La Legislatura comenzó a discutir el futuro de González

Hay varios pedidos de expulsión y de suspensión del peronista de su banca

La Comisión de Asuntos Constitucionales comenzó a tratar ayer el caso Oscar González, que podría concluir con la expulsión del legislador peronista de su banca, como consecuencia del accidente que le costó la vida a una mujer y heridas serias a dos menores.

González está imputado por “homicidio culposo agravado y lesiones culposas agravadas”. El accidente ocurrió el sábado 29 de octubre a la tarde, a la altura del kilómetro 17 de la ruta provincial 34, el Camino de las Altas Cumbres, en cercanías del paraje Niña Paula, donde González chocó de frente con su BMW X1 contra un Renault Sandero en el que viajaban la víctima fatal, su hija de 14 años y una amiga de ésta, de la misma edad.

La comisión legislativa que preside el llaryorista Juan Manuel Cid sesionó ayer por videoconferencia. A pedido del bloque de Juntos UCR comenzó a tratarse la situación de González, y los varios pedidos de sanciones y expulsiones que fueron presentados por las distintas bancadas.

En la Cámara hay solicitudes para que González deba abandonar su banca, iniciadas por los bloques Izquierda Socialista, MST y Coalición Cívica-ARI (acompañado este último por el radical Marcelo Cossar). Juntos UCR pidió una suspensión de un año, y Encuentro Vecinal Córdoba, una de seis meses (el radicalismo podría apoyar finalmente la expulsión). También hay una nota de Orlando Arduh, el presidente de la bancada Juntos por el Cambio, que considera que González debe apartarse de la Legislatura hasta que la Justicia resuelva su situación.

La presencia de los familiares de las víctimas, días atrás, aceleró el tratamiento en la comisión de las “cuestiones de privilegio” que habían sido presentadas.

En la reunión de ayer se resolvió que la comisión avanzará para tratar de llegar a una decisión antes de fin de año. Para ello, la semana que viene recibirá a los legisladores autores de los distintos proyectos, y también a Arduh, aunque solo haya elevado una nota.

El segundo paso será escuchar a los familiares de las mujeres víctimas del accidente por el que se acusa a González.

Luego, iría a la comisión el abogado del legislador peronista, que es el ex radical Miguel Ortiz Pellegrini (ahora en el GEN), y curiosamente el último sobre el que se iniciara un proceso de expulsión cuando ocupara una banca (renunció antes de que se llegara a la medida extrema).

Paralelamente, la comisión le pedirá al Ministerio Público Fiscal que informe del estado de la causa, ya que se levantó el secreto de sumario.

En tanto, la radical Verónica Garade Panetta indicó que debía solicitarse información sobre el origen del carné de conducir de González.

Hasta el momento, González pidió licencia por seis meses y renunció a la presidencia provisoria de la Cámara, cargo este último en el que fue designada Nadia Fernández.

El caso González es una incomodidad para el gobierno peronista, y de allí probablemente el apuro por resolverlo antes de que comience el 2023, el año electoral. El caso desnudó privilegios del poder y exhibe algunos puntos oscuros sobre los que la Justicia deberá echar luz.