CC-ARI, contra el “régimen del PJ”

Los lilistas acusaron al peronismo del empobrecimiento de la clase media

La Coalición Cívica-ARI concluyó ayer en Alta Gracia el capítulo cordobés de la Caravana Cívica, con fuertes críticas al peronismo que gobierna la Nación y la provincia.

“Demostramos que la Coalición Cívica no es un museo de la lucha contra la corrupción del pasado, sino una fuerza presente y comprometida más que nunca con la realidad de la clase media, empobrecida por el régimen del PJ tanto provincial como nacional”, dijo Gregorio Hernández Maqueda, el presidente del partido en Córdoba.

Por su parte, el titular del partido a nivel nacional, y además diputado, Maximiliano Ferrari, sostuvo que “con lo trabajado en este encuentro vamos a robustecer nuestro trabajo en el acuerdo programático de Juntos por el Cambio”.

De la actividad formativa –cuyo eje temático fue Justicia y Reforma Política- desplegada por la CC-ARI participaron unos 200 dirigentes de varias provincias, quienes se despidieron de Alta Gracia ayer al mediodía con una visita a la Estancia Jesuítica.

Entre los dirigentes más destacados, participaron Maximiliano Ferraro, Gregorio Hernández Maqueda, Mariana Stilman, Marcela Campagnoli, Mónica Frade, Juan Manuel López y Rubén Manzi.

También estuvieron los extrapartidarios Aurelio García Elorrio y Juan Pablo Quinteros, del Encuentro Vecinal Córdoba, y Antonio María Hernández, de la Unión Cívica Radical.

Ferraro también fue entrevistado en Alfil TV, donde cuestionó a la vicepresidente Cristina Kirchner. “El juego de la vicepresidenta pone en peligro la paz social, y por eso para la Coalición Cívica, y para todo Juntos por el Cambio, lo central es correrse y no ser funcional a ningún tipo de provocación”, dijo.

Para el dirigente de la CC-ARI, “hay que resistir de manera pacífica, tenemos que abrazarnos a la no violencia, tenemos que saber que la verdad y las pruebas son inapelables, y eso quedó demostrado con el alegato contundente del fiscal (Diego) Luciani”. “Por eso la desesperación de la vicepresidenta y de todo el kirchnerismo”, agregó.

Ferraro recordó que “la Coalición Cívica, Lilita (por Carrió), junto a Paula Olivetto y Mariana Zuvic, empezamos a investigar en 2004, denunciábamos por asociación ilícita en el 2008, y en ese momento se nos trataba de inoportunos”.

Por otro lado, señaló que “construir un Juntos por el Cambio mejor implica poder discutir cuestiones que hacen a la transparencia, la decencia, y la austeridad en el manejo de cada uno de nosotros, porque hoy millones de argentinos no la están pasando bien”.

Ferraro llamó a “dar el debate de cómo configurar Juntos por el Cambio, fortaleciendo la centralidad fundante de este espacio, que es el radicalismo, la Coalición Cívica y el PRO, y luego la incorporación del peronismo republicano con (Miguel) Pichetto”. También “de qué manera trabajamos esa centralidad para lograr cuestiones centrales como la confianza entre nosotros mismos y de cara la sociedad, la consistencia, la decencia y la integridad para el acuerdo programático”.

“Juntos por el Cambio se tiene que fortalecer para romper con la lógica de cierto sistema que muchas veces pretende instalar que la gobernabilidad se le debe alquilar al PJ”, continuó.

Ferraro avaló la decisión de la CC-ARI cordobesa de abrirse de Juntos por el Cambio en Marcos Juárez, donde se elegirá intendente el 11 de septiembre, aunque no quiso abrir opinión sobre la cuestión de fondo.

En relación a la alianza provincial, expresó que “Juntos por el Cambio tiene que poder trabajar en reglas de juego claras, que no sean proscriptivas, y con las que el valor de la palabra realmente tenga un lugar prioritario en la relación de los dirigentes y las fuerzas políticas”.

“Hay un fin de ciclo, el de (Juan) Schiaretti, y Juntos por el Cambio tiene una oportunidad que no la puede desperdiciar”, alertó.