Una rara chacarera mexicana

Eruca Sativa ha grabado su versión del tema “Afuera”, el clásico de Caifanes que constituye una muestra eficiente del estrecho vínculo musical entre mexicanos y argentinos: es muy fácil identificar en algunos tramos de esa canción un ritmo característico de nuestra canción nativa.

J.C. Maraddón

Tal como la década del ochenta fue el momento del despegue del rock argentino a escala nacional e internacional, los noventa fueron la década dorada de ese género en México, de donde salieron algunas de las formaciones más populares del panorama rockero latinoamericano. Tan fuerte fue esa irrupción que incluso en nuestro país, donde había una raigambre muy poderosa de los músicos locales, obtuvieron una consagración rotunda nombres como los de Maná, Café Tacvba o Molotov, por citar sólo los más reconocidos de una camada que en su momento llegó a opacar la bien ganada resonancia que tenía el estilo autóctono.

Pero no habría que ver ese cotejo entre los artistas de acá y de allá como una competición, porque en realidad existían numerosos puntos de contacto de un fenómeno con el otro, como que algunos de los pioneros del rock de Argentina se familiarizaron con los éxitos del rocanrol estadounidense gracias a las versiones en castellano del grupo Los teen Tops, oriundo de México. Y en la segunda mitad de los ochenta, cuando los rockeros criollos expandieron su llegada hasta Norteamérica, fue ese el impulso del que sus pares mexicanos tomaron fuerzas para levantar vuelo propio en un breve lapso.

El productor argentino Oscar López, que entre nosotros había trabajado con Charly García, Soda Stéreo y Enanitos Verdes, regenteó desde 1986 el sello mexicano Rock en tu Idioma, subsidiario de la compañía BMG, donde ficharon bandas seminales como Maldita Vecindad, Neón y Caifanes. Con estos últimos también se involucraron Cachorro López y Gustavo Santaolalla en la producción artística, además de que Gustavo Cerati accedió a aportar su guitarra en el tema “La bestia humana”. El puente artístico así tendido iba a ser muy fructífero y las coincidencias sonoras entre unos y otros iban a facilitar el entendimiento mutuo.

En 1994, Caifanes grabó “El nervio del volcán”, su cuarto álbum, que iba a ser el último registro de estudio de esa primera etapa, quizá la más fructífera de su carrera. El tema que abría el disco era “Afuera”, que a poco de ser lanzado como s

ingle demostró que funcionaba muy bien como punta de lanza para abrir mercados. Convertido con el tiempo en el caballito de batalla de Caifanes, “Afuera” es una muestra eficiente del estrecho vínculo musical entre mexicanos y argentinos porque es muy fácil identificar en algunos tramos de esa canción el ritmo característico de la chacarera.

Como un grupo que ha sabido explorar desde el rock ciertas aristas del folklore, no llama entonces la atención que Eruca Sativa haya elegido ese hit de Caifanes para grabar su propia versión, que ha sido subida a plataformas hace escasos días y que formará parte de un disco de covers con el que el trío oriundo de Córdoba celebrará sus 15 años de existencia. Premiada en el país y en el exterior, esta formación constituye hoy uno de los exponentes consolidados de esa tradición rockera del Río de la Plata que lleva más de 50 años de increíble vigencia.

Por supuesto, el abordaje de Eruca Sativa resalta esa conexión que proponía “Afuera” con nuestra canción folklórica, como una forma de reivindicar una especie de visión latinoamericanista que diluye las diferencias para subrayar la herencia en común de naciones que, entre otras cosas, comparten el mismo idioma. En la previa del partido que enfrentará mañana a las selecciones de Argentina y México por el Mundial de Qatar, parece oportuno resaltar este tipo de nexos creativos que se han establecido a lo largo de los años, para que la rivalidad quede estrictamente confinada a los noventa minutos que dure la contienda deportiva.