Bullrich regresa a Córdoba para disputar bandera federal a Larreta

Después de lanzar sus equipos federales en Rosario, la presidenciable del PRO prepara una gira por el norte provincial en la víspera del arranque del Mundial de Fútbol. Visitar los lugares a los que ningún candidato va, el objetivo que empezó en Funes, Rosario, donde presentó sus equipos técnicos.

Por Yanina Passero

En la víspera del partido la selección argentina de fútbol contra el conjunto de Arabia Saudita, la precandidata a presidenta por el PRO, Patricia Bullrich, regresará a la provincia con una gira corta, que pretende ensalzar su visión federal. 

El lunes 21, Bullrich recorrerá un puñado de pueblos del norte cordobés; “el norte olvidado”, refuerzan el concepto sus campañistas. Es evidente que “la Piba”, como el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y aspirante a la presidencia, Horacio Rodríguez Larreta, necesitan alejarse del arquetipo porteño-centrista que los acompaña en las incursiones más allá de los límites de su “pago chico”.

Los adalides patricistas imaginan una remake de la histórica interna entre Carlos Menem y Antonio Cafiero. El recorte histórico (que prescinde del aporte de Eduardo Duhalde) es para reciclar positivamente una desventaja objetiva en su duelo con Larreta. Como reconociera alguna vez el exgobernador bonaerense, el riojano no tenía estructura, pero tenía popularidad. 

Bullrich entiende que ese reconocimiento y penetración social terminarán doblando el brazo a su retador interno. “Patricia es la fuerza de la calle, tiene épica y su prioridad serán los pueblos que ningún candidato visita”, insisten los románticos incurables que rodean a la jefa amarilla. 

Esta fase del plan en una provincia estratégica para todos los integrantes de Juntos por el Cambio tuvo un antecedente reciente y que muestra la relevancia que le dará Bullrich a sus acciones en el interior. 

Ayer, en Funes, una localidad cercana a Rosario, se desarrolló el “Encuentro Federal de equipos de gobierno”. Con Bullrich como principal oradora, el debate comenzó a las 10 de la mañana con seis paneles generales: macroeconomía; seguridad; producción, trabajo y desregulación; educación; política social; y política exterior.

La jugada de Bullrich es evidente. Le habla al interior desde el interior, en este caso, fuertemente golpeado por el narcotráfico. Por su parte, Larreta seguirá sus pasos con una visita cercana a otras localidades de la provincia de Santa Fe. 

La satisfacción por la convocatoria dominaba los comentarios posteriores. Un millar de dirigentes de todo el país, entre ellos el radical mendocino Alfredo Cornejo, a trabajar en propuestas concretas. 

Por Córdoba, viajaron más de 60 dirigentes “halcones”. Los más reconocidos con su armadora local, la diputada Laura Rodríguez Machado; la senadora Carmen Álvarez Rivero y el titular del núcleo interno PRO Gente, Sebastián García Díaz; y el exconcejal de Mendiolaza, Andrés Díaz Yofre. La comitiva de Río Cuarto fue grande: Roberto Tafani, economista de la Universidad Nacional de Río Cuarto; Sandra Mazoni e Ivana Quadrellis, referentes del Colegio de Ingenieros; y también el presidente de la Sociedad Rural, David Tonelo. Entre los expositores se encontró el referente ruralista Gabriel de Raedemaeker. 

En el cierre de la jornada, Bullrich -junto a Alfredo Cornejo- destacó: “Hoy estamos acá demostrando y demostrándonos que somos capaces de trabajar en equipo. Que no estamos solos. Que tenemos el respaldo intelectual y técnico suficiente, no sólo para aspirar a gobernar el país sino para hacerlo eficientemente”. 

Y prometió: “Estamos aquí para plantar bandera, pero también para agitarla. Vinimos a decirle al país que desde Rosario vamos a empezar una gesta por la libertad contra los vivos, los pícaros y los que viven de la extorsión. Esa Argentina se va a terminar”. 

Por su parte, Cornejo, agregó: “Felicito por la convocatoria federal porque los argentinos necesitamos esa mística de sentirse representado por un gobierno nacionales que escuche a todos. Juntos por el Cambio tiene que comprometerse a tener una narrativa que explique el progreso de una forma práctica y sencilla”.