Holmberg: Rossetto prepara revancha contra Negro

El dirigente de La Militante sería el principal oponente del frente de unidad conformado por el PJ (del intendente Miguel Negro), la UCR (Ignacio Alaniz) y el Frente Cívico (Raúl Pericas). ¿Quién tendrá el apoyo de Llaryora?

Por Julieta Fernández

En Holmberg ya comenzaron a moverse las fichas para la próxima elección municipal. Con un frente de unidad consolidado entre el oficialismo, la UCR y el Frente Cívico, la participación del concejal Maximiliano Rosetto habilita la posibilidad de que haya un escenario casi polarizado. En las urnas del 2019, la diferencia entre el oficialismo y el MID (el sello que llevó a Rossetto como candidato) fue de menos de 300 votos. Desde La Militante consideran que, a partir de ese momento, el dirigente ha ganado experiencia en gestión (integra el directorio del EMOS en Río Cuarto) y podría registrar un crecimiento de su imagen en el electorado. Pero con dos alternativas ligadas al peronismo, aún persiste la incógnita sobre qué frente será el destinatario del apoyo del próximo candidato a gobernador, Martín Llaryora. 

En principio, la figura de Rossetto podría parecer la más ligada al llaryorismo debido a que integró el grupo de dirigentes que clamó por Llaryora 2023 desde comienzos de este año. Incluso cuando el PJ schiarettista consideraba que debían “ser cautelosos”. Uno de los encuentros que buscó posicionarlo como candidato en el departamento fue el operativo clamor de Río Cuarto, encabezado por el legislador Franco Miranda, la subsecretaria de Transporte de la Nación, Laura Labat y el intendente de Canals, Edgar Bruno. Allí se mencionó el deseo de la agrupación delasotista de que Adriana Nazario sea la próxima candidata a intendenta por el peronismo en Río Cuarto y adhirieron a las candidaturas de Sergio Vizzo en Coronel Moldes y de Rossetto en Holmberg. 

Que haya dos alternativas ligadas al PJ genera dudas sobre quién tendrá, finalmente, la “bendición” del candidato a gobernador de Hacemos por Córdoba, Martín Llaryora. Por un lado, se habla de la trayectoria de Miguel “Minino” Negro, quien cumplirá casi 40 años al frente del Municipio y sería “muy respetado” por la estructura del PJ cordobés, con quien mantiene un buen vínculo. Además, en 2019, su candidatura llevó el sello de Hacemos por Córdoba. En la vereda del frente, el delasotista Rossetto participó de la elección bajo el sello del MiD pero contó con el apoyo de la líder de La Militante, Adriana Nazario y el legislador Franco Miranda. 

Desde el “mininismo” resaltan el buen nexo que mantiene Negro con el gobierno provincial y destacan su participación en el encuentro que mantuvo Llaryora con intendentes en Adelia María. Aseguran que el PJ orgánico siempre ha sido respetuoso de su trayectoria como jefe municipal y que por eso no ha interferido en su decisión de aliarse a la UCR y el FC. Incluso podría pensarse que aquella maniobra va en línea con el modelo aliancista que también buscaron replicar en otras localidades (como Marcos Juárez) y que apela a una idea “anti grieta” que sostiene el propio gobernador Juan Schiaretti a partir del diálogo con referentes opositores. 

¿Un pequeño detalle podría cambiar la ecuación? Si no se habilita la re reelección para intendentes, Negro ha designado al radical Ignacio Alaniz como su sucesor. Es allí donde sus oponentes plantan la duda sobre si esa variable influirá en el apoyo estructural que podría recibir la fórmula que representará al oficialismo. Por lo pronto, la línea discursiva en la construcción de la segunda candidatura de Maximiliano Rosetto apuntaría a un “aire de renovación” para una localidad que hace casi cuarenta años que tiene al mismo intendente y trataría de instalarlo como un joven dirigente “proactivo”. 

En los últimos meses, el concejal también ha mostrado cierta llegada al peronismo en la Legislatura Provincial (a partir de su cercanía al legislador Miranda) y no quiso quedar fuera del pedido de cámaras de videovigilancia para la localidad. Incluso agradeció al gobierno provincial antes de que se llevara a cabo el acto en el que se instaló el sistema y del que participó el intendente Miguel Negro, el dirigente radical Ignacio Alaniz y también Marcela Travaglia, quien sería la próxima candidata a intendenta por el PRO.