Llamosas prepara su cierre de año ideal proyectando el ascenso

En la Municipalidad anticipan que el destino político del intendente riocuartense quedará en los próximos tres meses y ya iniciaron los preparativos para afrontar cualquier escenario posible. Llamosas se imagina integrando la fórmula competidora de HpC en 2023, pero no pierde la vista de la gestión. El año cierra con más obras, una política de “exabrupto cero” y el “presupuesto perfecto” para el 2023.

Por Gabriel Marclé

Para lo que resta del 2022, Juan Manuel Llamosas focalizará en los puntos fuertes de su gestión para seguir construyendo su camino hacia la proyección provincial.

El fin de año llego casi en un pestañear y el calendario comienza a generar presión en los itinerarios de la dirigencia política, en meses definitorios para las fuerzas que planean competir en las urnas del 2023. Mientras los popes de cada alianza y partido definen las fórmulas competidoras, en Río Cuarto hay un intendente que permanece más que pendiente al resultado de esas charlas. No es ningún secreto que Juan Manuel Llamosas quiere ser vicegobernador de Córdoba, pero antes de eso está la gestión local y la obtención de resultados que le faciliten la llegada a ese destino provincial.

Analizando los tres meses que le quedan al año, el intendente de la capital alterna y su equipo han delineado -aunque no lo hayan socializado- una serie de escenarios posibles, conscientes de que las decisiones de Juan Schiaretti afectarán el plan llamosista de una u otra forma. Dentro de esos destinos posibles, a Alfil le detallaron que el escenario “ideal” para el 2022 obviamente sería aquel que termine con Llamosas en la fórmula competidora de Hacemos por Córdoba. Claro que, para llegar a eso, deberá cumplir con varios objetivos.

A priori, lo más esperado para estos tres meses tiene que ver con un humor social favorable. Como todos los dirigentes del oficialismo, Llamosas también espera que Argentina tenga un buen desempeño en el mundial para que el clima social no se vuelva en contra de la política.

Sin embargo, lo más importante para lo que resta del proyecto 2022 de Llamosas tiene que ver con las obras, carta que más jugó el intendente con el slogan de las transformaciones. Según le adelantaron a Alfil, en los tres meses restantes, se espera inaugurar más de la mitad de los más de 30 frentes de obra activos, además de concretar licitaciones pendientes. Según adelantan desde el Palacio de Mójica, “la idea es cerrar con el ritmo de obra más intenso del año”.

Otro de los elementos que facilitarán el “cierre ideal” tiene que ver con amplificar la llegada a la región de Llamosas. El intendente sigue trabajando para focalizar en su rol de dirigente más allá de los límites de Río Cuarto, un aspecto necesario para quitar dudas respecto a su eventual integración a la fórmula que irá por la gobernación. Se espera que el intendente profundice en esta búsqueda, uno de los aspectos más flacos de su “operativo proyección”.

Los tres meses que le restan al año se centrará también en una política de “exabrupto cero”, denominación que le expresaron a Alfil fuentes cercanas al intendente. ¿Qué implica este plan? Una especie de protocolo de acción que evite cualquier tipo de fricciones internas que acaezcan en “relatos en off que sean dañinos” y una especie de limpieza de “cadáveres en placar” que puedan afectar la imagen del intendente en un momento crucial.

Interrogantes

Si es que se da su nombramiento como integrante de la fórmula competidora de Hacemos por Córdoba, el intendente debería maniobrar entre su rol de gestor municipal y la fuerte campaña. Aunque no parezca, los preparativos ante esa eventualidad ya están en marcha con el diseño del “presupuesto perfecto” para el 2023 que será presentado dentro de unos días en el Concejo Deliberante. Ese proyecto de seguro incluirá más obra pública y equilibrará el enfoque de gestión con la asistencia social.

Más allá de la expectativa, el análisis del llamosismo también considera un escenario alejado del ideal. Es que al intendente riocuartense todavía le quedan muchas dudas y poco tiempo para agotarlas. El lugar que ocupará en el plan de campaña de HpC es un factor de alta incertidumbre, pero también la posibilidad de salir del confort que le otorga ser intendente de la capital alterna con una imagen positiva altísima. ¿A quién dejará a cargo del cuidado del bastión schiarettista? ¿Jugársela por el ascenso provincial es realmente el mejor camino a tomar? 

Ni siquiera sus colaboradores más cercanos se animan a adivinar la resolución de estos enigmas, pero la mayoría de ellos coinciden en que, sin Llamosas, sostener el proyecto político del PJ en Río Cuarto será una tarea muy difícil de cumplir. De llegar al ansiado ascenso, con una victoria de HpC como el “escenario ideal” del 2023, algunos proponen que el riocuartense debería tomarse una licencia… ¡de la actividad provincial! Es decir, permanecer como intendente en la capital alterna hasta que finalice su gestión en 2024, momento en el que su elegido sucesor se encuentre listo para tomar la posta del desafío que él asumió en 2016.