Almuerzo entre Juez y Decara: respuesta a De Loredo y caza de agenda PJ

El encuentro se produjo el último miércoles. El mensaje a los movimientos del hombre de Evolución y cuál será la temática de HpC que pretenden pescar.

Por Gabriel Silva

El encuentro se produjo este miércoles al mediodía en la Defensoría del Pueblo. Hasta ahí, y de manera sorpresiva para algunos, llegó el senador Luis Juez para almorzar y hablar por casi dos horas con el anfitrión, el Defensor del Pueblo, Mario Decara. Uno de los dirigentes del radicalismo que decidió levantar el perfil de manera abrupta en las últimas semanas e inmiscuirse en casi todos los debates que se dan en el seno de JpC.

Desde el entorno de ambos confirmaron el encuentro a Alfil; aunque prefirieron mantener ciertas reservas. Cerca de Juez, anteanoche reconocieron la reunión y dijeron que el senador “fue a ver a un funcionario público”. “Además de un dirigente del radicalismo al que respeta y de los que cree que serán fundamentales en el 2023”, razonaron en el juecismo. Casi un mensaje para tratar de excusarse, entre el hermetismo y el impacto que reconocen puede llegar a tener que trasciendan detalles del almuerzo que se extendió hasta la siesta del miércoles.

Por su parte, cerca de Decara también sostienen que el encuentro transitó los carriles de la institucionalidad y adelantaron algunos temas que buscarán profundizar en lo inmediato. Agenda que provocará sin dudas el enojo del peronismo cordobés que tomó el reclamo de los subsidios al transporte; el cual ahora aparece en el primer borrador de la relación Juez-Decara.

Por esto, la semana próxima arribará a Córdoba Guillermo Dietrich, el exministro de Transporte de la Nación en tiempos de Cambiemos, y llegará de la mano de Juez para empezar a pisar la agenda del reclamo del transporte al eje que lideran el intendente Martín Llaryora y la senadora Alejandra Vigo.

Antes de ello, este fin de semana habrá un nuevo encuentro Juez y Decara, y volverá a ser local el Defensor del Pueblo, pero en otro escenario. Ya que para mañana se baraja una nueva reunión -probablemente esta con foto- en Villa Giardino y con dirigentes del entorno de los dos. Y así se explica que el único testigo del cónclave de este miércoles fue el dirigente que tiene el juecismo en Punilla, el excandidato a intendente de Villa Carlos Paz, Walter Gispert.

El otro dirigente del Frente Cívico que llegó hasta la puerta del organismo provincial con el líder del espacio fue Daniel Juez, el hermano del senador, aunque no entró al almuerzo.

Ahora bien, más allá de lo institucional, la comida tuvo su momento más interesante cuando se aflojaron tensiones y después de la entrada saludable llegó lo importante: la rosca. Con datos que comparten sobre el escenario opositor a nivel provincial y nacional; y con una preocupación que tiene nombre y apellido: Rodrigo de Loredo. Los movimientos del diputado nacional y hoy rival interno de Juez fueron parte de la charla; y aunque el líder del Frente Cívico diga que entiende y respeta la estrategia del radical, en el fondo la relación está a un paso de la ruptura.

“Todos estos movimientos son pura responsabilidad de De Loredo. Y empieza a quedar demostrado que para Juez hay otras terminales en la UCR que le generan mayor confianza, por lo que yo no descartaría un nuevo sistema de administración política dentro de Juntos”, resumió una persona que conoce detalles del almuerzo entre ambos dirigentes. Mientras que otra fuente dijo que a muchos radicales no les cayó bien el último impacto mediático que buscó De Loredo con el video del águila, lo tildaron de narcisista y fue tomado casi como una provocación.

“Él no puede venir con lo de la edad porque hay mucha gente con experiencia que no se la puede tirar por la ventana”, reflexionó otro radical sobre la pieza de redes y dijo que la reunión entre Juez y Decara sirve también como respuesta a un deseo que, por lo bajo, venían repitiendo Mario Negri, Ramón Mestre y hasta Oscar Aguad: no romper con Rodrigo, pero administrarlo. “Todos están convencidos de querer ganarle al PJ, aunque eso no quiere decir que le van a entregar un cheque en blanco a alguien en Juntos”, razonó un radical.

Por último, y ya en la sobremesa, quedaron algunos temas pendientes. La re-re es un debate cerrado para ambos; y si bien Juez fue crítico, ahora dicen que nunca cuestionó con dureza a Decara como sí lo hicieron algunos radicales. En el entorno del Defensor ratifican que es un tema cerrado y que la intención del hombre es que no se lo vincule más con la discusión.

Ahora, las definiciones en las oficinas de Decara pasan por saber qué hará con su futuro inmediato, si entra o no a jugar en la arena electoral, y si finalmente se aparta de su sillón para que llegue el adjunto Hugo Pozzi. Para todo eso, ya les confió a sus íntimos que hay tiempo y cosas por dilucidar en el tablero como la fecha de las elecciones. En lo inmediato, la tarea será contener dirigentes para que la ola les asegure un buen desembarco en la costa.