Un mundo ingobernable

“The World Is Yours To Take” es la canción que Budweiser ha lanzado con motivo del Mundial de Qatar, usando el tema “Everybody Wants To Rule The World” de Tears For Fears como base, y las voces del estadounidense Lil Baby y del cordobés Paulo Londra, en el remix latino.

J.C. Maraddón

El disco triple “Sandinista!”, publicado por el grupo The Clash en 1980, estaba condenado a ser uno de los álbumes más influyentes de esa flamante década, porque se escuchaba allí una amplísima paleta de sonidos, que iba del punk al funk, del dub al rockabilly y del rap al reggae. Dentro del quiebre que representaba en ese entonces la moda de la new wave, The Clash apostaba por llevar las cosas mucho más allá de una simple tendencia musical y experimentaba con todo lo que andaba dando vueltas, viniera de donde viniera, sin ningún tipo de prejuicios al momento de componer y grabar.

Allí figuraba el tema “Charlie Don´t Surf”, en cuya letra sobresalía una memorable línea que rezaba: “Everybody wants to rule the world” (Todos quieren gobernar el mundo), frase con la que el dúo inglés Tears For Fears iba a denominar en 1985 uno de los más recordados hits de su carrera profesional. La cuestión fue motivo de disputa verbal entre los compositores de cada una de las canciones, Joe Strummer y Roland Orzabal, aunque el segundo jamás aclaró si realmente había tomado ese verso de “Charlie Don’t Surf” o si se trataba de una mera coincidencia.

Más allá de este pleito, “Everybody Wants To Rule The World” se estampó ese año en el número uno del Hot 100 de la revista Billboard, repitiendo la performance que unos meses antes había conseguido “Shout”, el primer single extraído del disco “Songs From The Big Chair”. Ese tema que replicaba el hallazgo verbal de The Clash, se inscribía en un estilo de pop estilizado que iba a posicionar a Tears For Fears como uno de los intérpretes más populares de aquellos años en el panorama internacional, ya que eran capaces de imponer piezas perfectas que, a la vez, sonaban en rotación permanente en la radio.

“Everybody Wants To Rule The World”, como su título lo indica, habla de los peligros de la ambición excesiva y del abuso del poder, que tienen como derivados las guerras y la miseria. Sin embargo, ese mensaje profundo y reflexivo, se desliza sobre una superficie musical tan armoniosa y pegadiza que, podría decirse, provoca un efecto festivo en quien la escucha. Esa misma sensación que despertaba 37 años atrás, perdura en la actualidad cada vez que la canción es reproducida en plataformas de streaming, a través de listas que repasan lo más granado del repertorio ochentoso.

Tal vez de allí la hayan tomado los productores de “The World Is Yours To Take”, el tema que Budweiser ha lanzado con motivo del Mundial de Qatar y que utiliza como base “Everybody Wants To Rule The World”, sobre el que rapea el cantante estadounidense Lil Baby. Curioso que esta marca sea la cerveza oficial de un torneo en el que la venta de esa bebida ha sido prohibida en los estadios, pero se supone que eso no afecta la publicidad global que la empresa tendrá gracias a esta campaña en la que se ha involucrado a aquel clásico de Tears For Fears.

Para la remezcla latina correspondiente a “The World Is Yours To Take”, Budweiser ha decidido sumar un pasaje en que se escucha la voz del cordobés Paulo Londra, lo que permite dimensionar la trascendencia de este artista en el exterior y la necesidad de que Argentina esté presente en la banda sonora de este evento futbolístico. En especial, por la enorme expectativa que desata el desempeño de Lionel Messi al frente de nuestro seleccionado, cuyo debut en el certamen ante el combinado de Arabia Saudita se producirá hoy a las 7 de la mañana en el estadio Lusail.