Que la memoria no se derrame en olvido

Esta semana se estrena en el marco del 2º Festival de Cine Cordobés organizado por el Polo Audiovisual de la Agencia Córdoba Cultura, el documental local “Las brujas del Cordobazo”, dirigido por Andrés Dunayevich. Entrevistamos a Bibiana Fulchieri, cuyo libro “El Cordobazo de las Mujeres” fue la base del film.

Por Gabriel Abalos
gabrielabalos@gmx.com

Bibiana Fulchieri durante el rodaje de «Las brujas del Cordobazo».

Presentado en 2018, el libro de Bibiana Fulchieri El Cordobazo de las mujeres logró mediante una serie de entrevistas visibilizar el papel de las militantes femeninas que tuvieron parte decisiva en el gran movimiento insurreccional cordobés de 1969. Fotógrafa y periodista, la autora ha basado su trabajo en un permanente interés por rescatar memorias históricas, culturales y artísticas de Córdoba, y la concreción de este libro de entrevistas tuvo un efecto persistente en su trabajo, ahora potenciado por esta novedad fílmica de realización local, que retoma a algunas de las protagonistas que dieron su testimonio.
“Haber hecho El Cordobazo de las mujeres tuvo y tiene un significado enorme para mí, diría excepcional, –afirma Fulchieri- ya que escapó a la regla de los trabajos habituales en su magnitud -no en la temática de fondo- y a todos los tantos proyectos de publicación gráfica que sostengo desde los años ’80. El libro nació con la intención primera de producir contenido gráfico, un suplemento especial para la conmemoración del Cincuentenario del Cordobazo, algo que ya había hecho con Las chicas de la bandera, una nota editada a los 50 años del Mayo Francés, dónde tracé un paralelismo a partir de fotografías del suceso, poniendo la mirada y acento en las mujeres protagonistas de esos eventos históricos. Escribí sobre Caroline de Bender una chica protagonista de la foto icono del Mayo Francés en Paris y la foto -a partir de un video – de Nené Peña, una joven dirigente bancaria a quien identifiqué marchando con una bandera argentina el 29 de Mayo de 1969, en pleno Cordobazo. Fue grande la repercusión de esta nota y me quedé muy movilizada, con ganas de seguir esta línea de tomar coyunturas históricas, sociales, políticas, culturales y hacer un aporte desde otro ángulo. Me di cuenta de que todo lo que tenía por delante -encontrar a las protagonistas del Cordobazo, entrevistarlas, investigar– excedía a una nota periodística y me embarqué a producir como para un libro. El proyecto escapó totalmente al cálculo que pretendía y lo superó ampliamente, lo cual sigo agradeciendo a muchos factores, como el apoyo de las mujeres protagonistas, tan generosas al legarme sus memorias, así como el apoyo de cultura y educación de la provincia, sindicatos, agrupaciones feministas, cooperativas, bibliotecas, etc.”
Una vez cumplida la tarea y publicado el libro, se hizo evidente que esta historia no quedaría tranquilamente asentada entre sus páginas:
”Después de publicado el libro, surgieron cantidades de cuestiones, todas muy positivas, como que se convirtiera en material didáctico en escuelas primarias, secundarias, universidad, para abordar la efeméride de los 50 años del Cordobazo. Los espacios de género de sindicatos, cooperativas e instituciones de todo tipo, fueran propaladoras del mensaje del libro, se hicieron eco medios de Capital Federal y repercutió el interés federalizándose el alcance, por lo que llegué a presentarlo más de cuarenta y cinco veces. Me agarró la pandemia presentando este libro en el Archivo Provincial de la Memoria de Chubut. En el ex aeropuerto de Trelew vi escrito en una pared: ‘Si no nos contiene la memoria nos derramará el olvido’. A esto me los grabé en el alma y hoy creo más que nunca que tenemos el compromiso de trabajar como ciudadanos -desde el lugar que nos toque- para mantener encendida la llama de las memorias.”
En medio de todo ese proceso que se puede considerar un crecimiento alentador del compromiso generado por el libro, se dio la posibilidad de convertir la historia en una producción audiovisual. Así relata Bibiana esa nueva etapa, muy próxima al estreno en Córdoba. 
“La película fue un convite que me hizo Andrés Dunayevich desde su productora audiovisual El Camboyano, a partir de haber estado en la presentación de El Cordobazo de las mujeres, junto a cinco protagonistas del libro, en la Feria del Libro de Córdoba en el 2020. Le entusiasmó la idea de transformar el libro en documental fílmico. Se presentó junto a su equipo de trabajo- dónde figura Luciana Dadone como co-editora, Mariana Schneider, Juliana Marcos, y me incorporaron como guionista para presentar el proyecto al llamado a concurso del Polo Audiovisual Córdoba para su financiación, convocatoria que ganamos. Rodamos con muchísima dificultad por los efectos de la pandemia y hoy aquí estamos a punto de estrenar el resultado dentro del Festival de Cine Cordobés. La película, a pesar de los avatares de la cuarentena y los efectos pospandemia, fue una experiencia muy enriquecedora y una vez que el equipo logró convencerme de que no se trataba del libro filmado, sino un producto audiovisual basado en el libro, empezó a fluir el trabajo en colectivo y todos los aportes fueron producto de talentos jóvenes, tanto en la música como en la gráfica, el montaje, etc.”
El filme Las brujas del Cordobazo / Aquellas que no pudieron quemar se estrena este jueves 24 en el Centro Cultural “Leonardo Favio” de Río Cuarto, donde se podrá ver a las 21, así como el sábado 26 a las 19, y el martes 29 a las 21. En Córdoba el documental se verá en el marco del 2º Festival de Cine Cordobés, en salas comerciales: el viernes 25/11 en el Complejo Cinerama y en el Dinosaurio Mall de Alto Verde, a las 20.30. Y en las mismas salas el próximo domingo 27/11 a las 18.30 y el martes 29/11 a las 20.20.
Bibiana Fulchieri se expresa satisfecha por esta flamante producción: “Es tan conmovedor el acto creativo, en lo personal e íntimo y cuando podemos darle curso y materializarlo se vuelve energía que nos impulsa a redoblar apuestas y correr algunos riesgos, ‘abismarnos’ en nosotros mismos para probar y experimentar otros formatos, soportes, intercambios… en fin, expandirnos.”