Disquisiciones sobre el significado de Liderar

Eduardo Dalmasso *

Un escrito que se basa en un trabajo de análisis de la interpretación de distintos autores sobre las fuentes del liderazgo. (Harvard Business Review. Enero 2004)  Entre otros autores, Warren G Bennis, Manfred F.R. Kets de Vries, Daniel Goleman. De ese estudio** quedó   muy en claro, que cada autor, pone un énfasis distinto respecto a lo que distingue la vocación de liderazgo. Seguramente como resultado de sus modelos mentales y experiencia especifica, así como su foco de interés. A partir de los discursos que seleccionó la revista, se tomaron algunos de los conceptos que consideré   relevantes y sobre los cuales puntualicé mis opiniones, agregando aclaraciones o conceptos que  a mi juicio no deberían omitirse.   

¿Quién es un líder?

Un líder es el hombre que organiza exitosamente a sus colaboradores   para lograr metas específicas, quién puede entender las motivaciones de la gente y lograr la participación de los mismos, a través de relacionar las metas individuales con la meta global que se debe llevar a cabo. Más   allá de esta genérica caracterización el concepto de liderazgo abarca   a   los que por distintas circunstancias influyen en grupos ligados a su campo de acción y pensamiento. Esto puede incluso generarse en áreas tan diversas como la literatura, la medicina o la   pintura. Hablemos para la Argentina por ej. De un escritor de la dimensión de Borges o de un médico innovador cómo el Dr. Favaloro cuyas luchas por el bienestar   de   la sociedad marcó rumbos.  

Delegación:

Al delegar, el líder debe centrar su vista en valores éticos y la visión organizacional, y supervisar. Plantear límites y un marco claro para el accionar de sus seguidores. Dar buenos ejemplos, pues los líderes rectos y con cierto sentido de humildad, se valen de la manipulación consciente y no del engaño para persuadir. Esos líderes expresan mucho respeto por las personas y por su preparación. Este tipo de líderes ejercen un estricto control sobre sus egos, por lo que tienen menos probabilidades de ser manipulados. Varios de los autores, plantean la importancia de no anteponer la inteligencia a la moralidad. Cabe señalar que debemos comprender que la responsabilidad por las consecuencias   puede   ser   necesario   que    predominen   sobre   los principios. Esto tiene que ver con el rol y el campo que hace a determinados tipos de liderazgos. Cuando se habla de liderazgo, no se puede caer en simplezas.

No es un concepto moral.

Debemos recordar que el liderazgo no es un concepto moral. Asumir que los líderes buenos son personas buenas nos lleva a desconocer deliberadamente la condición humana, y limita nuestras posibilidades de ser más efectivos en el liderazgo, pues todos deberíamos saber que, como personas y como sociedad, solo podemos alcanzar la grandeza si conocemos y manejamos nuestros defectos. Esto es importante de clarificar para no caer en elaboraciones ingenuas. El líder perfecto no existe, lo que sí existe o que se debiera sostener es la ética respecto de los medios y los fines. Recordemos el liderazgo de líderes tales como Stalin o Hitler cuyos valores atentaban contra la dignidad y la libertad de las personas, para distinguir claramente que cuando hablamos de moral, hablamos de un requisito esencial   para la dignidad social pero no del liderazgo.

 

Autoconciencia

 

La autoconciencia significa tener una profunda comprensión de las emociones, fortalezas, debilidades, necesidades y motivaciones propias. -incluye la comprensión de los valores y objetivos individuales, se sabe hacia dónde se dirige y por qué. La persona es capaz de autoevaluarse de manera realista, y de reírse de si mismo. Las personas autoconscientes demuestran una sed de crítica constructiva, y saben cuándo pedir ayuda. Se tienen confianza.

En su mayoría empáticos. Y ellos no solo consiste en prestar atención a los demás, también es la capacidad de percibir señales emocionales y darles un significado dentro de una relación. No centran la atención en cómo se hacen las cosas, sino en que significan los acontecimientos y las decisiones para los participantes.

Inteligencia emocional

Este concepto difundido inicialmente por Goleman, se lo concibe como fundamental para el logro del equilibrio emocional del líder lo que conllevaría a tomas de decisiones inteligentes y equilibradas.  Este objetivo se considera fundamental en los niveles superiores en dónde las destrezas técnicas no son significativas. En los procesos educativos la inteligencia emocional toma cada vez más relevancia.  Sin embargo: varios de los autores analizados cuestionan su impacto en las condiciones de liderazgo. Estos plantean qué aunque puedan administrar sus egos mejor que otros, esto no se trasunta necesariamente, en una fuerza inspiradora e inteligente. Coincidimos con   esta apreciación. aunque sostenemos la importancia que en los sistemas educativos se intente desarrollar el equilibrio emocional a partir del autoconocimiento, como base de la generación de lo que se denominan líderes sanos, entre otras cosas por su capacidad de gestionar sus egos. 

Cuando esto se logra, nos encontramos con líderes capaces de inspirar lo mejor de sus seguidores. A estos líderes no les interesa generar súbditos, sino seguidores con capacidad de discernimiento y    decisión dentro de una comunidad de destino.

El líder narcisista

Cuando los líderes son narcisistas, aparece el peligro de la ceguera ante situaciones que creen percibir correctamente o dominar. En ese nivel de conciencia, los narcisistas  se convierten en soñadores irrealistas, por lo que sus decisiones pueden tener consecuencias  impredecibles. Estas personas solo prestan atención al tipo de información que les interesa. No aprenden fácilmente de otros. Por supuesto están Los narcisistas productivos dado que son estrategas talentosos y creativos, capaces de ver el cuadro completo: tiene una gran visión. No solo son personas dispuestas a correr riesgos y   hacer el trabajo, sino también individuos encantadores que pueden convertir a las masas en su retórica, atraen seguidores. El problema aparece cuando el ego le cierra el camino al aprendizaje y a nuevas miradas atento nuevas situaciones. 

¿Que hace que un líder sea sano?

¿Que hace que un líder sea sano? Estos tienen la capacidad de vivir intensamente, les apasiona lo que hacen, saben experimentar toda una gama de sentimientos sin cegarse ante ninguna emoción en particular. Son capaces de asumir una responsabilidad personal, no pierden fácilmente el control, ni recurren a actos impulsivos. Tienen mucho talento para observarse y analizarse a sí mismos, dedican tiempo a la autorreflexión. Tienen una habilidad para lidiar con las desilusiones de la vida. Tienen capacidad de establecer y mantener buenas relaciones humanas. Llevan una vida equilibrada, son creativos e inventivos. Son locos y lo aceptan. 

¿Por qué se los califica de locos?

Los líderes son Locos en el sentido que se salen de la norma. Si tienen que transgredir lo establecido lo hacen asumiendo el riesgo   de    ser   incomprendidos.  El concepto de fin superior prima sobre lo normal, y por eso pueden dar lugar a cambios fundamentales. Con esto estamos diciendo que las revoluciones o transformaciones requieren de estos líderes.  Los buenos líderes no son santos, son hombres de acción que contribuyen de alguna forma a superar el   statu quo en cualquier campo sea necesario transgredir.  En esas condiciones la calidad de la comunicación se torna fundamental al mismo nivel que el arrojo y la inteligencia estratégica necesaria para el logro de lo que aspira. 

Conclusiones

Por todos estos conceptos generadas por los distintos autores que escribieron en la revista de la Harvard Business Review,   enuncio la siguiente caracterización de lo que significa liderar!

                                                   “Líder es aquél qué por distintos factores, sea capacidad, voluntad, ubicación social, sea por manejo de información clave, por talento intelectual, científico o artístico ejerce una significativa influencia sobre la sociedad en sus diferentes manifestaciones, o simplemente sobre grupos autoconvocados o convocados de una u otra manera para ciertos fines.”  (Liderarse para Liderar-2012)

¿En qué estriba las diferencias entre unos y otros? En los valores que enuncian sus comportamientos y decisiones y el nivel de resiliencia ante las frustraciones.

  •  Dr. En Ciencia Política. Profesor de posgrado en seminarios de desarrollo personal y Análisis Estratégico.

**   Estas disquisiciones surgieron de un seminario interno realizado con la participación de la Lic.  Mariángeles Sangoy.