Del corazón del larretismo nace campaña negativa para Juez

El armador del presidenciable PRO en Córdoba, Darío Capitani, criticó con dureza la ausencia del senador en la sesión en la que se trató la modificación de la Corte Suprema. Este es el inicio de una acción que incluye pedido de interna y reclama protagonismo amarillo en la disputa provin-cial.

Por Yanina Passero

Transcurría en Buenos Aires el encuentro nacional de dirigentes que miran con expectativa el proyecto presidencial del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez. En esta demostración estructural que se llamó “Preparándonos para gobernar un país federal” hubo encuentros y conversaciones de todo tipo. Incluso, intentos de acercamiento entre conocidos adversarios cordobeses: el precandidato a gobernador de Córdoba, Luis Juez, y el legislador del PRO, Darío Capitani.

El fundador del Frente Cívico intentó recomponer relaciones con el coordinador de la estrategia de Larreta para el 2023. El intercambio entre ambos duró aproximadamente 20 minutos, con testigos que seguían con atención el diálogo que no ocurría desde que Capitani prometió una querella a Juez, en el marco de los fuertes cruces entre aliados durante el debate y aprobación de la ley de juego online. Ninguno se cohibió ante la presencia de Augusto Rodríguez Larreta, hermano y brazo derecho del presidenciable PRO.

Las chipas e intercambio no alumbraron la paz. Capitani sostiene a los suyos que hubo “un antes y un después” de las acusaciones de corrupción vertidas por Juez a los impulsores del proyecto que tenía como beneficiario directo al erario provincial.

Ahora bien, esa guerra fría que inició en diciembre del año pasado irá escalando. Hubo una muestra concreta al filo del cierre de la semana: Capitani le facturó a Juez su ausencia a la sesión en la que el kirchnerismo aprobó la modificación de la Corte Suprema. “El faltazo de Juez fue funcional al kirchnerismo. No se puede decir una cosa y hacer otra. Él era ‘un juez para Cristina’ en la campaña y terminó siendo ‘un Juez útil para Cristina’”, reprochó.

“El país vive momentos definitorios en el que, de mínima, los representantes que el pueblo cordobés eligió deben ponerle el cuerpo, el alma y la cabeza. Juez hizo todo lo contrario: se escondió. Es decir, todo lo contrario, a lo que proclama en su raid de panelista en medios porteños”, remarcó incoherencias.

“Es un disparate haber prometido a toda nuestra provincia ser el defensor y emblema anti-k y en la primera sesión donde se debaten cuestiones medulares como es la reforma de la Corte, se ausenta”, agregó. Y, palabra seguida, destacó que “su responsabilidad es si o si dar los debate en defensa del país y no jugar a las excusas ni escondidas, tampoco cumplió con su obligación de defender la postura que el electorado de Córdoba le confió”.

El referente de Rodríguez Larreta en la provincia, a su vez, definió como “irresponsable” la actitud del senador que “ya dejó de ser concejal para ser diputado; después dejó de ser diputado para ser senador; y ahora quiere ser gobernador. Sin embargo, se la pasa hablando de conciencia cívica y responsabilidad. Por lo que se ve, Juez no quiere estar en la banca para lo que lo eligieron los cordobeses”.

Siguiente escala

El rosario de críticas no quedará allí. En momentos donde el PRO se empodera tras el triunfo en la elección municipal de Marcos Juárez, Capitani lanza la campaña negativa para Juez desde adentro del partido amarillo. “Le va a contar las costillas”, resumían divertidos desde la sede de Olmos y Maipú.

Capitani integra la línea de dirigentes que sostiene que el PRO debe protagonizar el recambio institucional del año que viene, sin ser furgones de cola del propio Juez, incluso de un mimado del PRO nacional como el radical Rodrigo de Loredo.

En consecuencia, el pedido de internas abiertas para definir candidatos será una voz que se escuchará cada vez más alto en el partido de fundado por el expresidente Mauricio Macri hace dos décadas en Capital Federal. La determinación supone echar mano a un candidato PRO entre la lista de anotados que incluye a Gustavo Santos, Laura Rodríguez Machado y Pedro Dellarossa.

En la mesa chica de Larreta conocen a la perfección estos contrapuntos que tensionan entre el pragmatismo político del presidenciable que apoya a todos, pero se muestra cercano a Juez -hasta ahora el que mejor mide- y el deseo de sus referentes.

El 5 de octubre, el alcalde porteño regresará a Córdoba para participar de un encuentro organizado por la Unión Industrial. Sus coordinadores tendrán que redoblar esfuerzos para mantener la concordia entre los miembros de JPC mientras dure su estadía.