Schiaretti suma apoyo empresarial con el desafío de hacer volumen

El CEO de Syngenta, empresa china líder en agronegocios, ponderó al gobernador y al “modelo Córdoba”. Qué dicen cerca del mandatario sobre “el problema de las PASO”.

Por Bettina Marengo

Mientras deja trascender que en septiembre hará anuncios sobre su armado nacional y se reúne con dirigentes que considera potables para una construcción política por fuera de las dos grandes coaliciones nacionales, el gobernador Juan Schiaretti recibió el apoyo de un empresario de los agronegocios considerado cercano al gobierno nacional, el director general de Syngenta, Antonio Aracre, quien dijo que “ojalá” el cordobés “tenga las ganas, la energía y la fuerza para involucrarse a nivel nacional y construir un liderazgo que pueda aplicar al país”, de cara al 2023. No es el primer empresario que ve con buenos ojos la eventual proyección nacional Schiaretti, pero sí el más explícito fuera de Córdoba. Aunque reparten filiación con Juntos por el Cambio, las entidades rurales de la provincia son aliadas del jefe del Panal, que también suma adhesiones entre la conducción de la Fundación Mediterránea.

“La provincia de Córdoba, el modelo de Schiaretti, son modelos de disciplina, desarrollo, conducción, liderazgo, con una cantidad de gente que está motivada e identificada tras ese modelo”, se explayó en diálogo con radio Nacional Córdoba el CEO regional de la multinacional de origen chino, quien la semana pasada estuvo en Córdoba invitado a un evento de la acopiadora y comercializadora de granos Morel Vulliez, de Monte Maíz. Aunque sostuvo que queda tiempo por recorrer hasta que se definan las propuestas electorales del año que viene, Aracre aseguró que contaría con su apoyo una propuesta de corte “productivista y desarrollista”. “Todo lo que tenga que ver con construir consensos que en la Argentina es necesario construir, con una mirada de país a largo plazo, con un modelo productivista y desarrollista, cuenta con mi apoyo”, manifestó en la nota.

Las palabras del empresario que bancó a full a Martín Guzmán y luego saludó la asunción de Sergio Massa como jefe del Ministerio de Economía tuvieron que sonar bien en los oídos de la mesa chica del gobernador, donde saben que los hombres de negocios se acercan solos cuando hay una construcción de poder en marcha. Tal cual lo deslizó una fuente muy enterada de los pasos que hace Schiaretti por estos días y de los límites que enfrenta si no logra sumar gobernadores y dirigentes peronistas y no peronistas con volumen propio en los distritos.

El foco del jefe del Panal está puesto en acumular desde el peronismo no K y del radicalismo que no se siente contenido en Juntos por el Cambio para ofrecer algo por fuera de dos alternativas que considera fracasaron. Pero sin volumen, ven muy problemático atravesar unas PASO que además de polarizar al electorado entre macrismo y peronismo-cristinismo y sepultar las chances de una opción por el  medio, pueden lograr la magia de ordenar las internas de Juntos por el Cambio y del Frente de Todos que hoy parecen insuperables. “Las PASO son un problema para nosotros”, admitió la fuente que habló con este diario en relación a las primarias abiertas y obligatorias que se realizarán en un año. Entienden que Cristina Kirchner o Mauricio Macri, con el 25% o 30% de intención de voto cada uno, pueden terminar ordenando sus espacios. En el caso del peronismo esto dejaría al PJ tradicional, representado según el schiarettismo en los gobernadores, como furgón de cola de Cristina”. Una posición que no comparten los más entusiastas del armado schiarettista, que tienen la visión de que los mandatarios provinciales van a desconocer a la vicepresidenta y al FdT, salvo que se produzca un milagro económico de la mano de Massa, y la prueba es que dos provincias peronista, Salta y Tucumán, ya anunciaron que desdoblarán sus elecciones provinciales.

Hace pocos días, la senadora Alejandra Vigo, esposa de Schiaretti, visitó al gobernador sanjuanino Sergio Uñac, del FdT pero con proyecto propio, mandatario al que en el Panal ven potable. “El modelo Cordoba puede aportar en 2023”, sostuvo la dirigente en tierras cuyanas.

En esa lista de potenciales aliados ubican al santafesino Omar Perotti y al radical Facundo Manes, que tiene votos en la provincia de Buenos Aires pero que no ha definido su salida de la coalición amarilla, y a Rogelio Frigerio, también dentro de Juntos y con posibilidades de ser gobernador de Entre Ríos. Los dos últimos, recientemente marcados por la jefa de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, como manzanas mordidas por el peronismo en Juntos por el Cambio. En la nómina de potenciales panschiarettistas el Panal inscribe, con sede en CABA, al senador radical Martín Lousteau, paradójicamente el padre de la Resolución 125 de las retenciones móviles, que fue la medida de la presidencia de Cristina Kirchner que más resistieron José Manuel de la Sota y Schiaretti y que habilitó luego la creación del cordobesismo. Lousteau, fue la última visita radical que recibió el mandatario cordobés es sus oficinas, una foto que el diario Alfil adelantó el viernes acá: https://www.diarioalfil.com.ar/2022/08/12/pese-a-carrio-el-panal-se-entusiasma-con-nuevas-fotos-panschiarettistas/

A esos nombres hay que sumar el del gobernador jujeño Gerardo Morales, que también se reunió con Schiaretti, al peronista salteño Juan Urtubey, exgobernador de su provincia, al diputado nacional bonaerense Florencio Randazzo, entre otros que participaron del promocionado asado en la casa porteña de Urtubey, hace varios meses. Si estas confluencias no prenden, las PASO son un problema. Si el músculo crece, indicó la fuente, se puede pensar en una primaria con sostén en las provincias y en empresarios que vienen solos a apoyar la iniciativa.