Córdoba: este mes la factura de Epec llegará con segmentación y suba

Ya se aprobó una suba del 10% promedio de la tarifa residencial. Los clientes que no se inscribieron en el registro nacional para mantener el subsidio recibirán un incremento medio del 30% en sus facturas, mientras que los que sí se anoten, enfrentarán alzas de entre 10% y 15%.

Los clientes de la Epec en octubre enfrentarán no solo la segmentación de las tarifas -que se terminó posponiendo por decisión de la Secretaría de Energía de la Nación, presionada por las distribuidoras- sino también un aumento del 10% promedio de la tarifa residencial, aprobada por el Ersep.

De esta manera, los consumidores que no se inscriban en el registro de subsidios habilitado por Nación para completar las declaraciones juradas, recibirán una suba media del 30% en sus facturas, mientras que los que sí se anoten, enfrentarán alzas de entre 10% y 15%.

El viernes por la tarde la Secretaría de Energía emitió la resolución de postergación de la segmentación tarifaria por un mes y, según dicen, por única vez. Los nuevos cuadros tarifarios para los usuarios de ingresos altos (nivel uno de la segmentación) y medios (nivel tres) de electricidad -las dos categorías que sufrirán quita de subsidios y, por lo tanto, deberán pagar más- recién se aplicarán a partir del consumo de mes en curso.

La vía intermedia que se barajó en la Secretaría de Energía es que, por este bimestre, quedara en Nivel 3 el segmento medio. Es decir, que no se les quitara el subsidio para una determinada cantidad de consumo.

El planteo que hacen a Energía las distribuidoras y las cooperativas es que, en promedio, alrededor del 50% de los usuarios perderían los subsidios, volumen que está presionado por la cantidad de usuarios que no se anotaron oportunamente en el registro habilitado. Las empresas que deben facturar entienden que en ese grupo hay usuarios que no están en condiciones de pagar más y que, si no se anotaron, es porque no pudieron o supieron hacerlo.

Hay que recordar que la segmentación tarifaria incluye el criterio de ingresos y el de consumo. El primero fue cuestionado hace tiempo por el sector cooperativo y por varias distribuidoras estatales y privadas del interior, por entender que sería más complejo de aplicar y desconfiar de la efectividad del cruce de datos.

Al criterio de ingresos se agrega el de límite de consumo. La Secretaría de Energía oficializó la quita de subsidios para los hogares de ingresos medios que consuman más de 400 kWh (kilovatios horarios) por mes.

A fines de agosto, según datos oficiales, el Nivel 1 (mayores ingresos y gente que no solicitó su registración) alcanzaba a 269.725 usuarios; el 2 (menores ingresos; provisoriamente se incluirán beneficiarios de la tarifa social), eran 2.880.090 usuarios y el 3 (ingresos medios) sumaba 2.599.550.

Una resolución especificó que el que no pidió el subsidio debía ser tratado como nivel 1, pero como las tarifas no pueden ser retroactivas, y la resolución salió el 26 de septiembre, la decisión del Gobierno fue que se aplique a partir de octubre. Eso no significa que se anule la segmentación, ni la suba de tarifas, insistieron desde el área en Nación.

En el caso del gas, el incremento se aplicará a partir del consumo del 27 de septiembre, pero solo para los usuarios del nivel uno, ya que el Gobierno todavía no publicó el cupo máximo de subsidios que tendrán los hogares de ingresos medios.

El ente que regula el gas (Enargas) todavía no publicó cuánto es el consumo máximo subsidiado para los hogares de ingresos medios. Por ahora, a los usuarios de N2 todavía no se les aplica la tarifa diferencial.

Para los hogares de ingresos altos que perdieron los subsidios, el incremento recién comenzó a estar vigente con el consumo del jueves pasado. “Los usuarios van a encontrar en sus boletas, periodos de consumo antes del 27 septiembre con una tarifa y pos esa fecha, con otra. Por un tiempo, habrá convivencia de cuadros tarifarios”, explicaron en una distribuidora de gas.

La cantidad de hogares que están en N1 también es alta entre los usuarios de gas, donde llega al 41% del total promedio país, según datos del sector. Entre los usuarios de Metrogas, la principal distribuidora, los hogares que están en N1 alcanza el 48%. Sin embargo, la preocupación en gas es menor dentro del Gobierno, ya que a diferencia de la electricidad, el consumo comenzó a bajar a partir de agosto y se mantendrá así hasta el invierno próximo.