Un clásico que no resigna actualidad

El próximo martes se cumplirán 25 años de la llegada al número uno del chart Dance Club Songs de la revista Billboard del tema “Around The World”, perteneciente al dúo francés Daft Punk, lo que transforma a ese día en un momento icónico de la música bailable internacional.

J.C. Maraddón

El 16 de agosto de 1997, una fecha de la que el próximo martes se cumplirán 25 años, llegaba al número uno del chart Dance Club Songs de la revista Billboard el tema “Around The World” del dúo francés Daft Punk, lo que transforma a ese día en un momento icónico de la música bailable internacional. Porque, si bien el ritmo house llevaba ya más de una década de vigencia en las discotecas, esa canción trasladaba las cosas mucho más allá de todo lo conocido hasta entonces y creaba las condiciones para lo que ocurriría poco después con el panorama sonoro.

Desde los primeros experimentos que practicaron los DJs de Chicago a mediados de los ochenta hasta la escena rave inglesa de los noventa, pasando por el verano del amor de 1988 en Ibiza y la movida de “Madchester” con epicentro en el boliche The Hacienda, la electrónica había experimentado un gran crecimiento en su consistencia y en el número de adherentes. Aunque asimilada a la evolución del rock, esta veta creativa se atrevió a generar sus propios parámetros y consagró a deejays y productores como estrellas pop, para espanto de aquellos que todavía se aferraban al tronar de las guitarras eléctricas.

No sólo algunas figuras rockeras accedieron a incorporar toques electro a su estilo en ese último decenio del siglo pasado, sino que además empezaron a emerger artistas de enorme prestigio que con mucho desenfado se plegaban al empuje de esa tendencia que amenazaba con poner patas para arriba los esquemas vigentes en la industria discográfica. Ese furor tenía, además, el atractivo de la novedad, que parecía señalar a la electrónica como la música del futuro, frente a la resistencia conservadora de quienes pretendían que nada cambiase y que todo se remitiera a refrendar el legado de bandas fundantes como los Beatles y los Rolling Stones.

Mientras los más recalcitrantes se horrorizaban ante el álbum “Pop” de U2 o la transformación de Norman Cook en Fatboy Slim, las nuevas generaciones apreciaban esa actualización de nombres consagrados que a su modo se rendían ante la evidencia de que había que pasar al siguiente nivel. En ese contexto, se daban a conocer las primeras estrellas de una flamante constelación, en la que la dupla conformada por los franceses Guy-Manuel de Homem-Christo y Thomas Bangalter iba a convertirse en un faro para quienes exploraban los mares de esa pujante moda.

“Homework”, el disco debut de Daft Punk, apareció a comienzos de 1997 y representó un escalón más alto en el ascenso del house a las cumbres de las preferencias de los bailarines y de los cultores del pulso electrónico. De allí se extrajo, en abril de ese año, el single “Around The World”, que jugaba con un loop irresistible al que se le agregaba el mantra de una voz distorsionada (que pasaría a ser la marca en el orillo del grupo), cuya repetición de la frase que da título al tema estaba destinada a hipnotizar a quienes la oyeran y estuvieran dispuestos a caer bajo su influjo.

El correspondiente videoclip dirigido por Michel Gondry, que está considerado como un clásico dentro de ese formato, contribuyó a difundir esa pieza revolucionaria que tenía destino de hit y que impuso a Daft Punk como símbolo de los tiempos que estaban por venir. Un cuarto de siglo después de esa hazaña y a un año de anunciar su separación, en febrero de 2022 ellos lanzaron una edición de lujo de “Homework”. Mientras tanto, “Around The World” sigue animando la fiesta, pero no como un guiño vintage sino como una obra visionaria que no pierde actualidad.