Larreta flota sobre interna de JPC y juega en Círculo Rojo local

El presidenciable del PRO llegará a Córdoba el próximo miércoles para participar del simposio de la IUC. Priorizará la transmisión de su plan al establishment, mientras le escapa a las discusiones de la alianza cordobesa. Escala en La Falda, que ya definió fecha electoral.

Por Yanina Passero

Flotar como un corcho sobre la interna de Juntos por el Cambio de Córdoba seguirá siendo la consigna de trabajo del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en su próxima visita a Córdoba prevista para el 5 de octubre, con motivo de su participación en el Coloquio de la Unión Industrial que genera fuerte expectativa por la vidriera de expositores, entre ellos, el gobernador Juan Schiaretti y el intendente Martín Llaryora, la economista Diana Mondino, el diputado radical Facundo Manes y el secretario de Producción de la Nación, José de Mendiguren. 

“Dentro de JpC, todo”, esa es la bandera que seguirá agitando que –hasta ahora- bastó para generar atractivo, junto con el apoyo técnico y económico a los precandidatos cordobeses. Larreta no ha tenido problemas para componer la foto de unidad local en cada una de sus incursiones y seguramente, la del miércoles, no será la excepción. Sin embargo, más temprano que tarde, llegará el momento de dejar de lados las tibiezas porque la dirigencia local exigirá apoyo explícito para decidir el juego en las PASO posteriores a los comicios locales. 

El acercamiento de Larreta al precandidato a gobernador Luis Juez puede entenderse a priori como una estrategia para esmerilar a su rival interna en la pelea por la candidatura presidencial del espacio, Patricia Bullrich. Asimismo, el coqueteo con el radical Rodrigo de Loredo, a quien ponderó simbólicamente en su visita anterior, está sujeto a la evolución de las relaciones con Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti. Es comprensible la especulación del alcalde del PRO. 

Esta mesura se explica por la prioridad que coloca a su proyecto presidencial, sin embargo, los carriles separados se tocarán en algún momento. En especial, por Bullrich que ya ofrece madrinazgo a todo aquel que quiera competir como candidato a jefe comunal en el pueblo más pequeño del interior cordobés. Y, otro dato no menor, la necesidad de Larreta de ampliar sus bases de representación en el peronismo lo coloca en una situación incómoda frente a los socios. Ese carril seguirá siendo explorado por sus adalides en la provincia, con el más bajo perfil que sea posible. 

Este medio reveló una incursión exitosa que se oficializó ayer con una foto que subió a sus redes uno de los armadores de Larreta, Oscar Agost Carreño. El Partido Laborista de Córdoba, comandado por Gustavo Rossi, integrará en adelante el pool de dirigentes que trabajarán con la camiseta “HRL23”. En las elecciones de Marcos Juárez fueron funcionales a JPC al presentar candidato propio bajo el lema “el peronismo auténtico”. 

El larretismo intentará atraer dirigentes de diferentes extracciones de JpC a las filas de Larreta. El legislador Darío Capitani y el exintendente de Jesús María, Gabriel Frizza, son los responsables de tender estos puentes con los referentes departamentales. El lunes pasado, en Mina Clavero, debutaron con estas mesas políticas ampliadas que tienen como misión destacar los atributos de su líder y convencerlos sobre las ventajas de la apuesta. Habrá para los valientes “herramientas” que los fortalezcan en el plano de la construcción nacional del presidenciable del PRO. 

Larreta corresponderá con un mayor involucramiento en las realidades locales y en sus intereses políticos. De hecho, el equipo que organiza su agenda en Córdoba agendó una visita a La Falda antes de la exposición en la IUC. Cabe recordar que su intendente, Javier Dieminger (JpC), firmó el decreto que convoca a elecciones municipales para el 19 de marzo del año próximo.

Con la bandera a cuadros flameando, la oportunidad es buena para ratificar la importancia que dará a los gobiernos locales como lo hizo en Marcos Juárez, donde “bajó” su equipo de expertos para apuntalar la campaña de Sara Majorel y Pedro Dellarossa que, según las encuestas, los situaba como perdedores. 

El Círculo Rojo pasará será otra de sus prioridades en esta nueva recorrida. “La apuesta es que Larreta camine más la provincia y a cerrar filas con el establishment cordobés”, resumía uno de sus armadores. Los simposios empresariales serán el canal para plasmar sus ideas y proyectos para la Argentina que imagina después del recambio institucional del año que viene. 

Allí es donde mostrará el perfil “más duro” que mantiene en reserva en el plano de su armado territorial. Fue el ex ministro de Economía, Hernán Lacunza, potencial responsable de esa cartera si Larreta gana, en que se encargó de anticipa la tónica del plan en la reunión que convocó a más de 150 referentes de Juntos de todo el país, identificados con Larreta o cercanos a su proyecto. En ese escenario, prometió estabilización para lograr el crecimiento con un plan que acelere a fondo y pondere la agroindustria, minería, energía, servicios de conocimiento, turismo y construcción. Gradualismo cero.