Con Cavallo cerca, Melconian ratificó que la Mediterránea tiene un plan

El economista expuso en una reunión donde también estuvo el exministro Domingo Cavallo, quien planteó que es clave una reforma del Estado hecha por profesionales para gastar menos.

Con Domingo Cavallo a pocos metros y después de haber expuesto, Carlos Melconian, presidente del Ieral de la Fundación Mediterránea, ratificó que con 60 economistas están trabajando en un programa para el próximo gobierno y dejó en claro que lo van a “presentar” y están dispuestos a “gestionar”.

Planteó que el equipo -al que se sumarán nombres que todavía “por cuestiones profesionales” no se revelan- está disponible para “un desembarco para reconstruir el Ministerio de Economía como en los ‘90, ocupándonos no solo de la macro, sino de la micro”. Rechazó la idea de un “superministro”.

Tal como dijo en abril de este año también en Córdoba, el plan es “occidental, capitalista, moderno y progresista”, para aplicarlo “requerirá más y no menos institucionalidad” y acuerdos: “Necesitamos enterrar la grieta, no las diferencias que son la sal de la democracia”.

Cavallo expuso antes y señaló que el país requiere de una “muy buena” reforma del Estado para “avanzar en la reducción del gasto y limpiar de impuestos distorsivos” a la economía y proyectó que las tareas a hacerse no van a ser fáciles, incluso serán más complejas que en los ’90, cuando impuso la Convertibilidad.

En las últimas horas, dijo que el escenario cambiario está abierto a una disrupción hace tiempo. “Lo que ocurre es que lo que ha estado en boga hace mucho tiempo la diferencia que hay entre la inflación y lo que se devaluó entre marzo del 21 y junio del 22. Eso es lo que está en la cabeza de todos. El propio Gobierno cuando te da $200 en septiembre o $230 ahora. Está reconociendo esa diferencia”.

En esa línea, se refirió al nuevo dólar soja. “No convalido nada de eso. Yo trato de explicar lo inexplicable”. Y agregó: “Todas esas cuestiones de carácter restrictivo, estoy en contra”.

La inflación está cerca de llegar al 100% en un año y a su criterio, será el piso para los próximos meses hasta junio del 2023. «En el segundo semestre tiene que bajar a tasas de inflación insólitas para cumplir con el acuerdo del FMI».

“Las reformas van a ser más difíciles que en esos años por la deformación de la mente económica de la dirigencia y de quienes estuvieron sometidos a narrativas que reivindican modelos fracasados”, precisó.

“Por mucho tiempo” el Estado no va a poder financiarse con créditos, sostuvo por lo que le aconsejó a Melconian “tener preparada gente para poner al frente de las empresas del Estado para que funcionen sin aportes del Estado o privatizarlas”. La referencia es a que no habrá dinero para subsidios.

 “Las trabas que se están poniendo son la peor manera de actuar. Quién va a invertir o desarrollar proyectos en la Argentina dependiendo de que el Gobierno pueda decidir qué puede comprar. Como se está manejando hoy el comercio exterior, es como marchar a una estatización”, indicó el exministro.

Reiteró que el Banco Central solo debería comprar dólares de exportaciones y vender para importaciones, “todo el resto se debe manejar en un mercado libre”. Aclaró que esa es una solución en la coyuntura pero que cree que no se pone en marcha porque en el gobierno le “tienen miedo a la libertad de los mercados”.

La sede del encuentro fue la Universidad Católica de Córdoba (UCC). Como diferencia clave entre la actualidad y los ‘90, Cavallo apuntó que “lo que estaba pasando en el mundo nos ayudaba a ver lo que teníamos que hacer” en la Argentina. Explicó que “no se puede pensar que los precios de la guerra entre Rusia y Ucrania se van a mantener en el tiempo; lo primero que hay que hacer es generar las condiciones para atraer inversiones. Tampoco ayuda haber perdido el crédito, ser defaulteadores seriales”.

Advirtió que puede haber una “aceleración inflacionaria, que dependerá de las medidas que tome el que esté para no transformarse en una híper” porque el problema de las Leliqs “se resolverá mediante emisión. Las Leliq son una forma de haber diferido la emisión que terminará ocurriendo”. Insistió en que hay inflación “reprimida”.