Pese al efecto neumáticos, Fiat anuncia mejora en 2023

Las estimaciones las realizaron desde el grupo Stellantis al celebrar las 250.000 unidades fabricadas en Ferreyra desde el lanzamiento del modelo, en 2018. La escasez de neumáticos fue uno de los ejes de las conversaciones. Por el momento, la firma tiene stock para unos diez días.

Martín Zuppi, presidente para la Argentina de Fiat, Jeep y Ram, grupo Stellantis llegó a la planta Ferreyra de Córdoba, donde la compañía celebró las 250.000 unidades fabricadas de Cronos, el modelo que lanzó en 2018 y que es el más vendido del país.  La empresa espera aumentar la producción a 100.000 unidades en 2023, cuando el actual año cerrará en 83.000, el 18% más que en 2021. El 55% de lo que se fabrica en Córdoba se exporta a Brasil.  

Este año la planta de Córdoba abrió un segundo turno que permitió adecuar las líneas de producción a las necesidades de mercado, creando esquemas flexibles e industrialmente ágiles a la vez que se robustece la calidad de los procesos. Esta reorganización de la producción implicó además la adecuación de la logística interna, alineándola a las nuevas metodologías de abastecimiento de materiales que Stellantis está desarrollando a nivel mundial.

Desde su lanzamiento el Cronos ostenta el título de ser el “vehículo con más integración de componentes nacionales”. Casi una de cada dos piezas que forman parte del vehículo, son fabricadas por pymes radicadas en la Argentina. Por este motivo el aumento de producción impactará sumando 10.000 millones de pesos en compras a proveedores locales.

La reunión en Córdoba tuvo como uno de los ejes el conflicto en el sector de la fabricación de neumáticos. “Estamos preocupados por lo que pasa; la cadena de valor completa termina afectada por el conflicto en el sector de los neumáticos. Tenemos para dos o tres semanas de stock; sino se resuelve tendremos que parar”, indicó Zuppi.

El grupo produce 15.000 unidades al mes entre las plantas de Ferreyra y de El Palomar, por lo que su demanda es de 75.000 cubiertas, cifra a la que se agregan las de reposición. La situación en Córdoba se suma a la que ya se vive en otras plantas.

Luego de que Ford anunciara el freno la actividad de su planta de Pacheco, Toyota comienza hoy con un paro de la producción en su centro industrial de Zárate; la suspensión será hasta que se pueda restablecer el abastecimiento. Por supuesto, esas medidas recaen sobre toda la cadena de proveedores.

Las tres plantas que producen cubiertas -Fate, Bridgestone y Pirelli- están paralizadas por un  conflicto laboral que lleva más de cinco meses. El Sindicato Único de Trabajadores del Neumático (Sutna) reclama una mejora en la paritaria.

Alejandro Crespo, líder de Sutna, explicó que seguirán “firmes” después del fracaso de la reunión número 34 en el Ministerio de Trabajo con las empresas. Explicó que los trabajadores del sector cobran $475 la hora en la empresa Pirelli y alrededor de $600 en Fate y Bridgestone. Criticó la oferta del 38% de aumento salarial ofrecido.

El gremio reclama una recomposición salarial del 5% por encima de la inflación anual prevista para 2022 -que el Gobierno ya estima que se ubicará en el 95%- y un aumento de 200% para las horas trabajadas en fines de semana.

En el caso de Stellantis, la compra de neumáticos es a Pirelli, pero Zuppi señaló que la escasez alcanza también a los concesionarios que no tienen unidades para reposición. Volkswagen, que produce en General Pacheco los modelos Amarok y Taos, aseguró que esta semana puede seguir operando. Lo mismo corre para Renault que en su centro industrial de Santa Isabel tiene stock; de allí salen los modelos Logan, Sandero, Stepway, Kangoo y la pickup Alaskan en la línea de montaje compartida con Nissan, marca que también sigue “con atención” el conflicto.

El secretario de Industria, José Ignacio De Mendiguren, se involucró en el tema ya que hay alerta en el Gobierno por el impacto en la actividad que tendría el freno de procesos industriales. “El stock en el mejor caso es para una semana”, señaló.

Calculó el millonario perjuicio en exportaciones que ocasiona la paralización de la producción y expresó su deseo de que mañana prime la “sensatez” en la reunión prevista entre empresarios y gremialistas este miércoles.

“Yo espero que mañana (NR: por hoy) pueda volver a la sensatez y esto se ponga en marcha, porque es un gremio que tiene una muy buena paritaria, hasta tiene contemplado distribución de utilidades, que se ha dado en otras oportunidades”, manifestó De Mendiguren. Lo mismo afirmó más temprano por la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti.