Familia y amigos de las víctimas presionan para la expulsión

Con una durísima carta, sostienen que serán cómplices quienes sostengan al legislador en su banca.

A un mes del siniestro vial de las Altas Cumbres que protagonizó el legislador Oscar González, en el que murió una mujer y resultaron muy heridas dos adolescentes, las familias y amigos de las víctimas enviaron una durísima carta reclamando su expulsión de la Legislatura a las dos comisiones de la Unicameral que ayer continuaron el tratamiento de las sanciones pedidas para el dirigente (ver aparte).

La carta tiene varias decenas de firmas y despega la decisión de la expulsión al resultado de la investigación judicial que sigue la fiscal Analia Gallaratto, de Villa Cura Brochero, donde se intenta determinar si González provocó el fatal accidente por adelantarse en doble línea amarilla y si los vehículos, el BMW donde iba el legislador y/o el Sandero en que circulaba la víctima fatal, Ana Bengolea, llevaban exceso de velocidad. El dirigente está imputado por homicidio culposo agravado.

Hacemos por Córdoba maneja las comisiones de Asuntos Constitucionales y Asuntos Institucionales donde se está debatiendo el tema, con Juan Manuel Cid y Gustavo Eslava como presidentes, respectivamente. Aunque en el oficialismo sostengan que es necesario esperar a ver qué dice la Justicia, la decisión es de orden político. Hace unos diez días, un grupo de legisladores se reunió en forma reservada con González. Entre ellos el presidente del bloque de HpC, quien le sugirió la renuncia, a lo que el expresidente provisorio de la Unicameral se niega.

Los firmantes de la carta, muchos de Traslasierra de donde es oriundo González y donde vivía Bengolea, la docente fallecida, consideraron que “Oscar González debe ser expulsado sin más demoras de la Legislatura y de cualquier otro cargo público que tuviese o pudiera llegar a pretender” porque, prima facie, el dirigente estaba incurriendo en faltas más allá de su comportamiento en la ruta el día del siniestro. Entre esas faltas, mencionan que el departamental estaba inhabilitado para conducir, según el Registro Provincial de Antecedentes Tránsito, pese a lo cual “se asignó a sí mismo cuatro vehículos de alta gama, uno de los cuales venía conduciendo en el momento del siniestro”.

Además,  indicaron que violó la ley provincial 8560 al obtener su licencia de conducir “en un municipio en el que no reside y a sabiendas de que, al no estar adherido dicho municipio al Registro Provincial de Antecedentes de Tránsito, eso le permitía soslayar sus transgresiones a la ley, como por ejemplo, las multas por exceso de velocidad”. Como tercer argumento extra siniestro de las Altas Cumbres, la carta-reclamo menciona una nota emitida por Canal 12 de Córdoba donde una mujer da testimonio  sobre la conducta supuestamente “negligente y temeraria” de González como automovilista, producida cuando la testigo, transportista escolar, estaba con su vehículo lleno de chicos.

“Sabemos que los motivos mencionados son más que suficientes para efectivizar la expulsión del legislador que viola cuanta ley se cruza en su camino. Está visto y comprobado: estas son las razones por las cuales Oscar González debe ser expulsado sin más demoras de la Legislatura y de cualquier otro cargo público que tuviese o pudiera llegar a pretender, y no lo que se resuelva finalmente en relación a la causa en la que está imputado por homicidio culposo. En caso de decidir simplemente suspenderlo o apartarlo de su cargo hasta que está causa se resuelva, quedará expuesta su complicidad y encubrimiento”, advirtieron los amigos de las víctimas.