Enroque corto en Río Cuarto

Cambio de bufanda. “Efecto copitos”. Gusto a poco. Usos y costumbres (parte mil).

Por Gabriel Marclé y Julieta Fernández

Cambio de bufanda

El periodista conversaba con un dirigente del peronismo sobre el final de la presentación que el gobernador Juan Schiaretti encabezó en el Centro Cívico de Río Cuarto.

Antonio Rins

Dirigente: Lo veo al gobernador con muchas ganas de hablar sobre unidad, ¿lo notó usted?

Periodista: Cómo no hacerlo, si lo menciona en cada discurso y más de una vez.

D: Yo creo que ese mensaje va dirigido a los que alguna vez lo insultaron y ahora pueden llegar a sumarse a su equipo, más que nada para que él pueda contar con el apoyo suficiente y lo tengan en cuenta a nivel nacional. Pero yo creo que las palabras del gobernador no fueron lo único sugerente sobre esto de unirse pese a las diferencias.

P: ¿A qué se refiere?

D: ¿Acaso no vio alguna presencia extraña o fuera de lugar junto al gobernador? No me la creo si se le pasó por alto.

P: ¿Se refiere al legislador (Benigno Antonio) Rins? No lo vi tan fuera de lugar. Después de todo, ya lo ha hecho en otras oportunidades.

D: Sí, pero antes no estaba tan clarito el objetivo de sentarlo en la misma mesa de Schiaretti. Tener al lado a un dirigente de la oposición, un integrante del bloque Juntos UCR que tan difícil se la pone al gobernador, no me parece nada inocente.

P: Es verdad que el bloque opositor viene tirando piedras grandes por las renuncias de funcionarios.

D: Para estar en sintonía con su bloque, Rins debería estar haciendo otra cosa más que acompañar una firma de convenio. Lo tiene ahí al lado y no lo incomoda. Imagínese cómo deben estar sus compañeros de bancada. Como le digo, no hay que tomar a la ligera que el ex intendente forme parte de estas presentaciones justo cuando algunos están hablando sobre la posibilidad de armar equipo entre el schiarettismo y algunos radicales. Pareciera que Rins confirma que, de darse esa situación, él podría acompañar. Más que un opositor, parecía el futuro jefe de la secretaría anti-grieta (risas).

P: No es la primera vez que se escucha esto, pero tiene razón: ahora genera un poco más de repercusión.

D: Es lógico. ¿Se acuerda que Rins siempre salía a hacer campaña con su bufanda roja? Se ve que ya la colgó. A lo mejor se compra otra de color celeste ahora (risas).

 

“Efecto copitos”

Más sobre la llegada del gobernador Schiaretti a Río Cuarto. Esta vez, con el comentario de un irritado militante del PJ local.

Militante: ¿Me perdí de algo? No llegaba más. Si supiera lo difícil que se me hizo entrar.

Periodista: Recién arranca el discurso del gobernador. ¿Puedo preguntarle por qué se le complicó entrar?

M: Vine en auto y me encontré que dos cuadras antes de llegar al Centro Cívico había controles policiales. Llegué a una de las paradas de conos y casi que me terminan pidiendo todos los datos. Está bien que soy oscurito, pero tampoco para que me vean cara de terrorista.

P: A mí me pidieron credenciales. Me tuvieron parado unos minutos. No me quejo, pero se nota que están más firmes los operativos.

M: Y claro… es el famoso “efecto copitos”. Sabe a lo que me refiero, ¿no? Después del intento de magnicidio contra la vicepresidenta (Cristina Fernández de Kirchner), se nota que todos andan más cuidadosos con lo que pueda ocurrir. Debe ser recomendación de los que manejan la seguridad de Schiaretti, pero evidentemente nada va a ser lo mismo después de la casi tragedia que tuvimos hace ya un mes.

 

Gusto a poco

La periodista consultaba a un informante opositor sobre las disculpas de la concejal Mónica Lannutti tras sus dichos respecto de supuestas amenazas a estudiantes de la UNRC. La edil había expresado en su cuenta de Twitter que pedía disculpas por sus expresiones y señaló que se dieron “en el marco de una declaración de interés legislativo sobre una actividad a realizarse en la Universidad que no comparto desde el punto de vista ideológico”.

Periodista: Bueno, finalmente hubo un pedido de disculpas de parte de la edil Lannutti…

Informante opositor: Pero ese mensaje dejó mucho gusto a poco. No tanto por ser escueto sino porque en ningún momento ratifica o rectifica sus dichos. La UNRC fue muy clara respecto de esto porque lo que había denunciado la concejala era muy grave. De ser cierto o de tener elementos probatorios, la institución podría iniciar el proceso de investigación correspondiente y tomar cartas en el asunto. No es liviano decir que en una Universidad hay estudiantes con “miedo a rendir” por pensar diferente de algunos docentes. Eso es lo que se tiene que entender. No es solo una cuestión de buenos modales.

P: Lo que me llamó la atención de ese pedido de disculpas es que Lannutti mencionó al bloque al que pertenece pero ninguno de ellos compartió esas expresiones o le dio “retweet”.

I O: Y… está claro que nadie puso las manos en el fuego por la concejala en ese sentido pero también es entendible. Fueron expresiones muy desafortunadas y nadie del bloque iba a poner la cara por eso. De hecho, hay concejales que tienen una cercanía fuerte a la UNRC por haber militado muchos años en la Franja Morada y algunos de ellos son una especie de “padrinos” de varios de los cuadros jóvenes que se están formando. Lo que menos deben querer es quedar pegados a las expresiones de Lannutti.

 

Usos y costumbres (parte mil)

La cronista recibía un mensaje de un asesor del Concejo Deliberante, quien le comentaba sobre algunas iniciativas que ya tendrían despacho pero que no habrían pasado por una reunión de comisión previa.

Asesor político: Le tengo un nuevo capítulo de lo que algunos denominan “Usos y Costumbres del Concejo”. Ya vamos por la parte mil (risas).

Periodista: ¿Qué ocurrió esta vez?

A P: Son proyectos que tienen que ver con el personal municipal. Uno implicaría el pase de aproximadamente 100 empleados a planta y otro es el propio organigrama municipal. Parece que pasaron a despacho estos proyectos pero la semana pasada no hubo comisión de Gobierno. Más allá de la gente que no va a las comisiones, como ya se ha dicho de (Pablo) Carrizo, también hay que hablar de cuando ni siquiera convocan a esta instancia. Después uno se entera que salen despachos de proyectos que no fueron discutidos previamente.

P: He escuchado tanto lo de “Usos y Costumbres” que creo que pronto va a salir ese manual y no de manera irónica (risas). Por lo que me está contando, se estaría salteando un paso importante…

A P: Hay que convocar a los miembros de la comisión al menos con un día de anticipación y dar la posibilidad de que se discuta todo. Es claro como el agua. ¿Para qué existen las comisiones?