Vignetta bajó al Imperio para apagar el fuego en Bomberos

Provincia intervino rápido en el conflicto que escaló en torno al pedido de fondos que encabezaron los Bomberos de Río Cuarto y otras instituciones de la ciudad. El secretario de Gestión de Riesgo Climático de Córdoba intentó apaciguar los ánimos con un importante anuncio “en nombre del gobernador Schiaretti” y prometió la llegada de más fondos, pero el reclamo por la distribución sigue vigente.

Por Gabriel Marclé

Claudio Vignetta, secretario de Gestión de Riesgos Climáticos de Córdoba; y Darío Monetti, presidente de la Sociedad de Bomberos Voluntarios de Río Cuarto.

La semana política en Río Cuarto comenzó con un hecho que aparentaba ser inofensivo, pero que tenía como blanco al Gobierno de Córdoba. La Sociedad de Bomberos Voluntarios de Río Cuarto reanimó un reclamo por la distribución inequitativa de fondos y reunió a otras instituciones de la ciudad (la Sociedad Rural, el Centro Empresario y la Defensoría del Pueblo) para hacerse escuchar por el gobernador Juan Schiaretti.

El humo y las llamas que provenían de Río Cuarto llegaron hasta el Panal, razón por la cual el jefe provincial puso en marcha un plan de contingencia que incluyó anuncios y promesas para bajarle la tensión a un tema que podía escalar hasta generar problemas en el plan político de Hacemos por Córdoba en la región. El enviado para esa tarea fue el secretario de Gestión de Riesgo Climático, Claudio Vignetta, quien llegó como un matafuego al cuartel del Imperio.

En horas del mediodía de ayer, los Bomberos de Río Cuarto -representados por el presidente de la Sociedad, Darío Monetti- mantuvieron una reunión con Vignetta a los fines de transmitirle directamente el reclamo que vienen sosteniendo desde hace tiempo. El funcionario provincial se mostró con la iniciativa de trabajar en la dirección del pedido de los Bomberos. Sin embargo, el elemento clave de ese encuentro fueron los anuncios que Provincia realizó en un evidente intento por desactivar el foco de conflicto generado en la capital alterna.

En este sentido, Vignetta le confirmó a los Bomberos que el Gobierno de Córdoba otorgará un refuerzo de fondos que se ejecutará de manera inmediata. “Se ha incrementado de casi el 50% del subsidio que recibe anualmente, de manera inmediata y que incluirá a todos los cuarteles de la provincia”, dispuso el funcionario, quien explicó que la medida se tomó pensando en el golpe inflacionario que sufrieron los cuarteles durante el 2022. De esta manera, los Bomberos del Imperio recibirá cerca de medio millón de pesos más para afrontar lo que resta del año.

Si bien la noticia fue bien recibida, esta entrega de fondos no se acercaba en lo más mínimo a lo pretendido desde la agrupación bomberil riocuartense. A comienzos de la semana, Darío Monetti había señalado que el cuartel recibe fondos que no se corresponden con las características de la ciudad, aproximadamente 1 millón de pesos que “sirven para cubrir la demanda y el costo de mantenimiento solamente por una semana”.

“El problema no está en que nos otorguen fondos como si fuera un bono paliativo, sino en discutir y modificar profundamente la política de distribución de fondos para que el año que viene y de ahí en adelante no se tengan los problemas que tenemos hoy”, le expresaron los Bomberos de Río Cuarto al funcionario que se hizo presente en la ciudad junto al legislador Leandro Carpintero y demás representantes del Gobierno de Córdoba.

Con esta respuesta, Vignetta entendió que este refuerzo del 50% para el 2022 no alcanzaría para frenar el descontento de la entidad bomberil, por lo que agregó a la mezcla una promesa de alto calibre que, de cumplirse, terminaría firmando la paz con los Bomberos. “Es momento de hablar de la redistribución y la correcta asignación de recursos”, dijo el funcionario, una frase que esperaban escuchar desde hace tiempo en el cuartel riocuartense.

Según el compromiso asumido por Vignetta, se hablará de un escalonamiento para que los cuarteles que mayor cantidad de emergencia y siniestralidad puedan recibir fondos de acuerdo a sus necesidades, medida que podría comenzar a ejecutarse con el presupuesto del año próximo. “No queremos quitarles a los chicos, pero sí darles más a los grandes”, aclaró el secretario respecto a lo que pareció asomar como una de las primeras promesas de campaña de Hacemos por Córdoba en la capital alterna.

Por último, el secretario se defendió de las críticas referidas a la inversión provincial para financiar a los cuarteles. “No hay ninguna provincia que aporte al sistema de Bomberos Voluntarios como lo hace Córdoba”, afirmó, informando sobre el presupuesto de $800 millones que destinan a los Bomberos Voluntarios de Córdoba. Frente a esa respuesta, desde Bomberos le volvieron a marcar el tema de la distribución: “Somos de la capital alterna y recibimos tan solo un millón de esos 800 millones”. Todo indica que el reclamo seguirá vigente hasta que las palabras se vuelvan acciones.