Por la crisis en Seguridad, a Jure y Torres les tocó ceder

Ambos ministros fueron parte de los cambios de gabinete que ejecutó el gobernador Juan Schiaretti para reordenar el área de Seguridad de la Provincia.

Por Yanina Soria

El gobernador Juan Schiaretti apretó finalmente el botón rojo y eyectó de su gabinete a uno de los funcionarios más cuestionados. Alfonso Mosquera dejó ayer el ministerio de Seguridad y con su salida el titular del Centro Cívico ejecutó una serie de cambios con los que pretende encarar el año electoral. 

jefe del peronismo cordobés busca neutralizar las críticas amplificadas por la oposición y ordenar el frente interno de la gestión para iniciar el tramo final de su mandato. 

Bien vale recordar que el gobierno de Hacemos por Córdoba viene de pedirle la renuncia al ministro de Salud, Diego Cardozo, ahora imputado en el escalofriante caso de las muertes de bebés en el hospital Neonatal, y a Nora Bedano de la Agencia Córdoba Cultura, también renunciada en medio de una polémica en el área. 

Lo cierto es que la modificación más importante consumada en el gabinete es la unificación de los ministerios de Seguridad y Gobierno, cartera que conducirá el ahora ex titular de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia, Julián López (ver página 3). 

En su lugar quedará quien era la secretaria de Justicia, Laura Echenique, mientras que el esquema de enroques internos se completa con la creación de otras dos carteras: de Empleo y Formación Profesional que encabezará Facundo Torres; y de Hábitat y Economía Familiar a cargo de Laura Jure. 

Ambos funcionarios fueron “arrastrados” por la movida con epicentro en Seguridad. A Torres y Jure les tocó ceder para resolver una crisis mayor y si bien, a priori, asoman como los “damnificados” políticamente (pues el altagraciense debió dejar uno de los ministerios más políticos mientras que a la capitalina le desdoblaron su catera) desde sus entornos leen otra cosa. 

En ambos casos coincidieron en señalar que los cambios vienen por una necesidad mayor y no como consecuencia de “errores” en sus gestiones. Todo lo contrario, dicen. 

En el caso de Torres, entienden que el gobernador necesitó ubicar en Seguridad y Gobierno a un dirigente con un perfil mucho más técnico como es el de López, mientras valoraron la decisión del mandatario provincial de sostener al hombre del interior al frente de otro ministerio. 

Desde su sector, aclaran además que el ex intendente de Alta Gracia seguirá siendo parte de la mesa política del Panal donde, entre otras cosas, se viene manejando la agenda de recorridos por el interior -en clave de candidato- del intendente Martín Llaryora. Por otro lado, aseguran que la nueva cartera le permitirá además conservar, aunque desde otro vínculo, el rol activo con dirigentes del interior como lo venía haciendo desde Gobierno. 

Al presentar la nueva cartera, el gobernador dijo ayer: “Creo Facundo Torres, por su experiencia, tiene las condiciones para ser quien lleve adelante la gestión de promoción del empleo y la formación profesional”.   

Por su parte, Jure, una de las ministras que goza de la total confianza de Schiaretti, se quedó con la parte más jugosa de la cartera original que conducía: la de los planes de viviendas. 

Precisamente la dirigente de Capital seguirá al frente de los programas de urbanización que serán un fuerte en este año y medio de gestión que le queda a Hacemos por Córdoba y, seguramente, también un eje importante a trabajar en la campaña electoral que se viene. Ayer, el propio Schiaretti se refirió a la nueva área de gobierno al abordar el tema del hábitat y las dificultades de la gente para adquirir la vivienda propia: “por eso es importante que haya un Ministerio de Hábitat que se ocupe de que se cumpla el plan de 10 Mil Viviendas y los 10 mil créditos que ha puesto en marcha la provincia, que se ocupe de la urbanización de las barriadas populares, como también es importante que se cuide el segmento de la economía familiar”, dijo.