El SEP, en alerta, exigió trato igualitario con los médicos

Pihen plantó bandera, denunció negociación desleal por parte de la Provincia, exigió trato igualitario para todos sus representados y anunció asambleas. No descartó un reclamo conjunto con la Uepc si los docentes no aprueban la oferta del Gobierno el próximo miércoles.

Por Felipe Osman

El conflicto en Salud sigue abierto. El conjunto de delegados que negocian por los médicos y que fueron elegidos en las asambleas de los hospitales se reunieron ayer con las autoridades de la Provincia. Y aunque no se llevaron una oferta concreta, reconocieron algún grado de avance en las tratativas. Al menos esta vez la ministra de Salud, Gabriela Barbás, fue parte de la comitiva que los recibió.

Sin embargo el problema puede agravarse si la Provincia no consigue sostener el cerco que separa la negociación con los médicos de la paritaria que hace apenas diez días firmó con el Sindicato de Empleados Públicos. En los papeles, el único que puede dar validez a una negociación salarial con los estatales.

José Pihen, secretario general del SEP, se lo recordó ayer a la Provincia. De manera sorpresiva, convocó a una conferencia de prensa frente a la sede del sindicato y junto a sus cuerpos orgánicos. Lo hizo en simultáneo a la reunión de los médicos con los representantes del ministerio de Salud. Denunció que el Gobierno Provincial incurrió en una negociación desleal al encarar con ellos tratativas por fuera, tejiendo en los hechos una paritaria paralela, y avisó, “Si hay un peso para uno, tiene que haber un peso para todos”.

El cacique de los estatales rechazó “el intento de algunos” de excluir al sindicato de la representación colectiva y declaró al SEP en alerta, a la vez que convocó a asambleas informativas a partir de hoy para poner en conocimiento de las bases dichas maniobras.

En los hechos, Pihen plantó bandera al avisarle a la Provincia que el gremio no tolerará que se otorgue a los médicos un incremento mayor que el que recibirán en resto de los empleados públicos, más allá de las diferencias naturales que existen en los distintos agrupamientos. En menos palabras, amenazó con romper la malla de contención que el Gobierno apuesta a generar alrededor de los médicos para negociar con ellos un acuerdo más oneroso.

Poniendo el episodio en contexto, es necesario señalar que los docentes no han cerrado aún su paritaria con el Centro Cívico. La suerte de ese acuerdo se definirá entre hoy y mañana, en las asambleas departamentales y la provincial. 

Aunque el SEP si aceptó la oferta del Centro Cívico, si la negociación con los médicos desequilibra los tantos el gremio podría entrar en conflicto, y no descarta buscar sinergia con los docentes. De hecho, sobre el final de la asamblea/conferencia de prensa de ayer, el secretario adjunto del SEP, Sergio Castro, expresó su solidaridad con “los compañeros docentes”.

Más allá del reclamo de trato igualitario, no deben perderse de vista otras demandas que sostiene en gremio. La principal de todas, acelerar el pase a planta de los contratados que entraron después del 31 de diciembre de 2019 y el pase a contrato de becarios y monotributistas.

Pihen termina su mandato al frente del SEP el año próximo, y cerca de él aseguran que no buscará un nuevo ciclo en la Secretaría General. Su sucesor sería el mencionado Castro. Nada fideliza mejor un voto que el pase a planta. Incluso más que las propias paritarias.