Polo peronizador Gill-De la Sota profundiza acercamiento

El intendente de Villa María y la diputada nacional compartieron escena por segunda vez en una semana, en otra foto en el interior provincial. “Somos muchos los que queremos estar”, dijo Na-talia de la Sota cuando le preguntaron por la candidatura de Llaryora.

Por Bettina Marengo

“Somos muchos los hombres y mujeres que estamos con ganas y tenemos la capacidad y la fuerza para esta nueva etapa que empieza para Hacemos por Córdoba, el Justicialismo y sus aliados”, dijo la diputada Natalia de la Sota el viernes en Alejo Ledesma, donde volvió a mostrarse con el intendente de Villa María, Martín Gill, hombre del peronismo frentetodista, y evitó apoyar la candidatura a gobernador de Martin Llaryora por Hacemos por Córdoba. “Vamos a apoyar cuando decidamos quién es el candidato”, gambeteó, en una toma de distancia con el Panal, que ya tiene al lord mayor de la Capital como su apuesta para retener el gobierno provincial el año que viene. “Somos muchos los que queremos estar”, reiteró la dirigenta, en un blanqueo de las expectativas que comparte con Gill. Las declaraciones fueron posteriores a un discurso en el cual habló de unidad del peronismo, pero sin mencionar al sanfrancisqueño.

Sin la “excusa” del homenaje al fallecido exgobernador De la Sota, motivo por el cual se reunieron en Villa María la semana anterior, la diputada y el exsecretario de Obras Públicas de la Nación compartieron la inauguración de la obra de ampliación de la Municipalidad de Alejo Ledesma, costeada con fondos nacionales. Actuó como anfitrión el intendente Marcelo Agustin, peronista que hoy es del espacio gillista. Estuvieron varios intendentes y jefes comunales cercanos al villamariense y del PJ provincial.

Cerca de Gill admitieron que la foto con Natalia no es casual, sino que forma parte de una estrategia para marcar las diferencias de criterios con el gobernador Juan Schiaretti, diferencias que quedaron más a la vista con la derrota del PJ frente a Juntos por el Cambio en la ciudad de Marcos Juárez. “Las diferencias con el gobernador son cada vez mayores, con sus decisiones políticas de desperonizar el oficialismo, pero más aún con su mirada añeja de gobierno”, comentó un jefe comunal que participó del encuentro en el departamento Marcos Juárez.

El acercamiento entre el gillismo y De la Sota tiene la atención del Panal, donde se acaba de mover el gabinete político, en parte para refrescar y vigorizar las relaciones con los intendentes y jefes comunales propios y ajenos. Para Hacemos por Córdoba, desde 1998 a la fecha, peronizar es achicar y el éxito del proyecto radica en llevar un candidato peronista y ampliar por debajo con sectores no peronistas. Por eso hoy se piensa más en un vice no PJ para acompañar a Llaryora, aunque también es cierto que el nombre de Alejandra Vigo siempre está a la orden para una fórmula “que tranquiliza a todos”. Todo por definirse, claro.

Por lo demás, Gill promete consolidar su grupo de intendentes (dice que es un centenar pero el oficialismo asegura que cada vez son menos) y abona el mensaje de que está “en un buen momento” de su armado territorial, algo que sostiene con prédica, acercamiento al delasotismo y obras para los municipios bajadas desde la Nación. Tal vez por eso el flamante ministro de Gobierno y Seguridad, Julián López, acelere para esta semana su primera reunión con los presidentes de los bloques de intendentes, con una agenda a definir pero que seguramente incluirá plata, gestión y obras.

Quienes estuvieron. Junto a Gill, De la Sota y Agustín estuvieron en Alejo Ledesma los legisladores departamentales Miguel Majul y Dardo Iturria, y los intendentes Roberto Pacheco de Corral de Bustos, Edgar Bruno de Canals, Jorge Jaime de Benjamín Gould, Agustín González, de Cruz Alta, Natalio Graglia, de Villa Nueva, Martín Guzmán de La Para, Marcelo Luque de General Roca, Kiko Mendez de Cintra y Juan Carlos Bianconi de Capitán B. O’Higgins, entre otros.