Larreta kirchnerizó a los “anti PASO” y objetó la re-re

En Córdoba, el presidenciable del PRO envió un mensaje a los legisladores nacionales del gobernador y cuestionó cualquier cambio de reglas de juego a meses de la campaña electoral. “El kirchnerismo no tiene los votos para eso, es importante que nadie le haga el juego”, insistió.

Por Yanina Passero

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, regresó a la provincia de Córdoba para continuar con su plan de instalación nacional rumbo al electoral 2023. El presidenciable del PRO no se salió del libreto y replicó un patrón que se sostendrá en la seguidilla de visitas que sus armadores prometen en ciudades clave como Villa María o Río Cuarto para los próximos meses. 

Como la agenda de septiembre, el circuito de ayer incluyó la exposición de ideas ante el Círculo Rojo, visitas a ciudades con cronograma electoral definido, como La Falda; cafecitos con dirigentes de Juntos por el Cambio; caminatas con vecinos -Larreta les pidió a sus adalides que quiere “mucha, mucha gente” rodeándolo en cada una de sus paseos por lugares públicos- y contacto con emprendedores.  

Sus definiciones políticas también son las previsibles: ponderó la autonomía de los precandidatos cordobeses y endulzó los oídos aliancistas al vaticinar un triunfo en la provincia y la Capital el año que viene. Sin embargo, en el terreno de las sutilezas asoma una variante que no pasó inadvertida en el arco político local. 

Larreta hizo especialmente énfasis en la posibilidad de que el Congreso de la Nación levante las PASO para este turno y, como se sabe, tiene a las espadas del gobernador Juan Schiaretti azuzando la posibilidad. La senadora Alejandra Vigo y el diputado Carlos Gutiérrez recordaron la posición negativa del peronismo cordobés frente a este instrumento de alto costo y que involucra a los ciudadanos en la suerte de la vida interna de los partidos. 

“Cambiar las reglas de juego a pocos meses de las elecciones, sería hacer trampa. Es como que cambiemos las reglas de fútbol a dos meses del mundial, no se puede, está mal. Espero que nadie sea funcional al kirchnerismo para acompañar una cosa así”, disparó en el corazón de un modelo político local que desde las elecciones legislativas a esta parte ha borrado cualquier punto de conexión con el Frente de Todos y sus líderes políticos. 

“El kirchnerismo no tiene los votos para eso, es importante que nadie le haga el juego”, insistió por si no quedó claro al sector al que apuntaban sus declaraciones. Hasta el momento, los federales del Schiaretti en el recinto recordaron la posición, pero no han anticipado su comportamiento en el caso de que prosperara el proyecto legislativo para eliminar las primarias. Ya circula el del oficialista Luis Di Giacomo, en gateras para no complicar las negociaciones por el Presupuesto. 

La referencia confirma la división de aguas entre Larreta y Schiaretti. El porteño alguna vez intentó tender puentes con el jefe del peronismo cordobés, fantaseando con una fórmula o su incorporación a un futuro gabinete de gobierno; y que el “Gringo” correspondió en su afán de dividir a Juntos en la provincia. Como se comprobó más tarde, esos contactos iniciales no llegaron a un acuerdo y cada actor atiende su propio juego, más allá de la concordia institucional. 

Esta “kirchnerización” puede ser nociva en un electorado de corte opositor al poder central en niveles superiores al 70%. Larreta se sale del libreto porque debe hacerlo: la ausencia de primarias empujaría a JpC a una discusión por las candidaturas sin una malla de contención ya probada exitosamente. El supuesto plan nacional de Schiaretti encontraría otro escenario para encarar las negociaciones. 

La aclaración es oportuna porque despotricó contra los que enviaron un guiño para quitar las PASO, pero no quiso expedirse a fondo sobre otro tema que en Córdoba lleva diez meses de discusión. Ante el requerimiento de este medio de su opinión se limitó a sostener: “No creo en ningún cambio meses antes de las elecciones” y sostuvo que las discusiones pueden darse a futuro. No desconoce que un centenar de intendentes que piden un turno más al frente de sus municipios son de los colores de la alianza. 

El plan de Larreta en Córdoba 

Los alfiles del alcalde del PRO anticiparon que se profundizará su trabajo en la provincia, en un plan radial de construcción. En la práctica, no implica bendiciones a un precandidato en particular, aunque la sintonía con el senador Luis Juez es inocultable. 

Larreta se limitará, por ahora, a hablar de un proyecto, no de nombres. “Estamos trabajando en la elaboración de un plan para la Argentina en general y para Córdoba. Un plan a largo plazo que: lo sostengamos en el tiempo; garantice la estabilidad porque, con estos niveles de inflación no hay país que funcione; garantice mayor inversión a largo plazo, hoy se invierte muy poco y en Argentina no hay crédito; genere trabajo, para eso, hay que actualizar la legislación laboral, para que se promueva el empleo privado”, enumeró al respecto.