UCR ofreció a socios de JpC un Reglamento Electoral

Prevé replicar en las internas el calendario electoral oficial

Por Alejandro Moreno 

La Unión Cívica Radical dio a conocer ayer el borrador de Reglamento Electoral de la alianza Juntos por el Cambio, que ahora sus alfiles políticos y legales tendrán que sentarse a discutir con sus socios, especialmente con macristas, juecistas y lilistas.

El proyecto, aprobado en la reunión del Comité Central, satisface una de las aspiraciones de Rodrigo de Loredo, en el sentido de que regirá para las elecciones provinciales, y las municipales y comunales que coincidan con aquella, mientras que será necesario otro para los comicios que vayan en fecha separada. Es decir, que si el gobernador Juan Schiaretti y el intendente Martín Llaryora convocan a elecciones en la misma fecha, habría una interna de Juntos por el Cambio el mismo día a nivel provincial y en la ciudad de Córdoba, mientras que si las separan, la alianza dividirá las suyas.

Las elecciones internas serán abiertas, es decir que estarán habilitados para votar los afiliados a los partidos socios, más todos aquellos ciudadanos que no están afiliados a otras agrupaciones políticas. Se usará la boleta única.

Las internas se realizarán el cuarto domingo inmediato posterior a la fecha del decreto de convocatoria a elecciones que firme, llegado el momento, el gobernador Schiaretti.

Para poder participar de la interna provincial, las listas tendrán que presentar al menos dieciocho de los veintiséis candidatos a legisladores departamentales, y a su vez, para ello, tendrán que presentar el treinta por ciento, o más de los candidatos municipales y comunales.

Para ingresar al reparto de candidaturas, las listas deben superar el 25 por ciento del total de votos válidos positivos, siendo ese el umbral.

Un detalle particular es que se establece la contratación de una encuesta, o de una batería de ellas, para medir a los aspirantes a la candidatura a gobernador. La medición no tendría carácter vinculante, por lo que parece obedecer a la idea de que si Rodrigo de Loredo o Luis Juez superan categóricamente al otro, el desfavorecido no compita; una suerte de pacto de caballeros que muchas veces es difícil de concretar.

Una de las cláusulas señala que deben fijarse porcentajes para la distribución de los fondos públicos de financiamiento y de los espacios publicitarios para las campañas electorales, aunque los números serán colocados en la negociación de los partidos aliados.

También se establece que los partidos podrán colocar hasta un 20 % de candidatos no afiliados en las listas de legisladores por distrito único, concejales y tribunos de cuentas.

La definición de los integrantes de Juntos por el Cambio alcanza a la Unión Cívica Radical, PRO, Frente Cívico, Coalición Cívica-ARI, Primero la Gente y Partido Liberal Republicano, aunque el proyecto deja la puerta abierta para la incorporación de nuevos socios.

Además, para evitar traiciones y fugas de votos, se establece que los partidos socios no podrán presentar candidatos por fuera de la alianza ni siquiera para las elecciones municipales.

Y, también, que los partidos acuerdan que el financiamiento de las elecciones internas será cubierto proporcionalmente por las listas oficializadas o a oficializarse.