Ofrecerán $25 mil a UTA para desarticular el paro de transporte

La propuesta ya circulaba ayer de manera informal entre empresarios y referentes del gremio de los choferes. Desembolsarían $10 mil pesos en septiembre; y otros $15 mil en octubre. Sería a cuenta de paritarias para ganar oxígeno en la negociación.

Por Yanina Passero

El sistema de transporte urbano del interior del país atraviesa los desafíos de la reconfiguración de la pospandemia, los azotes de la crisis económica y los defectos estructurales de vieja data. Al pulso de la paritaria salarial estos elementos se conjugan con un reclamo histórico que entonan los municipios más importantes del interior del país: la inequidad en la distribución de subsidios con respecto al área metropolitana de Buenos Aires. 

El próximo martes, vence la conciliación obligatoria y el secretario general de la UTA nacional, Roberto Fernández, le imprime tensión a la discusión salarial con la amenaza de un paro para todo el país. Ayer por la tarde, en conversaciones todavía informales entre el sindicato y la FATAP, se deslizó una contrapropuesta para ganar oxígeno en la pulseada paritaria. 

La oferta -que se formalizará hoy en la mesa de discusión programada- implica un desembolso de $10 mil el 15 de septiembre; y otra suma de $15 mil, también a mediados de octubre.  

El cacique de los choferes reclamaba el pago de un bono de $25 mil a pagar en agosto, para determinar después el cuadro salarial del siguiente trimestre. A la fecha, los trabajadores del sector ya acumulan un incremento del 40%, alejado ya de las previsiones inflacionarias que marcaron aquella discusión. 

En paralelo, continúan las gestiones de intendentes de importantes ciudades del interior para federalizar la distribución de los subsidios, necesaria para mantener la prestación que en promedio recuperó el corte de boleto de la prepandemia en un 80%, según informes de las secretarías de Transporte de Córdoba, Rosario o Mendoza. 

Según proyecciones de los departamentos de estudios económicos de ciudades como Córdoba, Rosario y Santa Fe, el boleto debería costar entre 130 y 140 pesos, sin considerar los aumentos salariales que se negociarán en paritarias hasta fin de año y el de otros insumos fundamentales como el combustible.

Pedido a la cartera nacional 

Es por eso que el pasado martes, el municipio, junto a seis ciudades del interior, solicitó una reunión “urgente” al ministro de Transporte de la Nación, Alexis Guerrera.  El secretario de Transporte, Marcelo Rodio, participó de una videoconferencia con sus pares de Rosario, Santa Fe, Mendoza, San Luis, La Rioja, Jujuy a los fines de encontrar una solución integral a la situación del transporte del interior, sensiblemente afectado en la distribución de subsidios nacionales.  

Los funcionarios le enviaron una nota al secretario de Transporte de Nación, Alexis Guerrera, donde se le recordó al funcionario nacional que el subsidio enviado por el Gobierno central entre enero a agosto de 2022 se incrementó sólo un 20%, de 3.200 millones a 3.850 millones de pesos para todo el interior del país.

Ese porcentaje, expresaron los funcionarios, está muy por debajo de las paritarias de UTA de 2022.  “Nos dejaría en una situación acuciante para sostener el sistema actual”, coincidieron. 

Asimismo, la carta expresa la preocupación de las ciudades ya que el principal insumo para la operación del servicio de transporte público, que es el combustible, sufre escasez, y cuando se consigue, el precio mayorista es más caro que el de surtidor. Además, tuvo un incremento de enero a agosto de 122% (gasoil premium de 107 a 238 pesos).

 

A lo expresado se suma la dificultad de conseguir repuestos importados, con especial problema en la renovación de cubiertas, más en provincias con climas tórridos y ante la cercanía del verano.

“Por todo esto, la situación del transporte público de pasajeros en el interior del país se torna insostenible”, expresa la carta.