Tras posición anti PASO, schiarettismo rechazó ampliación de la Corte

Vigo no dio quórum en la sesión especial del Senado donde se trató el aumento de miembros del máximo tribunal. “Manoseo a la Justicia”, criticó Cordoba Federal. Duro comunicado de UCR por las primarias.

Por Bettina Marengo

El schiarettismo reforzó su posición anti K con el rechazo total a la ampliación de la Corte Suprema de Justicia que se debatió ayer en una sesión especial del Senado en la que no dió quórum ni bajó la cordobesa Alejandra Vigo. Pese a que difícilmente el proyecto llegue a Diputados por los números escuetos del Frente de Todos en ese cuerpo, el bloque Córdoba Federal en la cámara baja adelantó su posición en contra y sostuvo que la iniciativa constituye un “manoseo a la Justicia”. “El oficialismo gasta tiempo en manosear a la Justicia con este intento de modificar la Corte Suprema que tratará el @SenadoArgentina pero que nunca se aprobará en @DiputadosAR”, manifiestaron desde el desde el sector que conduce el riocuartense Carlos Gutierrez. “En cambio, debería hacer foco en encontrar una solución a los problemas urgentes de los argentinos”, agregaron en las redes sociales.

El posicionamiento de los legisladores que responden al gobernador de Córdoba no sorprende porque es política del Panal rechazar toda iniciativa del Frente de Todos, con o sin el sello de Cristina Kirchner, orientada a reformar la Justicia, ya sea aspectos del servicio, la conformación de los cuerpos judiciales, o lo relacionado con el Consejo de la Magistratura, aunque allí el peronismo- llaryorismo mira con buenos ojos la candidatura de Ignacio Segura, presidente del Colegio de Abogados de Córdoba, para integrar ese organismo en el estamento Abogados. Pero el eje Justicia-kirchnerismo es antielectoral por definición para el cordobesismo, y lo rechaza a libro cerrado.

En ese marco, la rápida negativa de Córdoba Federal al proyecto del Frente de Todos de aumentar a al menos 15 los miembros el máximo tribunal de Justicia, se produjo luego de haber quedado el oficialismo provincial “demasiado cerca” de los gobernadores peronistas y de un sector del Frente e Todos en la posición sobre la prescindibilidad de las elecciones PASO. Los mandatarios de la Liga de Gobernadores le pidieron al gobierno nacional que use los fondos dispuestos para las primarias para otros destinos, camuflando el objetivo de evitar la gran encuesta nacional que son las PASO, y desde Hacemos por Córdoba, sin pedir la anulación, se plegaron recordando que “nunca” estuvieron a favor de ese sistema electoral.

No le salió barato al schiarettismo. El radicalismo fustigó duro y pegó al gobierno de Cordoba al kirchnerismo, como lo hace Juntos por el Cambio cada vez que los diputados del PJ provincial acompañan una iniciativa parlamentaria del FdT. Seguramente sucederá si Ignacio García Aresca, integrante de la Comisión de Presupuesto de la camara baja, firma el dictamen de la ley de Humedales la semana que viene, iniciativa que rechaza tanto la oposición como los sectores vinculados a los agronegocios y los desarrollos inmobiliarios. Según la última reunión del Interbloque Federal, los cordobesistas se habrían comprometido a acompañar el dictamen de esta versión suave de ley de Humedales que podría ver la luz en el Congreso.

Con respecto a la posición del Panal en torno a las PASO, la UCR resaltó que  “rechaza en forma categórica el apoyo de los legisladores nacionales del peronismo de Córdoba que responden a Schiaretti a la intención autoritaria del kirchnerismo de eliminar las PASO con el insostenible argumento de que es un «gastadero de plata», cuando es su propio partido que incorporó en el art. 104 inc. 22 las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias para nuestra provincia, institución de la que ahora reniegan”, dice el comunicado que emitió ayer el Comité Provincia, en relación a la ley 9571 del Régimen Electoral y la 9572 Ley de Partidos Políticos. El miércoles, el radical Dante Rossi pidió el tratamiento sobre tablas de su proyecto de Paso provincial, pero Hacemos por Córdoba no habilitó el debate.

La sesión del Senado

La presidenta provisional del Senado, Claudia Ledesma, presidía anoche la sesión especial en la que el oficialismo buscaba aprobar, sin el apoyo de la oposición, el proyecto de ley para ampliar el número de integrantes de la Corte Suprema de Justicia de los actuales cinco miembros a 25. La sesión comenzó a las 14.46 con 37 senadores del oficialismo y aliados presentes en el recinto, mientras que la bancada de Juntos por el Cambio no prestó quórum y bajó al recinto minutos después de que el oficialismo consiguió el número necesario para debatir. En el inicio de la discusión, el jefe del bloque del Frente de Todos (FdT), José Mayans, pidió el retiro de tres pliegos con ascensos de magistrados de la provincia de Santa Cruz para que vuelvan a ser analizados por la comisión de Acuerdos.

Sin la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el senador del FdT por Jujuy, Guillermo Snopek, es el primer orador de parte del bloque oficial que defiende el proyecto para ampliar el número de jueces del máximo tribunal del país.

El proyecto

El proyecto fue solicitado originalmente por un grupo de gobernadores del peronismo pero en las últimas horas surgió la posibilidad de que el oficialismo acepte reducir ese número a 15, a requisitoria de algunos legisladores aliados del Frente de Todos (FdT) que no querían votar la propuesta de los 25 integrantes.

 

La iniciativa original que los senadores prevén debatir consta de solo cuatro artículos y establece que serán 25 los integrantes de la Corte Suprema.

El proyecto establece además que el Senado deberá prestar acuerdo a otros 21 integrantes propuestos por el Poder Ejecutivo, tal como lo establece la Constitución Nacional, respetando la designación de los actuales cuatro miembros: Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Carlos Rosenkrantz. El primer artículo del texto, no obstante, anuncia que en una futura «ley especial» se definirá «el modo de organización y funcionamiento» del Supremo Tribunal.

La idea es que esa «ley especial», cuyo proyecto aún no fue presentado, establezca ciertas pautas como la división en salas, la integración por regiones y demás objetivos, se explicó.

El proyecto original, presentado por los jefes de la bancada del Frente de Todos, José Mayans y Anabel Fernández Sagasti, tuvo algunos cambios, como el de asegurar la paridad de género entre los postulantes a integrar la Corte.

En ese sentido, se buscará el mecanismo por el cual se envíe una cuaterna de candidatos al Poder Ejecutivo (dos hombres y dos mujeres) para que el Presidente de la Nación, haciendo uso de sus facultades constitucionales, eleve los postulantes al Senado.

El proyecto fue dictaminado a fines de junio, luego de que siete gobernadores del oficialismo se hicieron presentes en el Salón Illia del Senado para expresar su apoyo a la medida que ellos, junto con otros nueve mandatarios, le habían presentado al presidente Alberto Fernández a principios de mayo.

Sin embargo, el Frente de Todos no pudo juntar el número necesario de legisladores para aprobar la norma.