N. De la Sota-Gill: foto contra la lógica de la desperonización

La diputada de Hacemos por Córdoba y el intendente del Frente de Todos compartieron un acto homenaje al fallecido ex gobernador. “De la Sota no se avergonzaba de ser peronista”, dijo el villamariense.

Por Yanina Soria 

Entre las cuestiones políticas del fin de semana, hubo una foto que sobresalió: la de la diputada Natalia de la Sota con el intendente Martín Gill, el sábado en Villa María. 

El marco del encuentro fue institucional; un acto homenaje al ex gobernador José Manuel de la Sota en una obra de la ciudad que llevará su nombre. Sin embargo, la imagen de ambos dirigentes del peronismo cordobés con aspiraciones provinciales tuvo una clara connotación política. Pues la diputada pertenece a Hacemos por Córdoba mientras que el ex funcionario nacional se mueve en las aguas del Frente de Todos, dos espacios que, a los ojos del gobernador Juan Schiaretti, no tienen nada que ver por más ADN PJ que compartan. 

“Mientras estén con el kirchnerismo, no están con Hacemos por Córdoba”, supo sintetizar el pensamiento del gobernador, la senadora de Córdoba Federal, Alejandra Vigo. 

Sin embargo, en las vísperas del año electoral la posición inamovible del schiarettismo, ya no parece ser tan compartida por todos. El escenario del 2023 plantea desafíos extraordinarios para el peronismo cordobés que necesitará de un esfuerzo supremo para que el intendente de Capital, Martín Llaryora, se convierta en el próximo gobernador. 

Y en ese sentido, parte de la dirigencia oficialista cree que no sobra nada como para prescindir de un sector político con volumen de voto propio (sea cual sea) que, en una elección reñida, podría hacer la diferencia. 

Y aunque el fenómeno Marcos Juárez lejos esté de poder anticipar algún resultado provincial, Hacemos por Córdoba tomó nota de lo sucedido; pues allí el schiarettismo echó a rodar un experimento político basado fundamentalmente en la desperonización al extremo de su oferta electoral y en la alquimia con dirigentes marginados de Juntos por el Cambio. Un plan que de haber funcionado localmente, sería un insumo importante a considerar para la estrategia electoral provincial. 

Precisamente, algo de eso es lo que el sábado se infirió como crítica del discurso de Gill y la presencia de De la Sota en Villa María. 

«De la Sota inició un proceso de peronismo moderno, actualizado. No avergonzado de ser peronista. Tuvo siempre la capacidad de encontrar la unidad en la diversidad. Cuanta falta nos hace el pensamiento de José Manuel de la Sota en nuestra Patria y en nuestra provincia”, lanzó el intendente anfitrión quien le viene demandando públicamente al peronismo del gobernador una apertura al diálogo político. La realidad es que el contacto entre el Panal y el villamariense está reducido desde hace tiempo solo a cuestiones de gestión. 

Lo cierto es que además de la cuestión generacional, Gill y De la Sota comparten otro concepto político que particularmente hoy los acerca mucho: la idea de que el peronismo debe seguir siendo la columna vertebral de la coalición provincial. Respetar la identidad PJ y no “renegar de ella”, coincidieron en señalar en una charla que mantuvieron posterior al acto homenaje. 

En este momento, esa reflexión suena como respuesta directa a la lógica que parecen abonar desde el Centro Cívico cuando consideran que desperonizar el espacio abriéndolo, sobre todo, hacia dirigentes de Juntos por el Cambio puede ser una opción redituable electoralmente para el ´23. 

“De la Sota nunca renegó de ser peronista, todo lo contrario. Abrió el espacio, pero respetando siempre al justicialismo y sin buscar adversarios dentro del peronismo”, señalaron desde el entorno de la diputada nacional. 

Así como se mostró con Gill, la hija del tres veces gobernador de Córdoba podría sumar nuevas fotos con dirigentes del peronismo que actualmente están fuera del radar del schiarettismo. Pues, la parlamentaria de Córdoba Federal se ofrece como nexo para alcanzar el año próxima la tan aclamada unidad del peronismo cordobés. Un objetivo que no parece ser prioritario para Schiaretti quien radicaliza toda vez puede su posición anti K. Por eso, la foto con Gill llamó la atención en el Centro Cívico; desde el sector de la diputada responden que Natalia De la Sota sigue moviéndose con autonomía dentro de Hacemos por Córdoba.