Mestre busca centralidad en Juntos y anota un candidato a la Capital

El exintendente Ramón Mestre completó la trilogía de actos radicales en cuestión de días: el primero, concretado por Mario y Juan Negri el sábado pasado; luego, el polémico lanzamiento de Rodrigo de Loredo a la carrera provincial; y el miércoles por la noche, fue el turno del antecesor de Martín Llaryora en el Palacio 6 de Julio.

Y fue precisamente a quien cruzó con dureza en el encuentro que se llevó adelante en Argüello Juniors, que además contó con la presencia de Marcos Carasso, Ernesto Martínez y Javier Pretto, presidentes de la UCR, el Frente Cívico y el PRO, respectivamente. Además de otros referentes como fue el caso del intendente de Río Tercero, el hombre de De Loredo, Marcos Ferrer.

Asimismo, entre los ausentes estuvieron, además del líder del bloque Evolución en Diputados, el jefe de la otra bancada radical, Mario Negri; y el senador Luis Juez, todos con agenda cargada en el Congreso anteayer y excusados previamente de acompañar al exintendente. Igual, a pesar de esto, Mestre se buscó centralidad a la hora de pedir que no se repita el escenario de división del 2019, y empujó una fórmula compuesta entre los dos más taquilleros de Juntos, con un ordenamiento que de lo debería definir la interna.

En tanto, sobre la Capital cordobesa, las intenciones del extitular del Palacio 6 de Julio pasan por impulsar la candidatura de su hermano, el exdiputado Diego Mestre. Por lo bajo, en Confluencia comparan los antecedentes del menor de los Mestre y dicen: “fue diputado nacional dos veces, preside el Comité Capital es más que otros que están anotados”. Y, aunque no lo admitan, desde otros núcleos creen que se refieren a Juan Negri, otro de los anotados del partido en la carrera por la intendencia.

Incluso, desafían con encuestas y apuestan a ejercer una presión sobre el propio De Loredo para que después no sea el diputado nacional quien decline sus aspiraciones a la gobernación para bajarse a disputar la intendencia.