna con su excompañero de boleta legislativa. Lo cierto es que la prioridad de los aspirantes locales regresa a las bases opositoras a Hacemos por Córdoba y todo aquello que se le parezca. 

“Gobernar los lugares más productivos y gobernar el país va a hacer que Argentina encienda definitivamente los motores. Apuesto fuerte a la unidad de Juntos por el Cambio en Córdoba y no a 24 años del continuismo que ya demostró el nivel de problemas que tiene la provincia en la inseguridad, el narcotráfico, en la economía. Tenemos que estar más unidos que nunca para cambiar un gobierno que ya no tiene nada para dar, no podemos perder esta oportunidad”, ratificó Bullrich su mensaje para pacificar la interna, pese a que no es novedad que sigue de luna de miel con Macri y su prioridad es la Nación, no la provincia. Tampoco desconoce que su padrino nacional tiene planes precisos para Juez. 

En concreto, en los círculos macristas se escucha con frecuencia que el exmandatario no quiere al hombre del Frente Cívico encabezando la boleta provincial; incluso algunos ya hablan de Juez “jugando solo”. Peleando la punta de las encuestas con Llaryora, más allá del margen de error técnico que podría al peronista en ventaja, todo parecería indicar que llegó la oportunidad para Juez para disputar poder como en 2007. Macri tensionó al extremo al recibir a Llaryora y cedió la coartada perfecta para pisar (un poco más) la firma de la alianza y el reglamento. 

De Loredo, incómodo, necesita abrir el abanico para evitar que el juecismo opere con análisis lineal: si estás con Macri, estás con el peronismo. Una lógica habitual en Juntos, en distintos momentos de su historia, que el radical no está dispuesto a que se le aplique. Larreta intentará aprovechar esta situación buscando una reunión con el hombre de Evolución y Juez. 

Por lo pronto, De Loredo se mostró elogioso con Bullrich e interpretó sus palabras como un aval a la interna. “Gracias Patricia por levantar la vara y entender que Juntos por el Cambio se enriquece a partir de que sus candidatos surjan de la decisión de la ciudadanía”. Y agregó: “Encontrarnos en la región del Norte de la provincia con una de las candidatas más prestigiosas de nuestra colación, en un contexto en que las agendas públicas tienen otro foco, reviste un valor muy importante”. Cabe recordar que el jefe de bloque desarrolla desde hace tiempo una agenda de trabajo en esta región de la provincia. 

Pese a los más de 40 grados, Bullrich logró rodearse de un buen marco de dirigentes y militantes. Del acto, al que asistieron más de 300 personas, participaron Juez y Carmen Álvarez Rivero; los diputados nacionales Laura Rodríguez Machado, Adriana Ruarte; De Loredo, Soledad Carrizo, Leonor Martínez Villada (representante también de la Coalición Cívica junto a Gregorio Hernández Maqueda); el exministro Oscar Aguad; y, entre otros, los intendentes Luis Picat (Jesús María), y Sebastián Peralta (Villa Tulumba).

La dirigencia sigue siendo cauta. “Se los observó alienados, distantes pero presentes”, resumieron al término del encuentro los alfiles de Bullrich. El mensaje a la militancia fue el mismo que en on the record: la voluntad de pelear la gobernación sigue intacta e instó a reforzar el trabajo territorial en los meses que siguen. 

Existe una oportunidad clara para Bullrich de recuperar varios de los dirigentes que migraron a las alas de Larreta. Con encuestas poco determinantes, la dirigencia debe jugar en todas las canastas. El jefe de gobierno porteño decidió moderar su campaña oficial hasta que se esclarezca el delicado panorama económico y social. “La Piba” tratará de recuperar posiciones en una provincia central y golpeada por el internismo que tiene como principal fogonero a Macri. 

Críticas a la Nación 

La presidenta del PRO dijo en Dean Funes que “lo que importa es el carácter que va a tener el equipo que asuma el gobierno y que tiene que llevar adelante los cambios”.

“Estamos yendo a los pueblos del interior del interior, recorriendo los lugares donde la crisis se siente más fuerte y de los que normalmente nadie se ocupa. La situación del país está muy mal, la gente está sufriendo mucho con la inflación; sufren los empresarios que no pueden producir y así comenzamos a tener paradas las industrias. Sufre el campo por la sequía, pero principalmente por las trabaja que le pone el gobierno; y sufren los trabajadores porque la plata se la va todos los meses”, enumeró. 

“Mientras tanto, el gobierno está alejado de los problemas de la sociedad y enfocado en lo que le sucederá el martes a Cristina Fernández de Kirchner”, agregó.

Consultada sobre su equipo económico, contó: “No vamos a mirar el país solamente desde Buenos Aires. Vamos a ser un equipo federal, necesitamos funcionarios de todo el país. Yo estoy trabajando con Carlos Melconian de la fundación Mediterránea, con Luciano Laspina y un gran equipo, pero vamos paso a paso”.