Diputados: tensión por Magistratura derivó en escandalosa sesión

Con la disputa por el Consejo de la Magistratura de fondo, parlamentarios del Frente de Todos y Juntos por el Cambio se enfrentaron ayer a los gritos e insultos en la Cámara Baja. Fracasó la sesión preparatoria y se levantó una segunda reunión donde estaba previsto aprobar la creación de Universidades Nacionales. Entre ellas, la de Río Tercero.

Por Yanina Soria

Cánticos, insultos, golpes en las bancas y gestos de desenfreno. La Cámara de Diputados ayer se asemejó más a una tribuna de fútbol que al recinto deliberativo donde, entre otras cosas, se debía aprobar la (ya consensuada) creación de nueve Universidades Nacionales. Una de ellas, para la ciudad cordobesa de Río Tercero. 

Para comprender lo (vergonzosamente) acontecido en la Cámara Baja hay que remontarse a la disputa que mantiene el Frente de Todos (FdT) y Juntos por el Cambio (JpC) por los lugares en el Consejo de la Magistratura; una discusión que terminó judicializando la política y que mantiene paralizado al cuerpo que designa y sanciona a los jueces.  

Lo cierto es que ayer fracasó la sesión preparatoria en la que el oficialismo buscaba reelegir al frente de Diputados a la massista Cecilia Moreau, pues el Frente de Todos pudo reunir 122 de los 129 legisladores necesarios para habilitar ese debate. El bloque mayoritario fue acompañado por cuatro aliados del interbloque Provincias Unidas y el neuquino Rolando Figueroa.

Los parlamentarios de Juntos por el Cambio ya habían avisado que no bajarían al recinto en respuesta a la decisión de la presidenta de la Cámara de suspender, horas antes, la designación de los miembros del cuerpo precisamente en el Consejo de la Magistratura. “En Juntos por el Cambio no damos quórum a la sesión preparatoria en la que el kirchnerismo quiere reelegir a Cecilia Moreau. El oficialismo rompió todo al someterse al plan de Cristina Kirchner para paralizar el Consejo de la Magistratura”, resumió el radical Mario Negri. 

A su vez, los representantes del Interbloque Federal donde habitan los tres schiarettistas (ayer sólo dos presentes), terminaron siendo clave para que la sesión preparatoria se cayera. 

En conferencia de prensa, los parlamentarios del espacio que lidera el bonaerense Alejandro “Topo” Rodríguez, y que buscan mostrarse fuera de la grieta, explicaron: “estamos hartos de que el FdT y JpC sigan judicializando la política”. 

Por su parte, Carlos Gutiérrez, titular de Córdoba Federal, opinó que los bloques mayoritarios “judicializan la política sin límites y no priorizan la solución a los problemas más importantes que hoy angustian a la sociedad argentina” y luego llamó a ambas bancadas a “que sean responsables para encontrar una salida”. 

Aun así, sin quórum vale decir que la diputada del FdT continuará de todos modos al frente del cuerpo hasta que se elijan nuevas autoridades.

Luego, llegó la segunda polémica de la jornada. Los federales bajaron al recinto para sí habilitar la sesión especial donde, con mucha expectativa, estaba previsto tratar la creación de las nueve Universidades Nacionales. 

Sin embargo, esa reunión parlamentaria tampoco prosperó y se vivió allí un verdadero escándalo entre oficialistas y representantes de Juntos por el Cambio que, para muchos de los presentes, estuvo al borde de terminar en violencia física. 

La bancada mayoritaria logró abrir la segunda sesión del día, pasadas las 14.30, con un ajustado quórum de 129 diputados, pero finalmente el encuentro fue levantado cuando los aliados de la oposición ingresaran al recinto reclamando la violación del reglamento interno. Objetaron que el Frente de Todos haya dispuesto tres prórrogas de horario pasadas las 13, para cuando estaba dispuesta la citación original. 

Allí fue entonces cuando el recinto se convirtió en escenario de cruces entre dos barras bravas que incluyó cánticos, golpes de meses e insultos cruzados. 

Los diputados del peronismo cordobés se retiraron de inmediato para no ser parte del conflicto. “Me avergüenza lo que ocurre en Diputados. Bloques mayoritarios se manifiestan de manera patética. Una sesión destinada a tratar temas importantes para la ciudadanía se empaña con agravios y más grieta. Así no se puede avanzar”, dijo la diputada Natalia de la Sota. Desde el bloque Córdoba Federal interpelaron de inmediato a los radicales cordobeses Rodrigo De Loredo y Gabriela Brouwer de Koning por no habilitar la sesión para tratar el proyecto de Universidad Nacional de Río Tercero. 

“Increíblemente, los diputados de Evolución Radical, los cordobeses Rodrigo de Loredo y Gabriela Brouwer de Koning, que aprobaron y negociaron en el presupuesto fondos para la creación de universidades, ahora por el mandato de JpC y en el marco de esta riña que tienen con el oficialismo, se niegan a bajar a tratar la creación de la Universidad de Río tercero ¿Qué significa? ¿Qué nos quedamos sin universidad en Río tercero? ¿Qué tenemos que ser nosotros, los diputados de Córdoba Federal los que zanjemos esta diferencia?”, lanzaron los parlamentarios schiarettistas. 

A su vez, los kirchneristas cordobeses Eduardo Fernández, Gabriela Estévez y Pablo Carro también cruzaron a sus pares. 

“Las y los diputados de Hacemos por Córdoba se muestran indignados ante los medios por el enfrentamiento entre oficialismo y oposición, pero se pliegan sistemáticamente a la estrategia de Juntos por el Cambio. Hoy se levantaron de la sesión y quitaron el quorum para la aprobación de nuevas universidades en todo el territorio nacional. La Universidad Nacional de Río Tercero deberá esperar que la coherencia le gane lugar al oportunismo de los legisladores de Hacemos por Córdoba”, disparó el parlamentario Eduardo Fernández. 

A su turno, la camporista Estévez cargó directamente contra los radicales: “Podría haber sido un día histórico para Córdoba. Podríamos estar celebrando la media sanción de la Universidad Nacional de Río Tercero. Pero la oposición hizo caer la sesión. Son una vergüenza.  Especialmente los diputados de la UCR Córdoba, que hoy le fallaron a su provincia”.