Vecinalismo encendido tras encuentro entre Llamosas y Waicekawski

Días atrás, el intendente de Río Cuarto anunció obras para el sur de la ciudad y de paso homenajeó a un histórico dirigente vecinalista de la ciudad, quien se habría sumado a la estrategia política del aspirante a vicegobernador. La situación habría generado un quiebre entre la Municipalidad y el Círculo Vecinal que no ocultar su malestar con la maniobra de Llamosas. En tiempos de campaña, también se juega en las vecinales.

Por Gabriel Marclé

La foto que desató la discordia en el vecinalismo: Llamosas y sus funcionarios, durante una reunión en barrio Fénix donde homenajearon a José Waicekawski.

“El vecinalismo está incendiado”, le aseguraba al Alfil un informante del Círculo Vecinal de Río Cuarto, haciendo referencia a una publicación de este diario que habría encendido una nueva mecha de conflicto en el sector plagado de divisiones y posturas encontradas. Para un 2022 que parecía venir tranquilo, justo en el cierre se encuentra con un hecho que parecía aislado y aun así desembocó en una encendida reacción del vecinalismo, una que recorrió los pasillos de las oficinas más importantes de la ciudad y permaneció fuera de los micrófonos. Hasta ahora.

Tal como fue publicado el pasado lunes, días atrás hubo un acercamiento entre el intendente Juan Manuel Llamosas -en plena campaña por su ascenso- y el histórico vecinalista José Waicekawski, lo que aparentó ser una maniobra con la que el aspirante a vicegobernador pretendía mostrar el apoyo del vecinalismo a su proyección. Claro que esto le valió el enojo de una buena parte de la representación vecinal, quienes ya transmitieron su enojo entre los distintos referentes barriales. “Ese no es el verdadero vecinalismo”, lanzaban a comienzos de la semana desde el mencionado Círculo vecinal que preside otra histórica, Teresa Díaz.

La foto entre Llamosas y Waicekawski despertó viejos resquemores. Si bien las internas en el sector no son cosa nueva, estos siempre permanecían fuera de los reflectores y se resolvían con charlas a puertas cerradas en el despacho del intendente municipal de turno. Sin embargo, la gestión Llamosas -especialmente después que manifestara sus intenciones de ascender en el tablero municipal- tuvo problemas para bajarle el volumen a las quejas que provenían del Círculo Vecinal, un caso único de organización barrial en todo el país.

Waicekawski, referente del sur y un “influencer” de las movidas barriales desde los tiempos de Miguel Ángel “Chicharra” Abella como intendente, reapareció en la escena a pedido del propio Llamosas, quien buscaba ganarse la foto de apoyo a su proyecto junto a alguien más vinculado a los espacios del radicalismo. Se trata de “acercar a los opuestos” como ha encomendado Juan Schiaretti, algo que el actual mandatario riocuartense puso en juego con los vecinalistas, a riesgo de provocar el enojo que finalmente afloró. Es que el intendente no solo homenajeó al histórico dirigente, sino que también llevó varias promesas de obras para su territorio.

“Waicekawski no nuclea a ningún grupo de vecinales. No está al frente del sector”, contaba uno de los tantos mensajes cruzados entre el Círculo Vecinal y el oficialismo tras la publicación de Alfil. Es así como los representados por Teresa Díaz salieron con todo y no ocultaron su enojo cuando dialogaron con los delegados de la Municipalidad, llegando al punto de solicitarle reuniones al intendente para comunicarle que “si las obras son solamente para el sur, que le junte los votos Waicekawski”.

El chillido vecinalista que estalló por estos días parece responder también a una lógica propia de los tiempos electorales que se avecinan. Los “votos” que el sector dice movilizar son moneda de cambio por estos días, justo cuando Llamosas les comunica a todos que está cerca de cumplir su objetivo. En ese sentido, los movilizados por Teresa Díaz aparecieron para darle un aviso al jefe del Ejecutivo, transmitiéndole que el reparto de influencias y obras debían estar a favor de quienes han sostenido al vecinalismo aun en los tiempos difíciles de la pandemia.

Las intencionalidades políticas también se cruzaron de lleno contra este acontecimiento sorpresivamente explosivo. Es que Teresa Díaz -del Círculo Vecinal- es un nombre de influencia y llegada a los círculos más profundos del Gobierno de Córdoba, una reconocida armadora de Juan Schiaretti en la capital alterna, por lo que el evidente enojo de estos días habría aparecido como tema de conversación entre Llamosas y el gobernador cuando este último visitó la ciudad el pasado lunes. Según cuentan fuentes confiables, el teléfono de Schiaretti -o de sus colaboradores más cercanos- sonó todo el lunes por este tema.

Otro de los problemas que pueden aparecerle a Llamosas en medio de este aparente entuerto contra la dirigencia vecinalista tiene que ver con el despertar de movimientos opositores en el sector. De hecho, aparentemente una de las más ruidosas tras la reaparición de Waicekawski fue Graciela Correa, presidenta de la vecinal Barrio Jardín Norte y la más movilizadora del sector después de Teresa Díaz. Correa es una referente territorial del PRO de Patricia Bullrich, alguien que incluso ha llegado a ser medida por los equipos técnicos de la presidenta del partido como una potencial candidata en la ciudad. Este momento de crisis podría generarle a Llamosas una fuerte resistencia política en el vecinalismo, razón por la cual sus hombres ya se encuentran trabajando en un plan para lograr la calma a fuerza de anuncios de obra y acuerdos.

 

Llamosas: “El río se ha transformado de manera histórica”

El Intendente Juan Manuel Llamosas recorrió la obra del Nuevo Playón Deportivo en la Costanera Sur, obra ubicada en cercanías del Puente Carretero, sobre Avenida Costanera y Presidente Arturo Illia. En el sector, se está ejecutando el proyecto presentado en el Presupuesto Participativo del año 2021, que contempla la construcción de un espacio recreativo con equipamiento destinado a la actividad física.

Al respecto el Intendente Juan Manuel Llamosas manifestó: “Este río que se ha transformado de manera histórica, para el disfrute de todos los riocuartenses y de los visitantes de la región”. Y agregó: “Este es el espacio recreativo y deportivo más grande que va a tener la costanera. Estamos prácticamente concluyéndolo, tendrá juegos, bancos, espacios deportivos, incluimos una ciclovía en todo el sector de la parte superior, con pérgolas recuperadas”.

En ese sentido, el secretario de Gobierno Abierto y Modernización, Guillermo De Rivas, relató que este trabajo implica una intervención de 250 metros lineales con veredas en la costa del río y arriba, pero también un espacio con una cancha de fútbol, gimnasio al aire libre y una cancha de básquet 3.

Asimismo, De Rivas detalló que la obra prevé la intervención de un espacio de juego por debajo de lo que es el piletón municipal. “Va a servir para integrar al río, el espacio de asador y todo este espacio recreativo deportivo, adicionado además el aporte de Servicios Públicos con todas las grandes torres de luminarias LED, bancos, cestos de residuos y carteles indicadores”, indicó.