Anses mata política

La noticia de la perorata de la vicepresidenta pasó sin pena ni gloria por la atención de la gente, que prefirió darle la espalda.

Por Javier Boher
@cacoboher

ansesGoogle tiene algunas herramientas fantásticas y accesibles a cualquiera, tanto por facilidad de uso como por gratuidad. Nos permiten desarrollar múltiples tareas con gran comodidad. Ciertamente algunos se cuestionan -con razón- si no le estamos dando demasiado poder a una empresa privada, pero eso no quita lo útil de su omnipresencia.

Una de las herramientas más lindas para usar es la de Google Trends, que nos permite rastrear cómo se buscan los temas en el buscador de la empresa. De esa manera podemos darnos una idea de cuánto le importa a la gente tal o cual cuestión. Sirve, básicamente, para que nos demos cuenta de que aquello que nos importa a nosotros muchas veces es irrelevante para el resto de la sociedad.

Ayer le tocó a Cristina Kirchner hablar por última vez ante el tribunal que deberá definir un veredicto en la causa Vialidad. La vicepresidenta se preparó y lanzó sus dardos contra todo el mundo, tratando de zafar de la condena o -por lo menos- reforzar ese apoyo incondicional que tiene por parte de sus más férreos acólitos.

Tejió una intricada red de influencias y apoyos oscuros que pretenden ir en contra de su persona y acusó al tribunal no de hacer lawfare, sino de haberse convertido ya en un pelotón de fusilamiento. Al menos eso es lo que tomaron los diarios, porque yo elegí pasarla por alto. Evitarla. Dejarla recluida en el laberinto de la Justicia, del que tantas veces la salvaron y del que no sabemos si esta vez va a salir. Que se quede ahí como una ciudadana más, lo que efectivamente es.

Así fue que pensé en cuántos argentinos habrán hecho lo mismo que yo, evitarla para protegerse. Ignorarla para no amargarse. Cambiarla por otro tema más simpático que una mujer despotricando contra todos para zafar de una condena legal, a pesar de que ya tiene la condena social.

Ahí apareció Google Trends como herramienta para medir el impacto de la alocución de la señora. Rápidamente podía ponerme a buscar si la gente había buscado saber de qué se trató lo que algunos medios trataron de imponer en la agenda, a pesar de que el Mundial y la carta de Enzo Fernández a Messi para que no se retire nos invadieron en todos los formatos.

Trends nos permite elegir el período de tiempo para ver cuánto se busca un tema, así como definir el área de cobertura geográfica. Cristina tuvo, lógicamente, su pico de búsquedas la semana del atentado que afortunadamente no terminó con su vida. Desde entonces, apenas levantó alrededor del acto del Día del Militante. Esta semana, este último día, poco.

Lo primero con lo que lo comparé fue con algo futbolero, pero no podía ser la selección argentina. Decidí buscar a la Selección de Senegal, menos popular en estos pagos que la uruguaya o la ecuatoriana, pese a la inmigración senegalesa de los últimos años. En la última semana la selección africana le ha ganado a la vicepresidenta.

Igual hay algo imbatible, algo que sobrepasa a la política y al fútbol. Al buscar IFE encontré un pico en abril que pasó en un tercio al atentado contra la viuda de Néstor. ¿Algo puede matar al IFE? Seguro lo consigue un club de fútbol, así que busqué a Boca, que para el campeonato multiplicó por cinco el pico del atentado contra Cristina.

¿Habrá algo que pueda matar a Boca, que pueda sobrepasarlo? Si, pero no es River, sino algo más general que el IFE. Se trata de la repartición nacional que lo entregó, la Anses. En abril, misma fecha del pico del IFE, multipicó al pico del atentado por 14. La gente buscó 14 veces más información sobre cómo cobrar un plan que sobre un ataque institucional que podría haber puesto en riesgo la democracia argentina.

Lo que permite la herramienta, además, es ver cuáles son las búsquedas más repetidas para esos términos, poniendo un top 5. Dos de las cinco de Cristina llevaban, además, la palabra “feriado”. Es decir que no parecía haber un gran interés en su vida, sino más bien en el ocio. Del Anses, todo se tradujo en plata: bono, refuerzo de ingresos, IFE, IFE, IFE.

Al tren del kirchnerismo se le está acabando la nafta y no logra que la gente se suba encima. Cada vez hay menos gente dispuesta a defender a la vicepresidenta, como lo muestra con claridad la herramienta de google. Su popularidad sigue cayendo, y en eso el big data no miente (aunque nosotros desde un escritorio no podemos ver más que esas tendencias de búsqueda).

Ojo, que hay gente a la que le va peor: en su pico de popularidad (por el mundial de bridge y por lo de Alemania como una raza superior) Mauricio Macri midió 14 veces menos que el pico de la vicepresidenta. Nunca, en ningún momento de las búsquedas, representó más del 1% de las búsquedas del ente de Seguridad Social.

La gente tiene su cabeza en la plata, nada más. Por eso ni siquiera Lionel Messi le puede ganar al Anses. Esa es la principal preocupación de la gente, que no tiene ganas de que una multimillonaria se victimice con un pelotón de fusilamiento imaginario mientras ellos tienen que ir al kiosko en grupo para no terminar como la chica asesinada en Argüello (a diez cuadras de donde viví hasta hace dos años).

No hay término de política que le gane a algo en las búsquedas. La gente está cansada y elige ver otra cosa, cosas que no la hagan pensar en que tiene que buscar si el Anses le va a regalar plata otra vez más.