Alcaldes UCR tensan por re-re: reunión con Mestre y Negri

El lunes hubo un encuentro del Foro de Intendentes radicales con los dirigentes provinciales y el presidente del bloque de legisladores Juntos UCR. Mientras, los jefes comunales del PJ esperan que Hacemos por Córdoba cumpla la palabra y los reciba esta semana en la Legislatura.

Por Yanina Soria

Lejos de desacelerar, los intendentes y presidentes comunales de todos los colores políticos que buscan destrabar la re reelección para el 2023, movieron nuevas fichas esta semana.

Mientras esperan que el oficialismo cumpla con su palabra y los reciba en la Legislatura en estos días luego de que abrieran diálogo con la primera y segunda minoría parlamentaria (Juntos UCR y Juntos por el Cambio), los alcaldes radicales volvieron a tensar hacia adentro de su partido.

Pues, en un juego de presiones cruzadas, el gobernador Juan Schiaretti hizo saber qué solo aceptará modificar el artículo 7 del Código Electoral Provincial si se construye un consenso legislativo amplio que contenga, por lo menos, a las dos bancadas más grandes de la oposición. Dicho de otro modo

Y en el poroteo preliminar, los votos de Juntos por el Cambio no asoman como un problema, pues desde el bloque que conduce el radical Orlando Arduh dejaron trascender una postura favorable al pedido que los dirigentes del interior elevaron por nota y que ya cuenta con la adhesión de más de 215 jefes de gobiernos locales.

En cambio, distinta es el estado de situación con los nueve legisladores de Juntos UCR quienes, hace un tiempo, adelantaron públicamente su negativa a apoyar un cambio en las reglas de juego electorales. Y es allí, precisamente, hacia donde miran todos hoy.

Es que sin esos votos favorables, se sabe, difícilmente la movida prospere. Esta vez, el bloque transversal de alcaldes del interior se encargó de enfatizar (como un elemento que pueda torcer alguna voluntad) que no se pide la reelección indefinida sino “enmendar el error” de la ley sancionada en el 2016 donde se tomó como primer periodo el 2015-2019 “siendo que es inconstitucional legislar hacia atrás”, dice el texto elevado por los alcaldes.

Lo cierto es que frente a las expectativas que pasan por el comportamiento que podría adoptar la bancada de la UCR, su titular, Juan Jure, consideró que si hay que discutir el tema, debe ser bajo el paraguas partidario y no acotarlo sólo a una decisión de los legisladores. El riocuartense busca coparticipar con los principales referentes provinciales de la UCR Córdoba, la responsabilidad de decidir acompañar o no la demanda de sus intendentes.

Con ese telón de fondo, se concretó una reunión el lunes pasado en la sede del Foro de Intendentes Radicales, en la calle Duarte Quirós de la Capital cordobesa. Allí se encontraron, entre otros, Ariel Grich, presidente del ente e intendente de Monte de los Gauchos, Oscar Saliba de Huinca Renancó y vicepresidente del Foro, también estuvo Jure (fue el único legislador) y asistieron Ramón Mestre y Mario Negro, ambos como dos legisladores cada uno. El diputado y pre candidato a gobernador Rodrigo de Loredo no fue. Todo un dato.

Lo cierto es que, los alcaldes boina blancas volvieron a la carga presionando para obtener un respaldo de sus dirigentes provinciales, algo que no lograron de manera concreta y explícita en esa reunión. Sin embargo, tampoco escucharon un rechazo categórico.

Según se supo, Negri consideró que debe ser el peronismo quien mueva primero, es decir, presentando un proyecto concreto para luego resolver; algo que, por ahora, no existe en la Legislatura.

Sin embargo, para muchos correligionarios alcanzaría con que sus referentes provinciales no salgan a criticar públicamente como ya lo hizo De Loredo cuando dijo que el gobierno Provincial “extorsiona a los intendentes radicales”.

Por su parte, dentro de la bancada de Hacemos por Córdoba también hay quienes apoyan el pedido de sus intendentes, aunque no lo puedan decir por lo alto. La semana pasada, después de reunirse con los representantes de Juntos por el Cambio y Juntos UCR, un grupo reducido de intendentes se reunió con el titular del bloque oficialista, Francisco Fortuna. Los alcaldes se retiraron con el compromiso del parlamentario de recibirlos en estos días.

Vale apuntar que, antes de que el caso de Oscar González sacudiera el tablero político cordobés, el hombre de Traslasierra había iniciado junto a Fortuna algunas conversaciones informales. La realidad es que, pese a la resistencia que se percibe desde el Panal, una porción de los oficialistas, no dan por caído el tema. Todo lo contrario. Consideran atinado hacer lugar al pedido político de una masa de 140 intendentes propios y lo ligan directamente a las necesidades que tendrá el candidato a gobernador Martín Llaryora de contar con el acompañamiento de cada alcalde, por más chico que sea el municipio.

En un escenario de alta complejidad como se presume será el 2023 para el peronismo cordobés, Llaryora no puede prescindir de nadie, reflexionan frente a la advertencia que hicieron los propios presidentes comunales de despegar los comicios de las provinciales si es que el Panal “les suelta la mano”.

Por otro lado, dentro de las propias filas de Hacemos por Córdoba no existe tal convencimiento de que será necesario adelantar los comicios: “¿para qué adelantar cuando nuestro candidato no está totalmente sólido en el interior?”, dicen. De esa manera, explican que no es un hecho que el Ejecutivo vaya a enviar un proyecto para modificar la normativa tal como ocurrió en la previa al 2019. En aquel momento, Unión por Córdoba suspendió el Código Electoral de la provincia que establece que los comicios debían realizarse entre 60 y 180 días antes de la entrega del mando, prevista para el 10 de diciembre. Es decir, no se podrían realizar antes del 16 de junio; efectivamente, las elecciones en Córdoba fueron el 12 de mayo.