UNC: cruces entre Franja Morada y Movimiento Sur por proyectos de salud mental

Las dos agrupaciones pugnan por sus iniciativas en una temática que recrudeció post pandemia y que se agita un año antes de las elecciones estudiantiles.

Por Francisco López Giorcelli

En octubre se llevó a cabo el mes de la salud mental en nuestro país. Precisamente es el 10 de ese mes la fecha elegida para celebrar “El Día Mundial de la Salud Mental” que es ampliamente apoyado y difundido por distintas organizaciones sociales, políticas y estudiantiles. Sobre todo, en las distintas facultades de psicología de nuestro territorio.

Por lo que, la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba no fue la excepción, más aún en un contexto de post pandemia donde salen a luz los distintos problemas en torno a la salud mental. El encierro y transformar nuestros hábitos y espacios para adecuarnos a una nueva forma de vivir fue complejo y difícil, es por eso que se han llevado a cabo distintas políticas de contención y promoción en salud mental.

En esta oportunidad, las organizaciones estudiantiles Movimiento SUR y Franja Morada presentaron, a través de sus Consiliarias estudiantiles del Consejo Superior de la UNC, sus proyectos sobre el cuidado de la salud mental. Y si bien el objetivo de ambos proyectos parece ser el mismo, existen distintos matices que los diferencian y que, aún lejos de las elecciones estudiantiles del 2023, presentan una disputa que se empieza a profundizar entre ambas organizaciones.

Volviendo a los proyectos, Movimiento SUR promueve el suyo bajo el lema ‘La salud mental es un Derecho’ y allí argumentan que “en los últimos años, y luego de las diversas dificultades a las cuales nos enfrentó la pandemia, vemos crecer la preocupación por la situación general de salud mental en nuestra sociedad”, expresó a Alfil la presidenta el Centro de Estudiantes de Psicología Candela González. Ella, junto a Martina Galimberti (Secretaria General de la FUC) proponen en el proyecto: protocolo de intervención en situaciones de crisis o urgencia; gabinete psicológico en cada Facultad; licencias estudiantiles por motivos de Salud Mental en toda la Universidad y, por último, capacitación obligatoria para docente y no docentes en salud mental.

Ambas protagonistas de este proyecto expresaron que es necesario que las unidades académicas que ya iniciaron un camino en esta temática sean reconocidas y fortalecidas y en las que no haya, se institucionalicen.

Por su lado, Franja Morada, a través de Macarena Giuliano, Consiliaria del Consejo Superior y estudiante de la Facultad de Psicología, hizo lo propio con un proyecto que se centra en crear un equipo que pueda centralizar y coordinar todas las políticas sobre Salud Mental. La Red de Políticas en Salud Mental, bajo el lema ‘Tu salud mental importa’, busca gestionar “la atención, prevención y promoción de la salud mental de manera transversal con el área central, las unidades académicas, los colegios preuniversitarios y demás dependencias de esta Universidad” declaró Esteban Coalova (Presidente de la FUC).

En la misma sintonía, Giuliana comentó que para ellos es muy importante que se apruebe este proyecto para poder contar con nuevas políticas que impulsen y aborden el cuidado de la salud mental de todos. El objetivo de la agrupación es poder establecer en la agenda la problemática acuciante que movilizó a redactar este proyecto.

Si bien son agrupaciones con distintas visiones sobre el modelo de universidad y de ver y practicar la política universitaria, hubo coincidencias en una de las mayores motivaciones para redactar ambos proyectos, que fue el proceso de salida de la parte más difícil de la pandemia. Tanto Candela (SUR) y Giuliana (Franja Morada) expresaron su preocupación por la creciente tendencia a más problemas relacionados a la Salud Mental dentro de las unidades académicas, donde se vieron intensificadas las exigencias de manera desmedida, donde hubo que habitar espacios con mucha gente nuevamente, enfrentar exámenes, etc. Otro factor que movilizó a las agrupaciones fue el económico donde muchos/as estudiantes expresaron la imposibilidad de acceder a un/una profesional de la salud mental.

Ambos proyectos fueron ingresados al HCS de la UNC y ambas organizaciones estudiantiles ya se están movilizando para juntar firmas que respalden los proyectos y buscar los votos necesarios dentro del Consejo Superior para que los mismos se aprueben. Cerrando el año y de cara al 2023 ya podemos ver, probablemente, lo que va a ser la disputa entre ambas agrupaciones, tanto en el Consejo Superior como en las distintas facultades donde compiten electoralmente.