Larreta planea cumbre con Juez (busca sumar a De Loredo)

Ahora, desde el bunker del presidenciable del PRO acusan a Macri de “complejizar” el acuerdo interno en Córdoba. El jefe de CABA se mostrará con el precandidato a gobernador del Frente Cívico dos veces en menos de un mes.

Por Yanina Passero

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, seguirá con el modo campaña en batería baja porque la compleja situación del país, ahora bajo los efectos distópicos del Mundial de Fútbol, impone cautela y mesura. Al menos esta en la consigna de trabajo autoimpuesta por los campañistas de uno de los precandidatos a presidente por el PRO. 

Sin embargo, la rosca subterránea no parará porque la también compleja situación interna de Juntos por Cambio lo impone.

La reunión del expresidente Mauricio Macri con el candidato a gobernador de Hacemos por Córdoba, Martín Llaryora, generó múltiples impactos en todo el arco político nacional y local. Desde estas páginas señalamos que la rival interna de Larreta, Patricia Bullrich, tuvo que mudar el traje “halcón” al de “paloma” porque su luna de miel con el cofundador de Cambiemos la inhabilita a arropar a Luis Juez como sí lo hiciera para las PASO del 2021. 

No cambió la opinión de la jefa del PRO sobre la necesidad de propiciar la llegada de otro signo político al gobierno de la provincia y, seguramente, tampoco mudó su parecer sobre el potencial de Juez frente a Llaryora, al que alguna vez negó a este medio como la condición de “candidato invencible”. 

Ahora bien, si Bullrich modera; Larreta ya no tiene pruritos para escenificar el apoyo al aspirante al Panal por el Frente Cívico para aquellos que dicen la interna nacional no disloca el curso de los acontecimientos locales y viceversa. 

Desde hace meses, la buena vibra entre ambos dirigentes es evidente. Desde influyentes despachos de calle Uspallata enviaron recursos humanos (y probablemente de otro tipo) para apuntalar al senador. Desfilaron por las mesas de equipos técnicos de Juez hombres del corazón de la gestión porteña como el sanitarista Fernán Quirós, flamante delfín del oficialismo en CABA. 

En pocos días (a mediado de mes, dicen encumbrados armadores de Larreta) circulará la foto entre Larreta y Juez, la última del año y, si se quiere, la previa a la segunda que surgirá de la recorrida de ambos por las calles sede del Festival de Doma y Folclore de Jesús María, en enero. 

El lugar, día y horario será a confirmar. La voluntad política fue expresada. 

En el larretismo ya no ocultan su ofuscación por el diálogo confirmatorio de sendas sospechas entre la funcionalidad de Macri al peronismo del gobernador. “Sin duda que esa reunión complejizó el acuerdo interno. Es evidente la intención porque el hombre que pide que se acelere el acuerdo a través de un reglamento, en días definitorios, pide a Rodrigo de Loredo que patee la pelota con nuevas condiciones y, después, se reúne con Llaryora”, marcan el doble discurso. 

El reglamento y la firma de la alianza siguen en veremos. Los aliados esperan el congreso radical del 17 de diciembre para reanudar las conversaciones políticas, que continúan, aunque sin avances. 

Larreta, a través de sus alfiles, tomó nota de la situación compleja del otro precandidato a gobernador, hasta hace unos días, ficha segura para tratar de evitar el ascenso de Juez al poder con la camiseta de JpC. Es por eso que intentarán sumarlo a esta reunión que se pergeña entre Larreta y Juez en lo inmediato. 

“Nosotros estamos comprometidos con Juntos, tenemos los pies dentro de Juntos por el Cambio”, repiten para que quede claro la posición frentista y decir –sin decir explícitamente- que para el jefe de gobierno porteño está claro que Macri prefiere un gobierno peronista en la provincia que, al fin y al cabo, contribuirá con la gobernabilidad nacional que podría reconquistar la alianza. 

El estrecho lazo de Larreta con Juez puede observarse como una consecuencia de la discusiones y encerronas internas, pero también de la pragmática. Las encuestas que tiene Larreta sobre Córdoba colocan en primer lugar a Llaryora, seguido de cerca por Juez; y en tercer lugar el radical de Evolución. 

Apostarán fuerte al mejor posicionado dentro de Juntos y alimentarán las campañas aspiracionales de otros dirigentes como el intendente de Marcos Juárez, Pedro Dellarossa.