Acalorada visita de Schiaretti al Imperio (reclamo del Hospital)

El gobernador llegó a la capital alterna con la inauguración de obras en el Parque del Bicentenario, la entrega de créditos enfocados en la asistencia social y anuncios para la gestión Llamosas. Sin embargo, su vuelta a Río Cuarto tuvo un condimento extra: trabajadores del Hospital le armaron una manifestación que, aunque pequeña, trastocó el humor de la visita.

Por Gabriel Marclé

Juan Schiaretti y Juan Manuel Llamosas

El gobernador Juan Schiaretti cumplió con el cronograma de visitas mensuales a la capital alterna, una excursión que se sintió diferente a otras por el peso del cronograma pre-electoral y de los últimos acontecimientos que ponen picante al escenario político cordobés. Ayer se llegó hasta el Imperio para inaugurar una obra en cercanías del Centro Cívico de la capital alterna, poniendo en valor lo que es casi una segunda casa para el mandatario provincial. Además, hubo anuncios para la Municipalidad y entrega de créditos con foco en lo social.

Su arribo estuvo marcado no solo por la agenda de la campaña que viene profundizando desde hace tiempo con miras al electoral 2023, sino que también estuvo rodeada de complejidades por la aguda crisis en el Hospital San Antonio de Padua. Es que aquí nació el conflicto que luego se expandió a todo el territorio provincial, poniendo en agenda el debate por el funcionamiento de la salud cordobesa. Y justo cuando el gobernador preparaba su sonrisa para la foto, un grupo de trabajadores en protesta le cambiaron el humor a la jornada.

Unos veinte o treinta emisarios de la gran protesta en el Hospital incomodaron al gobernador y su gente mientras este se disponía a recorrer las obras que inauguró en el Parque del Bicentenario, entre carteles, gritos y cánticos en pedido de la resolución del conflicto. “No recuerdo un noviembre tan caluroso”, reflexionaría minutos después en referencia a las altas temperaturas que llegaron por estos días. Claro que ese calor también se hace sentir desde el caldeado clima entre el Gobierno y los trabajadores de la Salud provincial que una vez más quedó en evidencia.

La recorrida por las obras del Parque que une a las costas del río con la sede local del Gobierno de Córdoba duró poco más de tres minutos, con un corte obligado por la manifestación de los ruidosos trabajadores del Hospital que llenaron de ruido a una actividad planificada para evocar la transformación del gobernador que, como bien recordó, tiene invertidos 5 mil millones de pesos en infraestructura para la ciudad que gobierna Llamosas. Haciendo oídos sordos, el gobernador evitó empeorar el momento y se retiró hacia el móvil que lo transportó hasta aquel lugar para luego refugiarse en el Centro Cívico de la capital alterna, donde continuó con su agenda en la ciudad.

Más adelante, Schiaretti fue acompañado por Juan Manuel Llamosas y demás referentes de Hacemos por Córdoba en la entrega de 16 créditos a tasa cero de 150 mil pesos para emprendedores de la ciudad y de 40 mil pesos, de libre disponibilidad; «para superar baches», dijo Schiaretti. “La mano solidaria del Estado tiene que estar en momentos difíciles como este”, agregó. También presentó el decreto de cesión del inmueble donde se emplazaban los ex tribunales y donde la gestión Llamosas tiene previsto construir un nuevo centro cultural.

Efecto Macri

La última vez que Schiaretti había pisado Río Cuarto fue justo en el día que también declaró a Martín Llaryora como candidato a gobernador en aquel acto que se desarrollo en la capital provincial. En el Imperio, el gobernador juntó a varios intendentes -peronistas y también radicales- para lanzar el plan de Centros Comerciales a Cielo Abierto. Fue en este suelo donde se habló de la cercanía estratégica de Hacemos por Córdoba con dirigentes de Juntos por el Cambio, algo que ha tomado fuerza por estas horas con la reunión entre Llaryora y el ex presidente Mauricio Macri, hecho pergeñado para profundizar divisiones en el frente opositor.

Con este hecho dominando la agenda política provincial por estos días, el gobernador evitó el contacto con la prensa de Río Cuarto y se ahorró dar explicaciones que, por otro lado, si brindan sus emisarios territoriales. “No hace falta que le explique nada. Mire solamente el revuelo que causó en la oposición”, expresaba un dirigente territorial del schiarettismo, presente en el acto que el gobernador encabezó en el Imperio.

En este sentido, cabe destacar que la figura de Llamosas aparece un tanto golpeada por los acontecimientos antes mencionados. Aunque el intendente de Río Cuarto sonríe y sigue para adelante con sus aspiraciones, lo cierto que el detentado cargo de vicegobernador podría estar en riesgo frente a la reaparición de viejas narrativas. Aunque ayer no lo aparentó, Llamosas quedó un tanto incómodo por la aparición de Macri en la estrategia electoral del PJ cordobés y algunos de sus colaboradores ya miran de cerca la teoría del “vice macrista”. A esto se agregó la situación del Hospital que envuelve a Río Cuarto de cierta hostilidad que puede ser dañina para el plan de proyección que encabeza el intendente riocuartense.