Schiaretti reveló el corazón del Modelo Córdoba: la unidad

Con el lanzamiento de una importante y demandada obra en Río Cuarto, el Gobernador confesó cuál será el centro de su programa político camino al 2023: además de la sociedad con el sector privado, el “corazón” del Modelo Córdoba será “la unidad pese a las diferencias”. Críticas enmascaradas al Gobierno Nacional.

Por Gabriel Marclé

El gobernador Juan Schiaretti, acompañado del intendente Juan Manuel Llamosas, el diputado Carlos Gutiérrez y legisladores cordobeses. Presentó la obra que duplicará la calzada de Ruta nº30, en el ingreso oeste de la ciudad.

Cumpliendo con el casi estricto cronograma de una visita al mes, el Gobernador Juan Schiaretti volvió a Río Cuarto con un ritmo de campaña que crece en intensidad con cada nuevo arribo. En esta oportunidad, el mandatario provincial lanzó ayer un esperado anuncio referido a la situación de Ruta nº30. Sin embargo, el interés de su aparición tuvo más que ver con un discurso que volvió a poner en valor las características del proyecto que encabeza en Córdoba y que también podría ponerse en práctica a nivel nacional.

El paso por la ciudad con el flamante anuncio de obra le brindaron a Schiaretti la oportunidad de amplificar su campaña y terminar de definir el “Modelo Córdoba” con el cual pretende no solo su proyección nacional, sino la continuidad de su legado en Córdoba. Para ello, el Gobernador reveló lo que él ha definido como “el corazón” de su gestión, una manifestación que acaparó la atención del público presente en el Centro Cívico de la capital alterna.

Durante su discurso, el mandatario provincial habló de las obras que se llevan a cabo en toda la provincia producto de la gestión conjunta entre los diferentes estamentos y el sector privado. “Me parece importante destacar esta forma que tenemos los cordobeses de trabajar, la de hablar entre nosotros, de coordinar y decidir acciones en conjunto”, destacó sobre el vínculo con empresarios para la concreción de su plan de gestión.

En referencia a ese trabajo con los privados, Schiaretti reconoció que pueden existir diferencias entre las miradas que tienen los responsables del Gobierno y el sector empresario, cuestión a la que apeló para revelar el centro del “Modelo Córdoba” al que viene haciendo referencia camino al fin de su ciclo como gobernador provincial -o el comienzo de su era como dirigente de impacto nacional.

El corazón

“La unidad es el corazón del modelo de gestión cordobés, hacer hincapié en las cosas que nos unen y no en las que nos hacen diferente. Se puede pensar distinto, pero el éxito de las sociedades depende de su capacidad de trabajar juntos”, lanzó el gobernador, una afirmación que guarda relación con el mensaje “anti-grieta” que esbozan tanto él como sus seguidores, pero que hasta ahora no había sido vociferado como eje central e inequívoco de su plataforma.

La interpretación de lo planteado por Schiaretti concluye que la unidad y el esfuerzo mancomunado con los sectores de pensamiento antagónico definen la clave del éxito de su plan de gobierno. Pero, ¿hay más de un destinatario para ese mensaje? Resulta ingenuo pensar que esta referencia apunte solo al sector privado para hablar de las “diferencias”, más aún cuando la rosca política cordobesa se encuentra en un punto de plena especulación y creciente experimentación.

En vistas de la danza pre-electoral entre Hacemos por Córdoba y los espacios de la oposición, podría pensarse que estas palabras amplificadas desde Río Cuarto continúan avalando la aparición de coincidencias entre el PJ schiarettista y dirigentes de Juntos por el Cambio. La idea de una alternativa que combine al partido gobernante con sus principales rivales sigue siendo motivo de análisis entre los dirigentes cordobeses, pero también una piedra en el zapato del proyecto “cambiemita” que encamina a Luis Juez como candidato a gobernador.

Hacía apenas unos días que Martín Llaryora -principal apuntado a hacerse con la candidatura oficialista en las provinciales del 2023- visitaba el departamento Río Cuarto para hablar de “trabajar en conjunto pese a las diferencias” luego de reunirse con el intendente radical de Vicuña Mackenna, Oscar Casari. El lunes, el cacique de HpC continuó en esa sintonía, dejando en claro que esta parte de la campaña seguirá avanzando en esa vía.

Con esta aparición en la capital alterna, el Gobernador volvió a poner en el centro de su plataforma al combate con la grieta, para apaciguar la atención dañina que se ha posado sobre otros componentes de su gestión (como la seguridad, la salud o la justicia). De hecho, tal cual viene ocurriendo desde la semana pasada, los temas álgidos de las últimas semanas quedaron al margen de su agenda en Río Cuarto.

Críticas enmascaradas

Lo que Schiaretti no pudo evitar fue el componente nacionalizado de su discurso. Más allá que la ponderación del “Modelo Córdoba” ya lo posiciona en la agenda nacional, apuntando a destacar su rol como el “hacedor de milagros” que necesita el país para “salir de la grieta”, sus palabras terminan cayendo en críticas que atacan de forma indirecta al Gobierno Nacional.

“Más allá de que la plata no alcanza, de que la inflación se come los salarios y los ingresos de nuestros pequeños comerciantes; más allá de todas las incertezas que atraviesan a nuestra sociedad argentina, en Córdoba hay certeza”, dijo Schiaretti, reiterando su iniciativa de enmascarar sus críticas a Nación -y también a sus detractores en la oposición- con propuestas seductoras para el votante promedio.

“Aquí no hay pelea, no hay insulto, no existe echarle la culpa a otro de algo que no se puede hacer o está faltando hacer. Aquí hay trabajo en conjunto y la voluntad de que Córdoba no pare”, insistió el Gobernador, como quien no quiere mencionar aquello a lo que hace referencia, pero igualmente termina haciéndolo.