Llamosas junta cifras para mostrarse competitivo frente a JpC

Desde hace tiempo, el intendente riocuartense es medido como parte de la fórmula que encabeza Martín Llaryora con números que revelarían una ventaja frente a la opción opositora. “Separados, no compiten”, reconocen desde el llamosismo respecto a Luis Juez y Rodrigo de Loredo. Expresan que Llamosas presenta la mejor imagen positiva e intención de voto de la ciudad y también de la región.

Por Gabriel Marclé

Juan Manuel Llamosas

“Para llegar, necesitas un buen colchón de encuestas favorables”, le confesaba a comienzos de este año a Alfil un asesor de Juan Manuel Llamosas. Casi un año después, aquella frase se repite, aunque con un plano de certezas más amplio. Es que cuando el intendente riocuartense recién comenzaba a soñar con integrarse a la fórmula competidora de Hacemos por Córdoba, solo contaba con el aval de los resultados electorales, como intendente reelecto en 2020 y habiendo movilizado los votos que morigeraron la derrota legislativa del PJ en 2021. 

Pero con esto “no es suficiente”, aseguran desde el Palacio de Mójica, razón por la cual Llamosas afrontó todo el 2022 con un ojo en las encuestas que lo fueron posicionando entre el varieté de dirigentes cordobeses que todavía buscan un lugar importante en la renovación de HpC con el fin de la era dominada por Juan Schiaretti. Por más que las consultoras generaron desconfianza en este año de alta incertidumbre, el intendente municipal abrió varios canales de consulta y las cifras, poco a poco, lo fueron favoreciendo. Al menos, lo envalentonaron.

Desde hace algunos meses, el apellido del jefe municipal riocuartense apareció en una serie de titulares periodísticos que afirmaban su posición como uno de los intendentes argentinos con mayor imagen positiva. Claro que, por encima de él, se encontraba el mandatario de la capital cordobesa y actual candidato a gobernador de la alianza oficialista, Martín Llaryora. Pero estas encuestas (las cuales le daban un índice de aprobación de aproximadamente el 60%) le sirvieron para ir sumando puntos dentro de la carrera por el compañero ideal de la fórmula.

En las últimas semanas se fueron sumando elementos que aumentaron la dificultad para Llamosas en las mediciones estimativas que le llegan a su mesa, pero también a la de dirigentes opositores. Es que el intendente ya no era medido por la imagen de su gestión, sino por el potencial electoral de su figura junto a la del candidato Llaryora. No solo eso, sino que se medía contra los números captados por los candidatos del frente opositor, Luis Juez y Rodrigo de Loredo. 

El resultado de ese desafío -cuentan desde el entorno del intendente- fue más que satisfactorio. Aun cuando aclaran a cada paso que las encuestas pueden equivocarse como ocurrió meses atrás en Marcos Juárez, señalan que las cifras obtenidas en el electorado riocuartense avalan la competitividad de Llamosas a la hora de enfrentar a las opciones de Juez y de Loredo.

Las últimas encuestas que llegaron a la mesa del intendente de la capital alterna lo tienen superando los 30 puntos como compañero de fórmula de Llaryora, quien medido en soledad alcanza unos cinco puntos por debajo de su emparejamiento con Llamosas. En frente los tienen a los dos candidatos más fuertes de Juntos por el Cambio que, juntos, suman casi la misma cantidad de votos que Llaryora en soledad, pero no superan una fórmula en la que intervenga el intendente de Río Cuarto. 

La conclusión más grande a la que llegan desde el llamosismo es que el factor determinante de la diferencia a favor de HpC en Río Cuarto es el apellido Llamosas, quien arrastraría consigo la buena imagen obtenida a lo largo del año y un margen de reconocimiento que supera por mucho al de los candidatos que son más resonantes en el ámbito capitalino o los medios nacionales. Con esto, el equipo detrás de la proyección del jefe municipal riocuartense aspira a llevarle certezas a Juan Schiaretti y también a Martín Llaryora, definidores del segundo cargo provincial al que aspira Llamosas.

Pero la lectura del PJ detrás del “operativo ascenso” del riocuartense también apunta a la competitividad de la alianza opositora. “Separados, no compiten con nosotros”, señalan fuentes allegadas a las consultas del llamosismo, concluyendo que el mejor escenario posible -en Río Cuarto, pero también a nivel provincial- sería el de enfrentar una alianza opositora rota como ocurrió en las últimas urnas provinciales. Eso sí, los nombres Juez y de Loredo en conjunto recuerdan al escenario adverso del 2021, algo que pretenden mostrar como argumento favorable a los beneficios de poner Llamosas en la palestra electoral.

Al contrario de lo que plantean quienes describen a Llamosas como una figura limitada solo al radio riocuartense del terreno cordobés, sus asesores esperan ir colectando todavía más cifras que certifiquen lo que presentan con una parte de información y otra de intuición: que el intendente del Imperio es la figura más resonante y mejor valorada tanto en el sur como en parte del interior cordobés. No está de más reiterar que las encuestas que busquen confirmar esa mirada vendrán teñidas de cierto nivel de desconfianza, pero tampoco puede obviarse que -certeras o no- sin ellas Llamosas quizá no estaría en carrera.