Gillismo saca músculo con plenario en Marcos Juárez

Los intendentes y jefes comunales que responden al villamariense convocan a un encuentro peronista para el 13 de octubre. Pisarán territorio schiarettista.

Por Yanina Soria

La decisión del gobernador Juan Schiaretti -como jefe del PJ- de enfocarse en la gestión sin acceder todavía a las demandas de los dirigentes del interior que le están pidiendo más acción política, tendrá una primera réplica la semana próxima. 

El peronismo no schiarettista del departamento Marcos Juárez prepara un plenario en la ciudad cabecera donde espera reunir a intendentes y dirigentes justicialistas enrolados en la figura del villamariense, Martín Gill. Será la primera reacción concreta a lo que consideran “una exagerada quietud política” de Hacemos por Córdoba. 

Ese sector que sigue dentro del oficialismo provincial pero que tomó distancia del schiarettismo le viene reclamando al mandatario abrir una mesa diálogo para discutir el 2023. El candidato del Panal está definido y la postulación a la gobernación de Martín Llaryora, el intendente de la Capital, parece ser caso cerrado. Sin embargo, esos intendentes y jefes comunales ponen en carrera provincial al ex secretario de Obras Públicas de la Nación. 

Si bien todos coinciden en el diagnóstico de que el año que viene el justicialismo necesitará jugar con todos adentro para competirle en las urnas a Juntos por el Cambio, en este momento, cada sector acumula lo que más puede para luego negociar. 

Y Gill, particularmente, es uno de los dirigentes del Frente de Todos que mayor equilibrio viene haciendo con el Centro Cívico, aun cuando los suyos piden salir a jugar más fuerte. El villamariense se negó a romper el bloque alcaldes de Hacemos por Córdoba en la Mesa Provincia- Municipios como sí lo hicieron, por ejemplo, otro grupo de peronistas muchos de los cuales responden políticamente al ex senador Carlos Caserio. 

Sin embargo, frente al nulo diálogo político que existe con el Panal, Gill movió algunas piezas en las últimas semanas que hicieron ruido. Las dos fotos con la diputada Natalia de la Sota y la causa común contra la desperonización del espacio, encendieron una luz de alerta. 

Pero como la intención del gillismo no es dinamitar ningún puente y, a su vez, desde Hacemos por Córdoba tienen en claro que a la candidatura de Llaryora no le sobra nada, se espera para las próximas horas un gesto de trato cordial entre el villamariense y el Palacio 6 de Julio. El intendente de la ciudad del departamento San Martín se reuniría con el secretario de Gobierno municipal, Miguel Siciliano, en el marco de la firma de un acuerdo institucional. 

En el mientras tanto, el grupo de jefes territoriales prepara la movida política para el próximo 13 de octubre en el club Argentino de la ciudad de Marcos Juárez. Pisarán terreno del ministro de Desarrollo Social, Carlos Massei, referente histórico de ese distrito, también uno de los principales apuntados por la derrota del peronismo en las elecciones municipales de septiembre. 

El schiarettismo hace rato perdió terreno en esa zona, pues la mayoría de los alcaldes peronistas del departamento Marcos Juárez y Unión se referencian en Gill. Integran un pelotón de dirigentes muy críticos con la conducción del gobernador Schiaretti y en las últimas semanas, el tema de la re reelección avivó las diferencias. De hecho, se están moviendo junto a sus pares de Río Cuarto para buscar una salida en tándem a lo que hoy consideran un problema medular en sus territorios. 

Con el plenario “El peronismo de Córdoba hacia el 2023”, el gillismo busca movilizar a la dirigencia y fortalecer las bases del sector. Será una demostración de fuerza interna en la que no descartan alguna presencia que pueda llamar la atención del Panal. Mientras tanto, desde el PJ orgánico de Marcos Juárez que responde al schiarettismo, dijeron que no fueron invitados por lo que negaron su participación.