El primer paso del último trecho

La conservación de la naturaleza y de la memoria, la batalla por no dejar vía libre a las pérdidas ni al olvido, y para dar nueva vida a las emociones inertes, están presentes en los subtítulos de la agenda de este primer día de diciembre.

Por Gabriel Abalos
gabrielabalos@gmx.com

Fotograma de “Pechos eternos”, retrospectiva de la directora Kinuyo Tanaka en el Cine Club.

Preservar y restaurar, gestos de amor

En su día de estrenos, el Cine Club Municipal apuesta a un redescubrimiento y a una novedad documental y experimental en la cartelera que se mueve desde este jueves.

Lo nuevo se verá hoy a las 15.30 y a las 20.30 y rotará en horarios hasta el próximo miércoles. Se trata de Herbaria, una coproducción argentina con Estados Unidos y Alemania, dirigida por Leandro Listorti. La película traza un paralelo entre las tareas de conservación de elementos vivos y de objetos culturales. Pone en diálogo la obstinación de luchar contra la extinción de especies botánicas causada por la acción destructiva del desarrollo humano, y las pérdidas en el campo de lo que es en sí mismo un dispositivo de conservación de imágenes: el cine. La fascinación del propósito de preservar especies vivas en proceso de extinción tiene aquí su doble en la preservación de la imagen fílmica amenazada por la pérdida y el olvido. Tiende asimismo, el documental, un hilo entre las figuras del naturalista argentino Cristobal María Hicken, cuyo nombre tutela la Escuela Técnica de Jardinería que funciona en CABA, y la de su sobrino Pablo Ducrós Hicken que legó su nombre al Museo de Cine dedicado a la preservación, investigación y difusión del arte cinematográfico argentino.

En cuanto al redescubrimiento que impulsa al comienzo del último mes del año el Hugo del Carril, está centrado en la obra de la directora y actriz japonesa Kinuyo Tanaka, que desde hoy ilumina la programación de la sala, en colaboración con The Japan Foundation y el Centro Cultural e Informativo de la Embajada de Japón, con gentileza de la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín. Kinuyo Tanaka actuó dirigida por maestros como Ozu, Kurosawa y Mizoguchi, y a su vez dirigió seis únicos largometrajes cuyos títulos inéditos en la Argentina se verán desde hoy en Córdoba, en versiones recientemente restauradas. A las 18 de este jueves se pasa Pechos eternos (Japón, 1955), “melodrama de enorme potencia y corazón feminista” y la primera película japonesa escrita y dirigida por una mujer. Está basada en la vida de la poetisa de tankas Fumiko Nakajo. Y a las 23 se proyectará La noche de las mujeres, una historia cuya heroína es Kuniko, quien reside en un centro de rehabilitación para prostitutas y debe mantener un trabajo estable en una fábrica. Hasta el miércoles, en diversos horarios, se podrá descubrir estas obras en el Cine Club.

Misa de redención verdiana

En el Teatro del Libertador (Vélez Sarsfield 365), la Orquesta Sinfónica de Córdoba junto al Coro Polifónico y con destacados y destacadas solistas, interpretarán hoy a las 21 gran música en una velada especial, abordando una obra sacra de inmenso dramatismo y emotividad como es la Misa de Réquiem escrita por Verdi en 1873, dedicada al poeta Alessandro Manzoni. La obra, en base a diversos textos religiosos, comprende siete partes: Requiem y Kyrie, Dies Irae, Offertorium, Sanctus, Agnus Dei, Lux aeterna, Libera me. Esta misa con sonoridades que el gran compositor italiano supo encausar como nadie para llegar al corazón del público, contará en el concierto de esta noche con las voces solistas y en cuartetos de la soprano Cecilia Leunda, la mezzosoprano Cecilia Díaz, el tenor Juan Carlos Vasallo y el barítono Patrick Blackwell, y contará con la dirección general del maestro invitado Im Sang Yoon. Las entradas cuestan $ 2.300 en platea, $ 1.800 en cazuela, $ 1.500 en tertulia; $ 1.000 en paraíso. Palcos altos y bajos, $ 8.000 y en palcos cazuela $ 6.000. Se pueden abonar con tarjetas de débito y crédito a través del portal de ventas.autoentrada.com, y en boletería del teatro.

Agenda de recuerdos entrañables

La Sinfónica y el Coro Polifónico interpretan el Réquiem de Giuseppe Verdi. Teatro del Libertador.

Esta tarde en el espacio de la Casa de Pepino (Fructuoso Rivera y Belgrano) se presenta el nuevo libro del escritor Roberto Videla: Rúbrica, una obra cuyas entradas se organizan como una agenda, disparadas por las letras del abecedario, aunque en un orden propio dispuesto por el autor. “Rúbrica es un libro enorme, muy difícil de clasificar, porque no es un diario y no es una novela -expresa su autor- y es todo autoficción, mejor dicho, todo es autobiografía, como yo leo mi vida, mis verdades.” El título reenvía al significado italiano de la palabra Rúbrica: “Es un elenco telefónico y de direcciones. Lo que dio origen a este libro fue una vieja guía de mis últimos años en Argentina -antes del exilio en 1975- y de mis amistades y personas conocidas en el período en Venezuela e Italia, 1975-1984 y los primeros años de mi vuelta. Voy tomando todas las letras del abecedario –A, B, C…– de un modo no lineal–; el libro empieza por la E, sigue con la N y contiene todo el resto de las letras, escribiendo lo que recuerdo sobre esas personas y el vínculo que nos unió.”

Ahondando en la memoria, tal cual ha sido y es la clave de lectura de sus obras, Videla se propuso escribir “sobre las historias que se recuerdan y cómo se las recuerda; quería también hablar de los pedacitos olvidados, los añicos, los fragmentos desaparecidos para siempre o que de repente apuntan debajo de los despojos, de los escombros o de las mareas dulces o fuertes.” Si bien la forma del libro no estuvo pensada propiamente dentro del encuadre en un género narrativo clásico, el autor reconoce que el resultado “hace que Rúbrica sea una novela/río, una novela/mar, una especie de diario recuperado que encierra en sí una importante parte de mi vida.”

Será a las 18, con la participación del escritor Sergio Gaiteri y el complemento artístico brindado por la música de Mara Santucho y sus cuerdas infieles.