Humedales: schiarettistas se distancian de socialistas (acuerdo con ruralistas)

Hoy se reúne la comisión de Agricultura donde está el cordobesista Carlos Gutiérrez. Hubo con-versaciones de las entidades rurales con la dirigencia schiarettista. La Mesa de Enlace cree que no hay que sancionar ninguna ley y así lo transmitió a los cordobeses.

Por Bettina Marengo

Esta semana será clave para el dictamen de la ley de Humedales en la Cámara de Diputados, y el jueves, cuando se reúnan las comisiones, los legisladores que responden a Juan Schiaretti podrían presentar un text propio si no se consensúa un proyecto único “que garantice la actividad productiva” en las provincias. En tal caso, los cordobesistas quedarían alineados con la posición de los sectores productivos e inmobiliarios de la provincia, que no quieren una ley de Humedales, pero marcarían una diferencia con los socialistas compañeros de Interbloque Federal.

El santafesino Enrique Estevez impulsa uno de los varios textos que se están en consideración. El oficialismo del Frente de Todos banca el proyecto de Leonardo Grosso, del Movimiento Evita, pero necesita acordar porque no llega sin aliados a la media sanción. Los schiarettistas se sienten más cómodos con el proyecto de los correntinos que responden al gobernador Gustavo Valdés, aunque hace unos días apoyaron al socialista para que pida el tratamiento de la Ley, algo que sucedió el jueves pasado pero terminó en cuarto intermedio hasta este jueves 29. Hasta ahí habría llegado el acuerdo. A partir de ahí, los peronistas cordobeses sostienen que es necesario más debate porque lo que el oficialismo quiere dictaminar atropella a la producción.

Hacemos por Córdoba tiene dos representantes en dos de las tres comisiones que abordan el tema: Carlos Gutiérrez en Agricultura e Ignacio García Aresca en Presupuesto. La otra es Recursos Naturales. Esta tarde se reúne Agricultura, que preside el radical Ricardo Buryaile, para escuchar a una docena de invitados vinculados a la producción. Uno de los convocados es el Inta, cuya ausencia en el debate preocupaba a los cordobeses.

El tema humedales fue conversado entre referentes del sector agropecuario provincial, uno de los aliados clave del Panal y parte indisoluble del “modelo Cordoba”, el ministro de Agricultura provincial, Sergio Busso, y Gutiérrez, estos últimos schiarettistas paladar negro. Acordaron que hoy no es necesaria una ley de humedales porque hay herramientas legales que permiten actuar en casos como la quema de pastizales en Rosario, desastre ambiental que motorizó el tratamiento de una iniciativa que lleva una década esperando.  Además, coincidieron en que la normativa en debate puede ser “una nueva ley de Bosques”, en relación a 26.331 que protege los bosques, los clasifica por su nivel de conservación, pone límites al desmonte y toma los intereses de las comunidades indígenas. “Coincidimos con el gobierno de Córdoba en que hay que despolitizar el tema, quitarle el dogma”, deslizan fuentes ruralistas.

A esas objeciones, el sector sojero agrega la idea de que no se puede legislar sobre ambiente urante el gobierno del Frente de Todos, al que consideran favorable a los intereses de las comunidades aborígenes, entre otros cuestionamientos.

Ayer se reunieron varias entidades para conversar del tema: CRA, Sociedad Rural, Coninagro, Afoa, AAPRESID, Aacrea, Consejo Empresarial para el Desarrollo Sostenible, CAEM (Cámara Argentina de Empresas Mineras) entre otras. Uno de los puntos de acuerdo fue iniciar una campaña de lobby con los gobernadores para detener el proyecto Humedales, algo que en Cordoba consideran innecesario porque hay coincidencia con Schiaretti.  “Resaltar la incumbencia de las provincias en la materia” y mostrar que el “impacto de una ley para los arrozales, las economías regionales, la forestal, la ganadería y la minería, entre otras producciones, y su daño social y económico, no está debidamente ponderado”, son dos de los ejes a trabajar con los mandatarios.

Aunque “el humedal” cordobés es el Mar de Ansenuza (Mar Chiquita), los productores del sector rural ponen el ojo sobre todo en la cuenca del río Carcarañá, que pasa por el centro sudeste de la provincia,  atraviesa

el sur de la provincia de Santa Fe y desemboca en el río Paraná. Aseguran que podría convertirse en “zona intocable” para la producción si prospera la ley, aunque en rigor, la perspectiva es que salga una ley de presupuestos mínimos para los humedales, y de demarcación de los mismos, y no la ley proteccionista que reclaman grupos ambientalistas. “Es prácticamente la zona productiva más importante del país”, se alarman en la Mesa de Enlace.